SPORTWAGON – EL STATION WAGON SEGÚN ALFA ROMEO

Imagine un coche bonito, esbelto y de techo largo como algunos coupés: pequeño alerón en el techo, excelente Cx, motores potentes y suspensiones de deportivo. Luego añada un portón que ofrece la máxima accesibilidad, asientos traseros abatibles – evidentemente – y, finalmente, un maletero equipado y convertible, que asegura versatilidad en el transporte y un espacio que se puede aprovechar de manera flexible, como lo requiere una vida dinámica en la que se practican muchos deportes.

El resultado es un coche diferente. Es el Alfa Sportwagon, la interpretación que hace Alfa Romeo de un station wagon.

De hecho, Alfa Romeo confía al nuevo modelo la tarea de interpretar un nuevo concepto de automóvil, con las prestaciones, el Cx (0,30), la capacidad de permanecer pegado al terreno de un modelo deportivo y un maletero de dimensiones similares a los de los station wagon de prestigio, pero que puede ofrecer la versatilidad que requieren un gusto y un estilo de vida cada vez más extendido.

No es fruto de la casualidad que el Alfa Sportwagon se proponga obtener la aprobación de manera transversal respecto a los tipos de coche tradicionales, y despertar el interés de conductores que en la actualidad poseen modelos muy diferentes entre sí (coches deportivos, station wagon y sport utility). Y en este sentido representa también la interpretación más avanzada del espíritu de la marca, porque es bonito, fuerte, expresivo y actual.

Ciertamente, al crear el nuevo modelo los proyectistas podrían haberse limitado a añadir un volumen a la berlina de origen, creando simplemente el station wagon del Alfa 156. Pero el objetivo era realizar algo más y que fuera diferente. De ahí la decisión de diseñar unas nuevas puertas traseras, que permitieran obtener una línea aerodinámica y agresiva. De ahí que el lápiz del estilista haya dibujado una parte trasera fuerte y equilibrada, con los montantes inclinados y que se apoyan con fuerza sobre los pasos de las ruedas, y el portón que se introduce entre los laterales continuando el estilizamiento del techo.

Una carrocería fascinante y compacta (el coche mide 4,43 m de longitud), que oculta seis motores (cuatro de gasolina y dos turbodiesel “Common Rail”) con potencias de 105 a 190 CV (77-140 kW), pares de 14,7 a 31 kgm (144-304 Nm), velocidades máximas de 188 a 230 km/h, y aceleraciones de 0 a 100 km/h entre 7,4 y 11 segundos.

Son los Twin Spark (1.6 – 1.8 y 2.0, este último disponible también con cambio Selespeed), el potente 2.5 V6 24V (también en la versión con cambio Q-System) y los dos JTD (1.9 y 2.4). Propulsores a los que se ha acoplado una mecánica destinada a garantizar las máximas prestaciones dinámicas. Por tanto, una suspensión delantera de paralelogramo superior que permite obtener el máximo agarre lateral, una gran eficacia y precisión en la respuesta de la dirección y una excelente motricidad. Y una suspensión trasera Mc Pherson de brazos asimétricos, gracias a la cual el coche resulta extremadamente estable en las maniobras a alta velocidad y muy ágil en los recorridos sinuosos, como debe ser en un verdadero deportivo.

Asimismo, para garantizar una altura constante del coche independientemente del peso que transporte, el Alfa Sportwagon puede estar equipado con el sofisticado sistema hidroneumático de suspensiones autonivelantes Boge-Nivomat, que permiten que el coche conserve las mismas excelentes prestaciones (agarre a la carretera, estabilidad y confort) en cualquier condición de utilización. Este sistema se ocupa de adecuar automáticamente la flexibilidad de la suspensión trasera en función de la carga, haciendo que el automóvil vuelva al nivel preestablecido.

Por eso el Sportwagon revela en la carretera el temperamento deportivo de los grandes Alfa, y responde de manera ágil y natural a cualquier maniobra o cambio de dirección con esa estabilidad que le da al conductor la seguridad de controlar siempre el coche.

Por lo referente al uso práctico y versátil, el Alfa Sportwagon propone muchas soluciones inteligentes y eficaces. Empezando por el portón trasero articulado hacia delante en el techo, que garantiza una facilidad de acceso inesperada tanto desde dentro como desde el lado. Para desbloquearlo basta con hacer “clic” en el mando a distancia introducido en la llave de arranque y levantándolo se descubre un maletero que es “espacio proyectado”. De hecho, en el maletero hay dos repisas laterales donde se encuentra la toma de 12 voltios, y alojamientos cerrados (pueden albergar el cambiador de CD’s y muchos objetos más). Además, hay un fondo que – vuelto del revés – se convierte en un contenedor impermeable donde se pueden dejar las botas de esquí o los trajes húmedos; una red que puede adoptar más de 10 posiciones, dividiendo el espacio disponible de manera racional, y otras redes para transportar al perro con toda seguridad, impedir que los equipajes se desplacen hacia la zona de los ocupantes y sujetar la carga contra el piso.

En definitiva, todo lo que se espera de un verdadero deportivo que se adapta a las necesidades de carga del momento, ofreciendo los espacios necesarios para colocar bien las cosas y permitir la conducción briosa para la que el coche ha sido creado.

Además, la funcionalidad del Alfa Sportwagon es completa, ya que garantiza las ventajas tradicionales de un station wagon (como la posibilidad de abatir los asientos traseros) sin renunciar a las de la berlina: por ejemplo, la posibilidad de viajar cuatro personas colocando los esquíes en el maletero, gracias al paso entre los asientos traseros, de serie en todas las versiones a partir del 2.0.

Bonito, con mucho temperamento, seguro. Especialmente cuidado ya desde el principio también en este aspecto, el Alfa Sportwagon presume de una rigidez torsional de 96.000 daNm/rad y de una rigidez flexional de 650 daNm/mm.

Ambos valores son excelentes, sobre todo para un station wagon, y resultan muy importantes tanto para determinar la seguridad del coche como el temperamento deportivo de éste. Para obtenerlos los técnicos de Alfa Romeo han superado la intrínseca menor rigidez típica de este tipo de coches (falta la pared situada tras el respaldo de los asientos traseros) reforzando la estructura con un travesaño situado bajo el piso y luego con el armazón del techo, montantes y conexiones de los amortiguadores (las uniones de las torretas), reforzadas con respecto a las de la berlina de origen.

Sin embargo, en el aspecto de la seguridad el verdadero punto fuerte del nuevo modelo son los seis airbags que protegen a los pasajeros en caso de colisión. De hecho, el Alfa Sportwagon es el primer coche de Fiat Auto que añade a los cuatro airbags tradicionales (los delanteros para el conductor y el acompañante y los laterales) dos airbags de cortina (estarán disponibles en verano), que descienden a lo largo de los cristales laterales para proteger la cabeza de los ocupantes: tanto de los delanteros como de los traseros.

Gracias a estos equipamientos y a los demás dispositivos de seguridad típicos de todos los modelos de la Marca (carrocería de deformación controlada, barras de protección lateral, Fire Prevention System, cinturones de tres puntos de fijación en todos los asientos, inclusive el trasero central – opcional – y reposacabezas regulables), el Alfa Sportwagon cumple ampliamente las más estrictas normativas en materia de protección de los ocupantes.

Finalmente, el Alfa Sportwagon es también un coche muy confortable. Así lo indica el índice de articulación, que demuestra que se puede viajar cómodamente a bordo del nuevo modelo y conversar o escuchar música sin ruidos (entre los opcionales del nuevo modelo también hay un sofisticado equipo Hi-Fi con subwoofer activo).

Disponible en 13 colores de carrocería y en un único y completo equipamiento, que permite elegir entre tapicerías en tejido y en terciopelo, el Alfa Sportwagon se ofrece en casi todos los mercados con un equipamiento de serie realmente completo. De hecho comprende: ABS, los dos airbags frontales y laterales y, en la mayor parte de los mercados, el climatizador. Equipamientos a los que se añaden, a partir de la motorización 2.0 T. Spark, el mando a distancia del cierre centralizado de las puertas y del maletero, los elevalunas eléctricos traseros, el volante y el pomo de la palanca del cambio en piel, los antinieblas, las llantas de aleación con neumáticos aumentados, el brazo central, tanto entre los asientos delanteros como entre los traseros y el portaesquíes.

El Alfa Sportwagon se encuadra en un segmento de mercado que en Europa representa más de tres millones de coches. De estos, el 26% son station wagon, un porcentaje que aumenta hasta el 43% si sólo se tienen en cuenta los coches de prestigio. El nuevo modelo se comercializará en Italia a partir de finales de marzo, e inmediatamente después en los demás países europeos.

Esta entrada fue publicada en Alfa Romeo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario