UN AUDI PARA EL AÑO 2035

El Audi RSQ, un coche futurista de película, ha sido presentado hoy en primicia para el público, en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York. Con él, la marca afronta su más ambicioso proyecto de integración de producto dentro de un guión cinematográfico: Audi Design ha desarrollado un coche espectacular para la película I, Robot, que ayuda al protagonista, Will Smith –un detective de homicidios en el año 2035–, a resolver un misterio que podría tener graves consecuencias para la raza humana. Esta producción de la Fox se estrenará el 16 de julio en Estados Unidos y llegará en septiembre a nuestras pantallas.

En el futuro cercano, la tecnología y los robots formarán parte de la vida cotidiana. Pero en I, Robot esa confianza se rompe y un hombre, solo contra el sistema, lucha por demostrar lo que está ocurriendo. La película utiliza efectos especiales espectaculares que nunca antes se habían usado en la pantalla, para acercarnos al universo de los robots. Alex Proyas (Dark City, The Crow), el director, nos sumerge en un mundo creado por el famoso escritor de ciencia ficción, Isaac Asimov, en su colección de historias cortas I, Robot.

Por vez primera Audi ha desarrollado un coche específicamente para una gran producción de Hollywood. Los ingenieros de la marca crearon este prototipo en exclusiva para el increíble ambiente de 2035 en I, Robot.

El Coupé deportivo Audi RSQ es una interpretación visionaria del lenguaje de diseño típico de la marca. Pero lo más importante es que, a pesar de su carácter extremo, el coche se reconoce perfectamente como un Audi. El espectador puede ver el frontal típico de Audi en la película, con la nueva calandra en una pieza.

El RSQ incluye elementos especiales sugeridos por el director, Alex Proyas. El deportivo con motor central utilizado por el departamento de policía en la obra, se mueve por el Chicago del futuro sobre esferas y no sobre ruedas. Sus dos puertas están ancladas en los pilares C de la carrocería y se abren hacia atrás como las alas de una mariposa.

Además del prototipo RSQ, Audi ha cedido varios vehículos de serie –enmascarados en sus formas– que aparecen en escenas de tráfico de la película.

Con este proyecto Audi abre un nuevo capítulo en la integración del producto dentro del contexto de una película como herramienta publicitaria. Previamente, la marca de los cuatro aros había participado con coches de serie en otras producciones. En casos especiales, como en Misión Imposible II, estos vehículos se utilizaron antes de su lanzamiento al mercado. Con I, Robot y el desarrollo específico de un coche del futuro, Audi va más lejos de lo que hasta ahora había hecho en estas actividades de marketing conocidas como “product placement”.

Audi ha participado como socio automovilístico en grandes producciones durante varios años. Además de en la obra clásica de acción de John Frankenheimer, Ronin, con Jean Reno y Robert de Niro (1998), la marca de los cuatro aros apareció con sus automóviles en The Insider (1999), con el ganador de un Premio de la Academia, Russell Crowe; en Mission Impossible II (protagonizada por Tom Cruise, 2000), en The Mothman Prophecies (protagonizada por Richard Gere, 2002), en About a Boy (protagonizada por Hugh Grant, 2002) y en Legally Blond 2, de Reese Witherspoon (2003).

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario