UN GANADOR: MINI JOHN COOPER WORKS WORLD CHAMPIONCHIP 50

Ambos fueron revolucionaros y triunfaron: en el verano de 1959 Alec Issigonis presentó su concepto de automóvil de pequeño tamaño que, con su motor delantero montado transversalmente y espacio para cuatro ocupantes y equipaje, iba a convertirse en la referencia por su tamaño compacto y por el placer de conducción que proporcionaba. Ese mismo año, el fabricante de automóviles deportivos John Cooper ganó su primer título en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 con Jack Brabham al volante. 50 años después, el MINI John Cooper Works World Championship 50 conmemora tanto el comienzo de la exitosa trayectoria del Mini clásico como la victoria en el Campeonato de F1 de Pilotos y de Constructores del equipo de competición de John Cooper. Esta edición especial de MINI ha sido concebida por Mike, el hijo de John Cooper. Su firma se encuentra en el salpicadero y en una de las líneas decorativas del capó. Tendrá una producción limitada a 250 unidades, y fue presentado al público en el Festival MINI United 2009, en Silverstone. Este automóvil está basado en el MINI John Cooper Works y está impulsado por un motor con 211 CV, cuatro cilindros con turbocompresor Twin-Scroll e inyección directa de gasolina. La versión de serie del MINI John Cooper Works World Championship 50 tiene numerosos detalles en el exterior y el interior que reflejan la tradición de la marca en competición.
La carrocería del MINI John Cooper Works World Championship 50 es de un color nuevo en MINI llamado verde Connaught, el famoso color de los coches de competición británicos de la época de los 50 y los 60. Se combina con líneas de color Blanco Pepper en el capó y el techo. El verde con las líneas blancas en el capó replica el color de los automóviles de Fórmula 1 de Cooper. La especificación de estos colores ha sido proporcionada por Mike Cooper, lo que le proporciona su autenticidad a este automóvil. Mike fue consultado en el proceso de desarrollo por el departamento de diseño de MINI. El nombre completo de Mike es “John” Michael Cooper, y él firma como John Cooper. Su firma aparece en una de las líneas del capó y en una placa en el salpicadero. Para acentuar aún más su carácter competitivo, esta edición especial tiene el paquete aerodinámico John Cooper Works y las llantas de aleación ligera John Cooper Works Cross Spoke CHALLENGE en color Negro Jet.
Diseñado para ofrecer un extremo placer deportivo, exterior e interiormente
Para garantizar una visibilidad óptima y un aspecto llamativo, los faros son bixenón con superficies interiores negras y tiene luces de carretera adicionales con carcasas negras. El MINI John Cooper Works World Championship 50 también tiene toda una serie de elementos de fibra de carbono, como el marco de la entrada de aire del capó, el difusor trasero, las carcasas de los espejos retrovisores exteriores y el embellecedor que oculta la manilla del portón. Estos elementos proporcionan la conexión con la época moderna de la competición. La numeración especial en las “escotillas” laterales identifica a cada MINI John Cooper Works World Championship 50 como un ejemplar único de una serie limitada exclusiva.
El ambiente de competición se mantiene en el interior con los acabados y el color Negro Carbón, con sutiles toques deportivos rojos. Los asientos, completamente de piel, son negros con ribetes rojos y la parte inferior del salpicadero y los reposabrazos también son rojos a juego, como lo son las costuras de las alfombrillas y los guardapolvos de la palanca de cambio y del freno de mano. El salpicadero y los tiradores de las puertas también siguen el diseño de fibra de carbono, como el embellecedor del volante deportivo, cuyo aro está tapizado con Alcántara para proporcionar el máximo placer deportivo en la conducción.
Tecnología de competición: motor de cuatro cilindros con 211 CV
Como las características del diseño del MINI John Cooper Works World Championship 50, el propulsor que se encuentra bajo el capó está igualmente definido por el saber hacer en competición del MINI John Cooper Works. Este propulsor de 1,6 litros y cuatro cilindros está basado en el motor del MINI John Cooper Works CHALLENGE, que tuvo como antecesor al 2008 MINI CHALLENGE. Proporciona 211 CV y un par motor de hasta 260 Newtons por metro entre 1.850 y 5.600 rpm, que incluso puede aumentar temporalmente hasta 280 Nm gracias a la función overboost. La transmisión de la potencia se lleva a cabo a través de una caja de cambios manual de 6 velocidades. Todo esto permite al MINI John Cooper Works World Championship 50 acelerar desde parado hasta 100 km/h en sólo 6,5 segundos, y alcanzar una velocidad máxima de 238 km/h. El consumo medio en el ciclo de homologación europeo es 6,9 litros cada 100 kilómetros, con una cifra de CO2 de 165 gramos por kilómetro.
La tecnología de la suspensión, única en su categoría, también es clave para alcanzar las prestaciones superiores del MINI John Cooper Works World Championship 50. Además de las columnas telescópicas McPherson en el eje delantero y un eje trasero de brazo central, único en el segmento de los automóviles de pequeño tamaño, la dirección asistida electromecánica (EPS) también ayuda a garantizar una trayectoria segura y apasionantemente precisa. El botón Sport (también de serie) en la consola central activa un ajuste notablemente más dinámico con una respuesta más nítida de la dirección y una mayor precisión. A la vez, el botón Sport también selecciona una programación del acelerador aún más deportiva. El gran sistema de frenos con pinzas de aluminio rojas garantiza unas cortas distancias de frenado. Este sistema responde de forma precisa y la fuerza de frenado puede aplicarse con gran precisión.
El equipamiento de serie también incluye Control Dinámico de Estabilidad (DSC) con asistente de arranque en rampa, Control Dinámico de la Tracción (DTC) y asistente de frenado. Con el DTC desactivado el sistema de control del Diferencial Autoblocante Electrónico (también de serie) se activa en el eje de tracción, lo que proporciona una conducción más dinámica cuando se acelera a la salida de las curvas en carreteras sinuosas, por ejemplo.
Hace 50 años: las ideas revolucionarias llevaron al éxito
El MINI John Cooper Works World Championship 50 es el más nuevo y a la vez el más fascinante resultado de una larga tradición en competición compartida por las marcas MINI y John Cooper Works. Incluso antes de que el Mini clásico se lanzara al mercado, el fabricante de automóviles deportivos John Cooper ya había centrado su atención en este pequeño automóvil revolucionario. Un aumento en la potencia del motor y algunos pequeños retoques transformaron rápidamente lo que era principalmente un automóvil práctico de dos puertas en todo un deportivo muy competitivo. En los años 60, los modelos Mini Cooper y Mini Cooper S marcaron un hito como serios vencedores tanto de competiciones de rally como en los circuitos. Los principales logros en el palmarés de competición del Mini clásico son las tres victorias del rally de Monte Carlo en 1964, 1965 y 1967.
Como amigo íntimo y socio del creador de Mini Alec Issigonis, John Cooper preparó el camino –y dio su nombre– para estas versiones del Mini, que más tarde demostraron sus éxitos en el terreno de la competición. Este hombre, que reconoció anticipadamente el potencial del Mini en competición y lo materializó sistemáticamente, ya había generado una revolución en los circuitos de todo el mundo. Fue el primer fabricante, junto con su padre Charles Cooper, en inscribir un automóvil con motor central en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Haciéndolo, el equipo inició una tendencia pionera para todo el mundo de la competición del automóvil. En 1959 y 1960, los automóviles de competición de Cooper consiguieron alzarse con la victoria en el Campeonato de Constructores y de Pilotos del Campeonato del Mundo de Fórmula 1: toda una primicia en la historia de la competición para modelos con motor central. Fue un concepto que caló: hasta el día de hoy, todos los coches de Fórmula 1 se construyen de acuerdo con este principio.
50 años después, el legendario circuito de carreras británico de Silverstone proporcionó el escenario perfecto para la presentación mundial en primicia del MINI John Cooper Works World Championship 50. Del 22 al 24 de mayo de 2009, los aficionados de MINI de todo el mundo celebraron el 50º aniversario de la marca en el Festival MINI United. Se reunieron para disfrutar un apasionante programa de actuaciones en directo de estrellas de primera línea del panorama musical internacional, actividades propias del típico estilo de vida MINI y un sinfín de muestras de la tradición de la marca. Por supuesto también hubo gran cantidad de actividades de competición: en Silverstone se celebraron dos pruebas del actual MINI CHALLENGE alemán, razón suficiente como para recordar una historia en competición tan exitosa como diversa.

Esta entrada fue publicada en BMW. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario