Volkswagen presenta el nuevo Baja Race Touareg TDI

Si el Rally Dakar es el rally más duro, la Baja 1000 es el más inusual: más de 1.000 kilómetros cronometrados, sin interrupciones y en los terrenos más duros. El tipo de modelos participantes puede ir desde el VW Beetle hasta el camión Trophy Truck de 800 cv, además de los vehículos de dos ruedas y quads. Los americanos Mark Miller y Ryan Arciero se turnarán al volante del prototipo Baja Race Touareg TDI de 500 cv de potencia a lo largo de las 14 horas de conducción previstas para la prueba.

El desarrollo del nuevo Baja Race Touareg TDI representa un nuevo hito en una región clave, la costa oeste de Estados Unidos, donde la tradición del todo terreno es muy popular. Es por ello que la Baja 1000, en la península de Baja California, ha adquirido la categoría de“rallye de culto” entre los entusiastas del off–road, en la que han participado además actores como Steve McQueen y Paul Newman, o los pilotos Sebastien Bourdais, Oriol Servià o Jimmy Vasser.

La Baja 1000 no puede compararse a ninguna otra prueba de motor. Supone un reto enorme tanto para el hombre como para la máquina, siendo la propia pista el máximo rival. Es por eso que muy pocos consiguen imponerse a las inclemencias del terreno y finalizar la prueba. El trazado cambia cada año, pero siempre se inicia en el sur de California, en suelo americano, para luego transcurrir a lo largo de la península mexicana de Baja California.

La pista presenta desde caminos de piedras, pasando por ríos secos y pistas campo a través, hasta superficies arenosas. Sin embargo, la peor superficie es un lodo blando que puede arruinar las opciones a cualquiera, incluso al camión más potente de la prueba. Además, la actual edición de la Baja 1000 pasa por diversas zonas que no habían sido visitadas en las dos últimas décadas.

Con salida y llegada en la localidad costera de Ensenada, la prueba tiene una distancia total de 1.013 kilómetros (equivalente a dos etapas del Dakar juntas), para la cual se ha estipulado un tiempo máximo de 31 horas. Una vez iniciada la prueba, no existen paradas intermedias ni zonas de servicio o asistencia, y tampoco se cronometra a los participantes a su paso por los seis puntos de control obligatorio. Es por ello que los rivales no se ven, y no se conocen las posiciones definitivas hasta el final de la prueba.

La planificación de la prueba corre a cargo de cada equipo. Se permiten pruebas de reconocimiento, puntos de servicio y coches de apoyo para la carrera. Volkswagen contará con ocho Touareg de asistencia, ideales para transportar a mecánicos, herramientas y recambios.

Por primera vez, una compañía automovilística se atreve a participar en la clase Trophy Truck con un coche de tecnología diésel. Con la ayuda de los pilotos Mark Miller y Ryan Arciero, Volkswagen ha creado un prototipo Touareg de tracción trasera con motor 5.5 V12 TDI de más de 550 cv de potencia. El ahorro de combustible y la eficacia de la transmisión del motor ayudan a reducir el desgaste de los neumáticos y optimizan la entrega de potencia. El depósito tiene una extraordinaria capacidad de 246 litros. En cuanto a dimensiones, este prototipo es un 10% más grande que el Touareg de producción en serie.

Kris Nissen y el responsable de Motorsport de Volkswagen of America, Clark Campbell, coinciden en que“El objetivo es sobreponerse a todas las dificultades del terreno y alcanzar la meta con el Baja Touareg TDI. Sería un gran éxito sin precedentes y una forma prometedora de encarar la temporada 2009 de rallies off–road.

Esta entrada fue publicada en Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario