Volkswagen construirá una fábrica en Tennessee (EEUU)

La primera fase de construcción ha sido diseñada para lograr una producción anual de 150.000 automóviles, incluyendo los procesos de fabricación de la carrocería, pintura y ensamblaje. Un vanguardista sistema de producción modular proporcionará la máxima flexibilidad posible a esta planta. El primer vehículo que se producirá en ella será un nuevo sedán mediano pensado exclusivamente para el mercado estadounidense. Volkswagen empleará de forma directa a 2.000 trabajadores, además de los puestos de trabajo adicionales que se crearán entre proveedores y sectores logísticos.

“Esta planta representa todo un hito en la estrategia de crecimiento de Volkswagen” ha afirmado Martin Winterkorn. “Tenemos previsto vender 800.000 vehículos en Estados Unidos en 2018 y esta planta jugará un papel clave en nuestra estrategia”. La intención de Volkswagen es que la factoría ayude a compensar de forma permanente las constantes fluctuaciones del cambio de moneda. “Este hecho es, junto a nuestra estrategia de crecimiento, un requisito básico para el éxito económico de la compañía en la zona dólar”. Ese éxito contempla que los clientes norteamericanos comiencen a percibir a la compañía como un fabricante nacional.

En un primer momento, Volkswagen elaboró una lista de 25 posibles sedes para su factoría norteamericana. El Comité de Dirección eligió finalmente Chattanooga porque supera (aunque sea sólo ligeramente) a las otras candidatas en lo que se refiere a infraestructura ya existente de industrias auxiliares, a mano de obra cualificada y en la disponibilidad de unas 550 hectáreas de suelo industrial muy bien comunicadas. El profesor Martin Winterkorn ha añadido: “Esperamos dar un importante paso adelante cuando nos convirtamos en el mayor fabricante automovilístico europeo en el mercado norteamericano”.

Esta entrada fue publicada en Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario