TENNIS MASTERS SERIES – DE LA MANO DE MERCEDES-BENZ

Ningún guionista hubiera podido escenificar mejor el dramático acto final: Cuando en la Masters Cup en Sydney en noviembre de 2001 se jugó el último punto, el mundo del tenis no sólo celebró la llegada del número uno del mundo más joven de todos los tiempos, sino también de un tenista con corazón, garra y pasión. Fue precisamente el australiano Lleyton Hewitt de 21 años quien en un partido lleno de emoción y buen juego que entusiasmó y fascinó a los aficionados en todo el mundo, ganó la final y el campeonato del mundo.

Nuevamente se volvió a confirmar la eficacia de los cambios válidos en el circo internacional de los profesionales masculinos desde el comienzo de la temporada 2000. En palabras de Mark Miles, Presidente Ejecutivo de la ATP “el Champions Race y las Masters Series son una bendición para el tenis; al deporte se le ha dado una cara renovada y más empuje”. Como ya es casi tradición, también en 2001 los profesionales, los aficionados y los medios de comunicación estuvieron en vilo hasta el último partido donde se decidió quién iba a ser el número uno en la Masters Cup. Según explica Burghard Graf Vitzthum, responsable de Comunicación Alternativa de DaimlerChrysler y de Patrocinios Deportivos de la marca Mercedes-Benz, patrocinador principal de la ATP, de las Masters Series y de la Masters Cup, “es la tensión constante lo que realmente convierte el tenis en un deporte popular”.

El camino hacia la élite mundial absoluta pasa por jugar memorables partidos en los Grand Slam y los torneos Masters Series. Mientras que en los torneos de Melbourne, París, Londres (Wimbledon) y Nueva York el ganador obtiene 200 puntos, en los nueve eventos de la ATP, como ahora en Madrid, el campeón suma 100 puntos. Quien no juega por el título o ni siquiera se inscribe ya no podrá recuperar el déficit. “Es una elección dura, pero justa”, según Hewitt, el brillante campeón del año 2001, quien también en esta temporada se calificó como el número uno para la final de Shanghai.

Pero Hewitt no es la única figura con brillo propio para los aficionados al tenis: El australiano, trabajador infatigable, es el exponente máximo de un grupo de “jóvenes rebeldes”, que ha declarado una guerra pacífica en las pistas de tenis a los experimentados Sampras, Agassi o Kafelnikow. Para crear un ambiente más competitivo en el mundo del tenis, en general, y en los torneos de la ATP, en particular, es imprescindible que aspirantes audaces de varios continentes como los europeos Juan Carlos Ferrero (España), Roger Federer (Suiza), Marat Safin (Rusia) y Tommy Haas (Alemania) así como el suramericano Gustavo Kuerten (Brasil) y la nueva estrella estadounidense Andy Roddick estén envueltos en este duelo generacional de alta tensión. “Vivimos tiempos excitantes en el tenis”, dice Pete Sampras, el mejor jugador de todos los tiempos, quien acaba de ganar en Nueva York su decimocuarto título del Grand Slam.

Uno de los países con mayor auge en el tenis es España que dispone de una “armada” excepcionalmente fuerte, que desde hace tiempo ya no sólo hace furor en pistas de arena. En la Masters Cup de este año, España participa con tres tenistas muy a tener en cuenta, como es Albert Costa, el ganador del Roland Garros, el joven Juan Carlos Ferrero y el que fuera nº 1 del mundo, Carlos Moyá. En el primer partido de la Masters Series que se jugará “en casa”, en Madrid, el trío podría conseguir ante sus incondicionales los decisivos puntos para clasificarse en la Masters Cup. Según Alex Corretja, el campeón de la ATP en 1998, “jugar un Masters Serie en España convierte un viejo sueño en realidad; al fin y al cabo, España tiene más profesionales en la élite internacional que ningún otro país.”
Para Mercedes-Benz, que con su estrella en la red ha creado uno de los símbolos de más éxito en el mundo del patrocinio, la serie de torneos ATP, prácticamente sin fronteras, ofrece una plataforma perfecta para ganar y fidelizar clientes. Según Graf Vitzthum, “los torneos de la ATP garantizan una cobertura de comunicación en los principales mercados de Mercedes-Benz. La serie de torneos que abarca todo el año y se juega a nivel internacional facilita poder dirigirnos a nuestros targets actuales y futuros”. Este es también el caso de España: según un estudio reciente llevado a cabo por la agencia “Sport und Markt” el compromiso con el tenis de Mercedes-Benz (23%) era ya tan conocida como sus actividades en el mundo de las competiciones deportivas de automóviles (25%).

Según Miles, a lo largo de los años pasados Mercedes-Benz se ha convertido para la ATP en un “auténtico patrocinador”, formando parte integrante e inseparable en las pistas de tenis y en el mundo que las rodea. Según Claudia Merzbach, responsable de Comunicación de deportes de DaimlerChrysler, “estamos enormemente satisfechos de nuestro compromiso con el tenis. Nuestra empresa es una marca global, presente en todos los países del mundo. Mercedes en España y su tenis profesional tienen un común denominador: durante los últimos años la cuota de mercado ha ido creciendo año tras año, así como el número de tenistas españoles entre los mejores del mundo. Mercedes no sólo demuestra continuidad en más de 50 torneos con su presencia y una serie de acciones para clientes y potenciales, sino también poniendo a disposición de la organización una flota de vehículos para el traslado de jugadores, patrocinadores y autoridades.

A finales de marzo la ATP y Mercedes-Benz prorrogaban su fructífera colaboración para los tres próximos años hasta el final de la temporada 2005. Según el Dr. Joachim Schmidt, Director Comercial y de Marketing del área de negocio Mercedes-Benz y smart a nivel mundial, “el tenis es un deporte con gran atractivo para nuestros clientes y en nuestros principales mercados , por ello celebramos que el contrato haya sido prolongado”. El Presidente Ejecutivo de la ATP, Sr. Miles, subrayó que la alianza con Mercedes-Benz es ya parte integral irrenunciable del mundo del tenis”. En los próximos años la “calidad en la cooperación” seguirá creciendo.

Tanto en Europa como en otros principales mercados internacionales el tenis figuraba entre los tres primeros deportes nominados por los telespectadores entrevistados. “Nuestra presencia en el tenis ha reforzado considerablemente la imagen y simpatía hacía la marca Mercedes-Benz”, explicó el Dr. Joachim Schmidt. También este año vendrá cargado de tensión cuando se aproxime la lucha por las últimas victorias, la Masters Cup y el número 1 de la ATP. Para disfrute de los millones de aficionados y sin temor a equivocarnos, el ganador volverá a salir nuevamente de una final de infarto, que este año tendrá lugar en el Masters Cup que se celebra en la metrópoli china Shanghai. Y quizás se proclame campeón alguien que hoy por hoy no sabe nada de su suerte, lo mismo que ocurrió con Lleyton Hewitt hace 12 meses.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario