Un taller sobre la movilidad de los discapacitados

El 7 de noviembre pasado tuvo lugar, en el Lingotto, el 2º Workshop Mobility sobre el problema de la movilidad de los discapacitados. En el convenio, al que estaban invitados cincuenta Entidades y Asociaciones para discapacitados y una decena de Empresas Sanitarias, intervinieron, en nombre de Fiat Auto, Gian Paolo Massa (responsable de los Escenarios y Políticas Industriales), Giuseppe Carretto (responsable de la Plataforma Movilidad Discapacitados); Antonio Ridolfi (coordinador de los Centros de Movilidad) y Carlo Cucchi (responsable de los Servicios Técnico-legislativos).
La reunión tenía el objetivo de analizar los resultados obtenidos hasta la fecha por el Programa Autonomy de Fiat Auto y de discutir los proyectos futuros junto a los responsables de las distintas Asociaciones.
Éstos son los temas tratados:

  • el Programa Autonomy
  • la actividad desempeñada por los Centros de Movilidad
  • los problemas de legislación correspondientes a los coches modificados
  • el esfuerzo de Fiat Auto para las discapacitados

Lanzado por Fiat Auto hace dos años, coincidiendo con el lanzamiento del Fiat Bravo y Brava, el Programa Autonomy tiene el objetivo de facilitar el acercamiento de los discapacitados al automóvil y de garantizar, de esta forma, el derecho a la movilidad también a quienes a menudo quedan excluidos. Sólo en dos años el programa es operativo en toda Europa y en Sudamérica, en un total de 16 países. Autonomy se propone suministrar coches modificados con dispositivos adecuados a los diferentes problemas de movilidad y ofrecer a esa clientela especial una asistencia competente y facilidades financieras para comprar el coche.
Asimismo, en Italia Fiat Auto se ha asumido la tarea de crear estructuras especializadas (Centros de Movilidad) en las que los discapacitados que desean sacarse el carnet de conducir, pueden encontrar el asesoramiento médico y técnico necesario. Los Centros de Movilidad que funcionan actualmente son diez. Han sido creados por la Plataforma Movilidad Discapacitados de Fiat Auto en colaboración con IBM, Istituto Bancario San Paolo di Torino, Telecom Italia, Toro Assicurazioni y con la autorización de los ministerios de Sanidad y de Transportes.
Para reservar una visita gratuita en esos Centros es suficiente con llamar al número gratuito de Fiat (167-815015). Los médicos y fisioterapeutas, gracias a unos equipos sofisticados, analizan la capacidad psico-motora residual del discapacitado y valoran si puede conducir un coche modificado. En caso afirmativo, el discapacitado puede familiarizarse con el coche asistido por un instructor. El certificado obtenido en los Centros de Movilidad facilita la tarea de la comisión responsable de la expedición de los carnets de conducir especiales.El esfuerzo para crear los Centros se ha visto premiado por un gran número de reservas para las visitas: más de 1600 a finales de septiembre, con un total de casi 800 personas analizadas.
Los 55 coches disponibles para las pruebas, con sus dispositivos, se adaptan a un gran número de patologías, incluso graves. Un resultado que es fruto de la estrecha colaboración entre las numerosas entidades de Fiat (Centro Ricerche y Centro Sicurezza de Orbassano para la experimentación de vehículos y frenos, plataformas, laboratorios eléctricos y electrónicos, Elasis) y entre éstas y las mejores empresas de alistamiento del sector. De hecho, se diseñan y se realizan constantemente nuevas soluciones técnicas para los distintos tipos de discapacitados. A la ya diversificada gama de equipos especiales recientemente se ha añadido “Pedal”. Este dispositivo, realizado por Fiat gracias a una tecnología de vanguardia única en el mundo, permite conducir a las personas focomélicas, con grave reducción del movimiento o con amputaciones de las extremidades superiores.
Por lo tanto, el trabajo ramificado de investigación y de perfeccionamiento de los productos, hace que un número cada vez mayor de discapacitados pueda conducir. Pero, el progreso tecnológico por sí sólo no es suficiente. Es necesaria una legislación “amiga” de los discapacitados y la posibilidad de realizar una valoración correcta de sus funcionalidades residuales. Para dicho objetivo Fiat Auto está comprometida actualmente en dos importantes proyectos.
El primero se llama “INCA” (Inventory of European Legislation and Regulation for Car Adaptation) y se puso en marcha el año pasado junto al Centro de pruebas inglés TRL, al instituto belga Cara y en el TUV alemán. Está patrocinado por la Comisión de la Unión Europea y se propone armonizar las normativas vigentes en los distintos países de la CEE en materia de discapacidad motora.
De hecho, actualmente sucede bastante a menudo que el derecho de conducir un vehículo adecuado, adquirido por una persona en su propio país, no es reconocido fuera de las fronteras. El objetivo de “INCA” es llegar a la definición de un código único para toda Europa que permita evaluar con el mismo criterio en cualquier parte tanto la seguridad y la eficacia de las adaptaciones aportadas al vehículo, como la capacidad y las necesidades del discapacitado. El proyecto tendría que terminarse a mitades de 1998.
El segundo objetivo no es menos importante, perseguido por Fiat Auto a través de acuerdos con las Empresas Sanitarias, con el Ministerio de Transportes y con otras Entidades públicas. Se trata de una conexión más estrecha entre el trabajo de los Centros de Movilidad y el de las USL (consultas de la Seguridad Social). De hecho, actualmente los discapacitados, tras haber obtenido el certificado de los Centros de Movilidad, han de ir a las USL y someterse a un examen, para la expedición del permiso de conducir, delante de una comisión de médicos e ingenieros de la inspección de la M.C.T.C. (Motorización Civil y de Transportes en Concesión). En cambio, en un próximo futuro, Fiat Auto podría ofrecer a las comisiones médicas estatales la oportunidad de utilizar para las visitas las estructuras y los equipos de los Centros de Movilidad, para que los discapacitados puedan obtener la expedición del carnet de conducir directamente en los Centros en cuestión. Las ventajas: un procedimiento más ágil, menos molestias para el discapacitado y, sobre todo un camino más rápido hacia el retorno a la movilidad y por lo tanto hacia la reintegración social. Fruto de una estrecha y provechosa colaboración entre el sector público y el privado, esta estructura paramédica creada por Fiat Auto sería la más moderna de Europa de las que trabajan en el sector.

Esta entrada fue publicada en Fiat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario