Terminada la Mercedes-Benz Sprinter número 750.000 05.12.2001

La furgoneta Mercedes-Benz Sprinter nº 750.000 ha salido recientemente de la cadena de montaje en la fábrica de Düsseldorf, la mayor planta de furgonetas de DaimlerChrysler. La unidad corresponde a un furgón 313 CDI.

La Mercedes-Benz Sprinter apareció en el mercado en 1995 y desde entonces es un éxito. Pronto se alzó con el liderazgo de ventas en su categoría, y el número de unidades vendidas no ha dejado de crecer año tras año. La producción de furgonetas Sprinter para 2001 superará, por primera vez, las 140.000 unidades. En el año 2000 se lanzó la versión renovada, que incluye motores CDI, un cuadro de instrumentos de nuevo diseño con palanca del cambio tipo josystick, el cambio automatizado opcional “Sprintshift” y un exterior más actualizado. Una tecnología orientada a maximizar la rentabilidad, fiabilidad, robustez y la ya legendaria calidad forman la base del éxito de la Sprinter. Es normal encontrar ejemplares destinados a Correos, o paquetería urgente, por ejemplo- que han recorrido más de 500.000 kilómetros sin “abrir” el motor.

Nuevos mercados

El considerable aumento de ventas, en comparación con su predecesor, el T1, se ha visto acompañado de una expansión de mercados en los que la Sprinter está presente. Así, el territorio tradicional de ventas de las furgonetas fabricadas en Düsseldorf era Alemania y los mercados europeos. En cambio, la Mercedes-Benz Sprinter se comercializa ahora en más de 100 países. La furgoneta también se fabrica en Argentina desde 1996. De este país han salido más de 60.000 Sprinter para los mercados Latinoamericanos. En los próximos días se iniciará la venta de la Sprinter en Estados Unidos bajo la marca “Freightliner”.

Destacada en seguridad

La furgoneta Mercedes-Benz Sprinter ha jugado un papel pionero en seguridad dentro de su segmento desde 1995. Cuando se puso a la venta ya tenía dirección asistida, frenos de disco en todas las ruedas y ABS/ABD como equipo de serie. El ABD (diferencial Autoblocante) que trabaja junto con el ABS, se convirtió en ASR (Control de resbalamiento al acelerar) cuando tuvo lugar la remodelación en el año 2000. El chasis con unos elevados límites críticos y que ayuda a prevenir situaciones complicadas o accidentes, también proporciona una seguridad óptima. Por no mencionar los frenos, que garantizan unas frenadas mejores que las de muchos turismos, incluso con el vehículo completamente cargado. Otras prestaciones que mejoran la seguridad pasiva incluyen airbag para el conductor, airbag para acompañante, así como airbag de cortina. Más de 30 tests de impacto han demostrado que el nivel de protección de la Sprinter supera las exigencias requeridas.

Esta entrada fue publicada en Daimler Crhysler, Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario