Vuelta al punto de partida: El Volkswagen Touareg Stanley expuesto en Silicon Valley.

La penúltima parada del recorrido internacional por museos de todo el mundo del Touareg Stanley , es el Museo Tecnológico de la Innovación de San José, California. El prototipo se exhibe hasta el 18 de julio en el mismo lugar en que nació su proyecto, en Silicon Valley, cerca de San Francisco.

La gira mundial del Stanley se inició en el 2006 en el mayor museo tecnológico del mundo, The Smithsonian Institution de Washington DC. Posteriormente fue trasladado a Singapur, Johannesburgo, Múnich y Copenhague, y ahora San José. El próximo otoño, el Stanley regresará al Museo Smithsonian, donde ya quedará expuesto de forma permanente.

El Stanley fue el primer automóvil en superar la Grand Challenge para coches robotizados, consiguiendo la victoria y ganándose la reputación de proyecto pionero en el desarrollo de vehículos de conducción autónoma.

El Touareg cubrió el recorrido de la prueba de 212 kilómetros a través del desierto de Mojave, en la que participaron otros 22 vehículos, y viajó por el desierto de forma autónoma, sin intervención externa alguna. Así, el 8 de octubre de 2005 el Stanley fue el primero en cruzar la línea de meta tras seis horas, 53 minutos y 58 segundos de viaje. Hasta aquel momento, ningún otro vehículo a motor había logrado cubrir una distancia similar de forma totalmente autónoma.

Este prototipo está equipado con toda una serie de sistemas de asistencia a la conducción que en la actualidad se montan en los vehículos de producción en serie. Estos sistemas incluyen, entre otros el ESP, el ACC (Automatic Distance Control) con Front Assist para reducir la distancia de frenado, así como el Lane Assist para mantenimiento de carril que ha estrenado recientemente el Passat CC. Otros elementos de alta tecnología del Stanley son los detectores láser, los dispositivos ópticos estéreo, los sensores radar y un preciso sistema GPS con el correspondiente software de control desarrollado para el vehículo.

Al igual que Junior, el prototipo del Passat que le sucedió, el Stanley es producto de la colaboración entre la Universidad de Stanford (que dio nombre al coche) y el Laboratorio Volkswagen de Investigación Electrónica (ERL). Ambos centros están situados en el Silicon Valley. El tercer participante en el proyecto fue la división de Investigación y Desarrollo de Volkswagen en Wolfsburg.

Museo Tecnológico de la Innovación

El Museo Tecnológico de la Innovación fue creado en 1990 con el fin de promover la comprensión a través de pantallas interactivas de los diferentes campos de la tecnología que intervienen en nuestra vida diaria. El museo recibe la visita de unas 650.000 personas en las distintas exposiciones que organiza anualmente. Estos certámenes se centran en diferentes aspectos que pretenden capturar el espíritu pionero de Silicon Valley y la inventiva de sus ingenieros.

Peter Friess, presidente del Museo Tecnológico, siente que el Stanley ha regresado al lugar al que pertenece: “Nuestro museo es una ventana para los logros más innovadores producidos en Silicon Valley y el Stanley representa todo un hito en la historia reciente de la tecnología. Es más, el Stanley ha adquirido notoriedad en la región por lo que estamos encantados que esta exposición sea la combinación perfecta entre el Stanley y La Tecnología”.

Esta entrada fue publicada en Rallys, Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario