UN SUPERORDENADOR AL SERVICIO DE LA SEGURIDAD EN AUDI

Audi emplea un súper ordenador para simulaciones de choque
– La computadora más rápida de la automoción está en Ingolstadt
– Las simulaciones garantizan una mejora de la seguridad

Ingolstadt. Cuando en Audi se emprende una prueba de desarrollo de la protección lateral y de la cabeza, el proceso arranca en un ambiente de sosiego y calma. No hay estruendos de impactos, ni cristales rotos ni barreras dobladas. Sus responsables simulan situaciones de choque en un ordenador. Las supercomputadoras de última generación realizan estas simulaciones de manera más precisa y realista. El grupo de 320 procesadores funciona a una velocidad de proceso superior a los 15 teraflops, lo que equivale a 15.000 millones de operaciones por segundo. Todo ello le convierte en el ordenador más rápido de la industria del automóvil y uno de los 150 más rápidos del mundo.

El nuevo súper ordenador multiplica la velocidad de los procesos de simulación. Con una gama como la de Audi, en constante crecimiento, resulta esencial que cada modelo sea puesto a prueba durante su desarrollo en todos los teóricos tipos de accidente imaginables.

Cuanto más rápido sea el ordenador, más concluyente y precisa será la simulación del accidente. Cada semana se llevan a cabo unas 5.000 simulaciones, desde choques frontales a pruebas de componentes especiales, lo que permite al equipo de desarrollo identificar y corregir posibles puntos débiles antes de que se inicie la construcción de los primeros prototipos. Las simulaciones de choque hacen posible que los automóviles se desarrollen con arreglo a lo que el mercado demanda, con lo que pide el cliente o según lo que dictan las conclusiones de la Unidad de Investigación de Accidentes de Audi (AARU). Así, el nuevo súper ordenador contribuye a mantener la calidad de todos los componentes de Audi.

Este equipo informático de nueva adquisición es también altamente eficiente. Los 320 servidores del HP ProLiant BL460c están instalados en ocho estructuras de dos metros de altura y, por tanto, precisan un 30 por ciento menos de espacio que las computadoras que habitualmente se utilizan para simulación de choques. Su eficaz sistema de refrigeración demanda el uso de una cantidad de energía un 25% menor, con un consumo de sólo 86 kilovatios, frente a los 115 kW habituales.

AUDI AG tenía motivos de peso para ampliar su dotación de ordenadores, pues lo demanda el constante crecimiento de su gama, con los desafíos técnicos que ello implica. Sin exhaustivas simulaciones de choque no se puede afrontar el desarrollo de un vehículo, debido tanto a la creciente complejidad de los automóviles modernos como a la normativa actual en materia de pruebas. La calidad del producto puede mejorarse en gran medida gracias a una herramienta como las simulaciones por ordenador.

Cada modelo es sometido a unas 1.000 simulaciones por semana, a lo largo de los 48 meses que dura su fase de desarrollo. Antes de que se construya el primer prototipo, el modelo virtual ya ha sido sometido a más de 100.000 simulaciones por ordenador. En el entorno informático, ello puede implicar desde 30 minutos a una semana, dependiendo de la complejidad del accidente. Cuando el equipo de desarrollo afronta finalmente las pruebas de choque reales, los coches ya han alcanzado un elevado estándar de seguridad, gracias al empleo de las simulaciones por ordenador.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario