SPORTWAGON

Por su estilo, por sus cualidades dinámicas y por la flexibilidad que ofrece en la utilización del espacio, el Alfa Sportwagon no es sólo la versión station wagon del Alfa 156, sino algo más, algo diferente. Es un nuevo modelo al que la marca Alfa Romeo, que ha reforzado su imagen y ha crecido desde el punto de vista comercial gracias a los éxitos de los últimos años, confía la tarea de interpretar un nuevo concepto de automóvil.

De hecho, el Sportwagon nace de dos sugestiones de proyecto que hasta el momento no se habían combinado nunca en un sólo coche. Por un lado, las líneas esbeltas de un techo largo, que trae a la memoria la idea de ciertos coupés, así como el alerón en el techo y la gran aerodinámica de las formas. Por otro, un espacio interior que garantiza volumen de carga y funcionalidad. Un espacio que se puede disfrutar de manera flexible, como lo requieren aquellos que llevan una vida dinámica, en la que se practican muchos deportes.

Uniendo en un único objeto estas dos características ha nacido un coche completamente nuevo en el panorama automovilístico actual: el Alfa Sportwagon. Es decir, un coche con las prestaciones, el Cx, la capacidad de permanecer pegado al suelo de un modelo deportivo y un maletero de dimensiones similares a las de un station wagon de prestigio, pero que sabe ofrecer una versatilidad que responde a un gusto y a un estilo de vida muy actuales.

Por este motivo, en el proyecto del Alfa Sportwagon no se ha renunciado en absoluto a la configuración deportiva: el coche tiene la misma manejabilidad y un valor aerodinámico incluso mayor que la berlina, que es uno de los coches más estables del segmento; ni se han penalizado las suspensiones para ganar uno o dos litros de maletero, sino que se han puesto a punto una serie de soluciones innovadoras, que han permitido aprovechar el espacio de manera inteligente.

De ahí un maletero más accesible de lo que cabría esperar para un station wagon: tanto desde dentro del habitáculo como desde detrás, gracias a la puerta de acceso de carga rebajada y al portón trasero articulado hacia delante. Otros equipamientos: repisas laterales para la toma de 12 voltios y alojamientos cerrados para el cambiador de CD’s y muchos objetos más; con un fondo que – vuelto del revés – se convierte en un contenedor impermeable donde se pueden dejar las botas de esquí o los trajes húmedos. En fin, convertible gracias a una red que puede adoptar más de 10 posiciones, dividiendo el espacio disponible de manera racional, y a otras redes para transportar al perro con toda seguridad, impedir que los equipajes se desplacen hacia la zona de los ocupantes y sujetar la carga contra el piso.

Por eso no es un station wagon donde los objetos transportados se colocan de cualquier manera, sino un verdadero deportivo que se adapta a las necesidades de carga del momento, ofreciendo los espacios necesarios para colocar bien las cosas y permitir la conducción briosa para la que el coche ha sido creado.

Se trata de una funcionalidad completa, que garantiza las ventajas tradicionales de un station wagon (como la posibilidad de abatir los asientos traseros) sin renunciar a las de la berlina. Como, por ejemplo, la posibilidad de viajar cómodamente cuatro personas incluso cuando se transportan los esquíes en el maletero, gracias al paso entre los asientos traseros, de serie en todas las motorizaciones a partir del 2.0.

Esta configuración explica por qué el Alfa Sportwagon crea un nuevo concepto de automóvil, capaz de obtener la aprobación de manera transversal respecto a los tipos de coche tradicionales, y de despertar el interés de conductores que en la actualidad poseen modelos muy diferentes entre sí. En los estudios sobre los motivos que impulsan a comprar un tipo de coche en vez de otro se ha localizado un área común entre quien compra un station wagon y quien compra un coupé. Es la zona en la que se concentra el interés por el estilo, las prestaciones, el handling, la flexibilidad de utilización y la versatilidad en el uso del espacio, que son precisamente las características peculiares del Alfa Sportwagon.

Por eso, en este sentido el Alfa Sportwagon es también la interpretación más avanzada del espíritu de la marca, porque es bonito, fuerte, expresivo y actual. En él la belleza se identifica con la seducción de un estilo italiano que emociona. La fuerza proviene de la tecnología y del temperamento, tradicional patrimonio de los coches del Biscione. La expresividad se concreta en la vasta gama de motores, de colores de carrocería, de tapicerías y de opcionales (entre los que destacan los airbags de cortina – que estarán disponibles a partir del verano -, las suspensiones autonivelantes y un equipo Hi-Fi con subwoofer activo), que le dan al coche una personalidad original y cálida, en sintonía con la de los clientes. La actualidad significa deportividad avanzada y bajo control destinada a reinterpretar los valores tradicionales de Alfa Romeo, relacionándolos con los estilos de vida más modernos.

Esta entrada fue publicada en Fiat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario