Sólo Renault podrá mejorar el motor esta temporada

El Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha dado luz verde a una serie de drásticas medidas para reducir la temporada de 2009 los costes del campeonato mundial de F1, y entre las limitaciones se encuentra la total prohibición de los entrenamientos privados, excepto lógicamente los del fin de semana de Gran Premio y siempre durante los horarios programados.

En cuanto a los motores, se dobla la vida de éstos, es decir, que cada piloto podrá usar un máximo de ocho propulsores por temporada. Además, cada equipo tendrá cuatro motores extra para los entrenamientos (en total, veinte motores por equipo).

Asimismo, el máximo de revoluciones por minuto de los motores se limita a las 18.000 vueltas, y no se podrá hacer modificaciones internas en ellos, salvo un ajuste de las trompetas y de los inyectores. Sí podrá realizar ciertos cambios en su motor Renault, que podrá ganar unos 20 caballos respecto a las diferencias existentes el pasado año respecto a McLaren o Ferrari.

Este trato de favor a Renault induce a pensar que la escudería del rombo fue la única que cumplió con la normativa existente el pasado año, lo que la llevó a iniciar la temporada en clara inferioridad de condiciones.

Esta entrada fue publicada en Formula 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario