Tennis Masters Madrid: un comienzo emocionante en El Jarama

Antes del inicio de la competición sobre la pista del Tennis Masters Madrid, tres de los mejores jugadores del mundo vivieron la emoción de alcanzar altísimas velocidades en el asiento de un Mercedes-Benz SLR McLaren. “Fue una experiencia increíble, única. Una pura subida de adrenalina” dijo Juan Carlos Ferrero, que en la actualidad ocupa el puesto 11 del ranking mundial, después de dar varias vueltas al circuito de El Jarama. “El año pasado fui como copiloto, pero este año, he podido sentarme al volante y he disfrutado como nunca”.
Y, al igual que Ferrero, tanto David Nalbandian como el francés, Gail Monfils, se sintieron seguros en ese deportivo negro de 626 caballos.
Los tres tenistas tuvieron la enorme suerte de contar con las magistrales “clases particulares” de Emilio de Villota, quien, primeramente les enseño el circuito pilotando él y mostrándoles las diferentes trazadas, para acompañarles como copiloto en las vueltas siguientes. “Si juegan tan bien como conducen, no me extrañaría verles un día compitiendo” comentaba Emilio de Villota al finalizar este evento.

“Emilio es un piloto profesional. No tuve miedo en ningún momento, a pesar de la velocidad extrema,” comentó Nalbandian, número 12 del mundo. “Me impresionó muchísimo lo bien que se controlaba el coche a pesar de la velocidad absolutamente extrema. Sin duda, las sugerencias de Emilio para trazar correctamente las curvas, me han ayudado mucho a la hora de controlar los 626 CV del coche”
El héroe nacional francés Gail Monfils, que en la actualidad ocupa el puesto número 44 del ranking mundial, confesó haber sentido que la experiencia era como “adentrarse en una nueva dimensión de la velocidad con un cohete espacial” y añadió, “Jamás en mi vida he conducido ni me han llevado tan rápido.”
Así como Ferrero y Nalbandian, el joven tenista francés sacó el máximo partido de su visita y corrió varias vueltas en el circuito en un Mercedes-Benz C55 AMG. “Pero comparado con Emilio, yo probablemente parecía una tortuga,” dijo Monfils.
Este año se contó también con un camión de 612 CV: un Actros Black Edition. Los tenistas, aunque no pudieron conducirlo, vivieron una experiencia inolvidable en este circuito. Aunque la aceleración del Actros no es la del SLR, la sensación de velocidad es comparable, como así lo manifestaron los tenistas tras dar un par de vueltas en El Jarama sentados como copilotos.
La historia del Mercedes-Benz SLR McLaren
Con el último Mercedes-Benz SLR McLaren, el equipo de ingenieros de automoción de Stuttgart y su socio de Fórmula 1 McLaren han demostrado una vez más sus años de experiencia al diseñar y montar coches de competición de alto rendimiento. El biplaza con sus llamativas puertas, que recuerdan a las de una gaviota, y su línea deportiva inspirada en los Flechas de Plata de Fórmula 1, da continuidad al mito legendario del deportivo SLR de los años cincuenta. Al estar equipado con la última tecnología de coches de competición y debido a que las innovaciones pioneras de Mercedes garantizan un alto nivel de seguridad y hacen de él un coche apto para uso diario, el SLR McLaren está ganándose su reputación de Gran Turismo del siglo XXI.
El motor V8-compressor, recientemente diseñado, desarrolla 460kw/626 HP y acelera de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos. Alcanza una velocidad máxima de aproximadamente 334 km/h. Al igual que los deportivos de Fórmula 1 McLaren-Mercedes, el chasis del nuevo SLR está compuesto por fibra de carbono ultraligera con una capacidad superior para absorber energía, proporcionando así un alto nivel de seguridad tanto al conductor como al acompañante. El SLR es el primer coche en el que se ha estandarizado la realización de la estructura de impacto frontal íntegramente a partir de fibra de carbono.
Las tres letras S L R tienen un efecto casi mágico en los fans de la velocidad y deportes del motor. El significado original de las iniciales era “sporty”, “light” y “racing” (“deportivo”, “ligero”, “de competición”) y los coches legendarios con los que corrió Mercedes-Benz en 1955 se diseñaron de acuerdo con estos principios. Sus pilotos consiguieron completar el podium en Mille Miglia, Targa Florio y Tourist Trophy. Juan Manuel Fangio, Stirling Moss, Karl Kling, Graf Berghe von Trips, Hans Hermann, Desmond Titterington y John Cooper Fitch estuvieron al volante del SLR e hicieron de los Flechas de Plata los coches de carrera de mayor éxito de la temporada. La versión Coupé posterior, el 300 SLR, fue diseñada para la conducción en carretera y combinaba el diseño y la tecnología del 300 SL alas de gaviota, que se venía produciendo desde 1954, con la tecnología de su versión de competición. Con una velocidad punta de 290 km/h, era el deportivo más rápido de su tiempo.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario