Toyota Motor Europe publica el Informe de Sostenibilidad 2011

Toyota Motor Europe (TME) sigue esforzándose por reducir año tras año las emisiones de CO2 y, a pesar de la crisis económica, potencia sus actividades medioambientales y sociales, según los datos publicados hoy en su Informe de Sostenibilidad 2011.
• El informe describe las actividades medioambientales, sociales y económicas de Toyota durante el ejercicio 2010, de abril de 2010 a marzo de 2011.

El ejercicio 2010 supuso el final del plan quinquenal de acción medioambiental de TME (ejercicios 2006-2010).

En cuanto a la venta de vehículos, la empresa consiguió en 2010 una reducción adicional del 1,7% en la media de emisiones de CO2 de los vehículos Toyota y Lexus vendidos en Europa (UE-27) en comparación con el ejercicio 2009, y un 23,5% con respecto a 2006. Según los datos de JATO, las emisiones se redujeron a 130 g/km en el ejercicio 2010. El resultado es fruto de la inversión continuada de la empresa en tecnologías innovadoras, como Toyota Optimal Drive o las cada vez más populares Hybrid Synergy DriveLexus Hybrid Drive. Durante el ejercicio 2010, las ventas de vehículos híbridos ascendieron a un total de 70.520 unidades en la UE de 27 (un 96% más que en 2006).

En 2010, Toyota anunció asimismo el inicio de la producción del Yaris Híbrido HSD. Toyota Motor Manufacturing France, la planta sostenible francesa situada en Valenciennes, iniciará la producción del Yaris Híbrido HSD durante la segunda mitad de 2012.

Como parte del proyecto internacional de vehículos híbridos eléctricos enchufables (PHEV, Plug-in Hybrid Electric Vehicle) de Toyota, TME ofrece en contratos de leasing 200 Prius Híbridos Eléctricos Enchufables a colaboradores seleccionados en 18 países europeos, que están realizando una primera prueba de los vehículos. Los vehículos están equipados con una batería de ión de litio que se puede recargar desde una toma de corriente convencional, y tienen una autonomía en modo eléctrico de 20 km. Los resultados preliminares de este proyecto concluyen que el Prius Híbrido Eléctrico Enchufable consume un 36% menos de combustible que los vehículos diesel de similar tamaño, y un 49% menos en comparación con un vehículo de gasolina de dimensiones similares.

El compromiso de Toyota con la reducción de las emisiones de CO2 no se limita al desarrollo de nuevos productos, sino que también se extiende a las operaciones de producción, logística y ventas. El conjunto de las emisiones de CO2 de las empresas de fabricación de TME se ha reducido un 31% respecto al ejercicio 2007, aunque sin conseguir llegar al objetivo original de 425 kg de CO2 por unidad, a causa del recorte de la producción. La división de logística de componentes de producción ha alcanzado una reducción del 39% de las emisiones de CO2; la de logística de vehículos, una reducción cercana al 37%, y la de logística de recambios, un 40% menos de emisiones de CO2 que en el ejercicio 2006.

Otro ejemplo de la labor de Toyota es la inauguración de un concesionario sostenible en Salzburgo, por parte de Toyota Frey Austria. Este concesionario cuenta con un sistema fotovoltaico integrado en el techo que genera el 10% de las necesidades eléctricas del edificio. Por otra parte, un sistema de tratamiento de agua reduce un 80% la cantidad de agua necesaria para limpiar los vehículos.

La difícil coyuntura económica también ha ofrecido una oportunidad a Toyota para demostrar su compromiso con los grupos de interés locales. En 2010, los empleados y los concesionarios de Toyota participaron enmás de 150 proyectos comunitarios, que dieron lugar a unas contribuciones sociales de 4.990.000 €. La relación con los proveedores se vio reforzada por el compromiso con la Política de compras, que ayudó amejorar aún más los lazos comerciales establecidos. El principio de confianza y entendimiento mutuos de Toyota se demostró mediante el compromiso de la empresa con el empleo estable de los trabajadores indefinidos y el desarrollo a largo plazo de todos los empleados.

A pesar de que la empresa tuvo que mejorar su estructura fundamental de costes para poder operar en Europa de forma sostenible, recurrió únicamente a no reemplazar las vacantes naturales o puntualmente a bajas voluntarias incentivadas para reducir los costes laborales.

Las inversiones en Europa durante el ejercicio 2010 ascendieron a 283 millones de euros (un 24% más que en el ejercicio 2009). Esto incluye la ampliación de la pista de pruebas del centro de investigación y desarrollo de Toyota en Zaventem (Bélgica), así como un nuevo centro de recambios de Toyota en España.

Esta entrada fue publicada en Toyota. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario