TRADICIÓN E INNOVACIÓN: EL RELOJ DEL CENTENARIO DE AUDI

-. Un cronógrafo de muñeca automático con tacómetro único.
-. Una obra maestra de la precisión mecánica.
-. Esfera inspirada en los Auto Union de competición.
Este exclusivo cronógrafo fue concebido por Audi Design, en colaboración con Chronoswiss, relojero con sede en Munich, socio de la marca de los cuatro aros para su desarrollo y producción. Audi y Chronoswiss están consagrados a la precisión y a la calidad en grado sumo. Más aún, ambas compañías pueden presumir de ricos legados, lo que no les impide perseguir la excelencia más innovadora y las soluciones pioneras.

Madrid.- 100 años de Audi. Un aniversario tan especial no podía sino conmemorarse con un cronógrafo especial: el nuevo Audi Centennial Timepiece. Encarna los incomparables valores de la marca: tradición e innovación, diseño y precisión, sofisticación y perfección. Auténtica obra maestra de la relojería, este cronógrafo presume de una función de tacómetro, junto a un diseño único y un calibre patentado.

 

El reloj del centenario de Audi, el Tachoscope, posee una combinación única con un dial regulador, un cronógrafo con cronómetro operado por un sólo botón y un dial de tacómetro. La diferencia con el clásico principio de regulador reside en la configuración de la aguja de las horas y la segunda aguja, ya que únicamente la aguja de los minutos está ubicada en el centro de la esfera del reloj.

La aguja del cronógrafo también está centrada en el Tachoscope. Esa disposición garantiza una legibilidad excelente, independientemente del grado de complejidad de la esfera de cualquier reloj. El cronógrafo del Tachoscope se complementa con la esfera del tacómetro en el bisel. Se trata de un dial que mide la velocidad tanto en kilómetros por hora como en millas por hora.

Igual de única que el diseño del reloj es su esfera, fabricada en esmalte. Inspirándose en la instrumentación de los legendarios Auto Union de competición, Audi Design creó unos caracteres específicos para la superficie de la esfera. Dominan los caracteres numéricos de la segunda aguja, que recuerdan a los velocímetros de los automóviles de Gran Premio Type C y D de la década de 1930.

Audi Desing creó una corona con forma de piñón de mecanismo. La caja rebosa elegancia y tiene unas proporciones perfectas. En el movimiento mecánico, el rotor, visible a través de la tapa posterior de cristal, posee un grabado donde se reflejan los años del aniversario de Audi.

Chronoswiss se encargó de poner a punto la tecnología que no se ve. El interior del Tachoscope contiene el exclusivo calibre C.125, por el que Chronoswiss recibió recientemente una patente europea (número 1243984). Por medio de un complejo mecanismo, este calibre permite que el cronógrafo pueda ser manejado a través de un único pulsador integrado en la corona del automatismo.

La edición limitada del Audi Centennial Timepiece se fabricará en platino (CH A 1520) y oro blanco (CH A 1521 W). Sólo se producirán 100 unidades, una por cada año de la historia de Audi. Cada uno de los 35 relojes de platino y los 65 de oro blanco se presentarán en un estuche de madera con terminación en negro mate. Entre los accesorios que incluirá la caja hay una lupa de relojero y un destornillador. Cada uno de los relojes de platino tendrá un precio de 24.900 euros, mientras que el de oro blanco costará 14.900 euros. Para obtener información acerca de cómo adquirir uno de estos relojes hay que contactar con Audi quattro GmbH en el teléfono +49 841 89 46 599 o a través del correo electrónico quattro@audi-shop.de.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario