Skoda mejora su Superb

Escrito por Vocasion.com
Skoda acaba de poner a la venta la segunda generación de uno de sus principales modelos: el Superb.

Dentro del apartado estético hay cambios tanto en el exterior como en el interior. Todas estas modificaciones se han hecho para conseguir un coche con una imagen elegante y dinámica. La parrilla frontal y las ventanillas laterales con detalles cromados o los nuevos materiales para el interior son buena prueba de ello.

Este Superb es 3,5 centímetros más largo que su antecesor: mide 4,83 metros de largo, 1,81 de ancho y 1,46 de alto, creciendo así en todas sus cotas. Estos centímetros de más consiguen que el espacio para los pasajeros de las plazas traseras sea más amplio y un maletero 85 litros más amplio que el de la primera generación.

Precisamente, el maletero tiene una capacidad de 565 litros, que puede llegar hasta los 1.670 si abatimos los asientos traseros. De todas formas, lo mejor del maletero del nuevo Superb es su sistema de apertura Twin-door. Gracias a este sistema podremos abrir únicamente la puerta del maletero (y así cargar objetos más pequeños) o abrir conjuntamente la puerta y la luneta trasera (para cargar cosas más grandes). Vamos, que el Superb es un coche de cuatro o de cinco puertas, dependiendo de la amplitud de boca de maletero que necesitemos.

Ahora llega con dos motores diesel y uno de gasolina. Este último es el 1.8 TSI de 160 caballos, que ya montan otros modelos de Skoda, como el Octavia. Los dos diesel son el 1.9 TDI de 105 CV y el 2.0 TDI de 140 CV. Ninguno de los dos es nuevo.

En julio llegarán el 1.4 TSI de 125 caballos y un 3.6 FSI V6 de 260 CV y tracción total. También habrá un nuevo diesel, un 2.0 TDI de 170 caballos, y una versión ecológica. Skoda llama a estas versiones Greenline y la del Superb en concreto estará basada en el 1.9 TDI de 105 caballos. Tendrá algunos cambios aerodinámicos, su carrocería pesará menos y llevará neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Gracias a estos cambios, esta versión del Superb consumirá de media (según Skoda) 5,1 litros a los cien y emitirá 136 gramos de CO2 por kilómetro.

Los niveles de equipamiento son tres: Comfort, Ambition y Elegance. Todos ellos tienen de serie siete airbags (frontales, laterales, de cabeza y uno para las rodillas del conductor), control de estabilidad, control de tracción, asientos delanteros con ajuste lumbar, reposabrazos central delantero, control de velocidad, climatizador bi-zona, faros antiniebla, ordenador de abordo, radio CD con lector de MP3 y una conexión auxiliar de audio.

El acabado Ambition añade a todo lo anterior el autoencendido de luces, sensor de lluvia, retrovisor interior antideslumbramiento, llantas de aleación de 16 pulgadas y espejos exteriores eléctricos.

Las versiones más equipadas, las Elegance, incluyen los faros de xenón, ayuda al aparcamiento trasero, acabados en madera, volante multifunción, cargador para seis CD, llantas de 17 pulgadas y asientos delanteros eléctricos.

Los precios están entre los 22.840 euros que cuesta la versión más económica y los 32.040 euros que vale el Superb 2.0 TDI de 140 caballos con cambio automático y acabado Elegance. Skoda ha dicho que habrá una versión familiar de este modelo, pero que no llegará hasta el 2009.

Esta entrada fue publicada en Skoda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario