VICTORIA DEL AUDI R8 EN SU CARRERA DE DESPEDIDA

  • El R8 se retira en plena forma tras 63 triunfos indiscutibles
  • 50 victorias totales de Audi en las American Le Mans Series
  • Capello y McNish amplían su liderato en el campeonato

El último capítulo de la exitosa historia deportiva del Audi R8 no ha podido tener un final más feliz. En su última carrera, Dindo Capello (Italia) y Allan McNish (Escocia) pilotaron su Audi R8 hasta una emocionante victoria en Lime Rock Park (Connecticut – EE.UU.) en la última prueba del prototipo de Le Mans más laureado de todos los tiempos.

El R8 del equipo Audi Sport North America comenzó la cuarta ronda de las American Le Mans Series desde la segunda fila de la parrilla de salida con la intención de repetir su victoria de Houston, con la que comenzaron el pasado mes de mayo las tres carreras previstas en la cuenta atrás para su despedida. Después de 45 minutos en segunda posición, Capello cedió el volante a McNish que colocó al Audi al frente de la prueba tras 64 minutos de carrera de las 2 hrs 45 min. de duración programadas. El ultimo paso del R8 bajo la bandera a cuadros ha servido, además de para fortalecer el mito de este coche, para que Audi amplíe sus puntos de ventaja en la categoría LM P1 de pilotos, constructores y equipos de este campeonato.

De este modo, el Audi R8 se retira de la competición en plena forma. Sesenta y tres victorias totales en 80 carreras, incluyendo cinco triunfos en las 24 Horas de Le Mans y 50 entorchados en las American Le Mans Series desde su debut en 2000 sitúan a este coche en los libros de historia del automovilismo. El R8 deja paso ahora al nuevo Audi R10 TDI, el primer coche de carreras propulsado con un motor Diesel en ganar las 24 Horas de Le Mans, que retorna a la acción en American Le Mans Series tras hacer historia en su primera aparición en las 12 Horas de Sebring con las que se inauguró la temporada de las ALMS hace cuatro meses.

Los líderes del campeonato LM P1, Allan McNish y Dindo Capello correrán las últimas seis carreras de las American Le Mans Series con un sport-prototipo R10 TDI de Audi Sport North America al igual que los vigentes campeones, Frank Biela (Alemania) y Emanuele Pirro (Italia).

En su emocionante adiós, el Audi R8 vencedor en Lime Rock lucía un adhesivo que decía “mi otro coche es un Diesel”.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario