SEIS PROYECTOS PARA REDUCIR CONSUMOS Y EMISIONES: RUEDAS AERODINÁMICAS

“Aerodinámica Activa Aplicada al Automóvil”, habitualmente denominada 4A. O lo que es lo mismo, una solución que reduce la resistencia al avance del vehículo, aprovechando una idea completamente nueva: intervenir durante la marcha para modificar los flujos de aire, en vez de “sufrirlos” pasivamente.

El proyecto, realizado en colaboración con el Departamento de Energética del Politécnico de Turín, puede parecer un proyecto muy alejado de los que hemos tratado hasta ahora, pero si se analiza atentamente no es así. Todas las innovaciones relativas al “grupo de potencia”, representado por motor y cambio, en realidad tienen como objetivo un mejor aprovechamiento de la energía mecánica producida por el motopropulsor, para obtener ventajas en los consumos y en las emisiones.

Igual que el estudio de la aerodinámica activa, que tiende a reducir la energía consumida para que el coche avance en el aire. Además, después de haber buscado de mil maneras el máximo rendimiento del motor, parece lógico explorar la posibilidad de reducir lo más posible cualquier pérdida de la potencia producida.

Y además porque no se trata de poca cosa, sobre todo si hablamos de las ruedas. Baste pensar que si éstas no estuvieran y nuestros coches avanzaran mediante levitación magnética, la resistencia al avance del coche se reduciría a la mitad.

De hecho, en la actualidad las ruedas no hacen más que malgastar energía: durante la mayor parte del tiempo mueven aire inútilmente, limitándose a refrigerar los frenos cuando éstos están sometidos a un trabajo intenso.

En cambio, en el proyecto 4A las ruedas se convierten en un elemento activo capaz de dar energía a los flujos de aire en la estela; esto mejora las características aerodinámicas del vehículo, ya que crea una especie de prolongación fluida de la forma del coche.

CÓMO ESTÁN HECHAS
La idea (patentada) sobre la que se basa el proyecto 4A es sencilla y fascinante. Si las ruedas están en movimiento, ¿por qué no aprovechar entonces este movimiento como fuente de energía adicional?

De aquí la decisión de realizar las llantas traseras de manera que aspiren el aire y lo transporten a través de conductos especiales hacia la parte trasera del automóvil. Así, se modifica la estela del coche en movimiento, dándole una forma más compacta y simétrica.

Sin embargo, por sí solas las ruedas no aportan ventajas. Para desarrollar su función deben estar montadas en un coche con un fondo y unos laterales adecuadamente carenados, y con una parte trasera truncada, a fin de que la estela del vehículo adopte una forma correcta desde el punto de vista aerodinámico.

VENTAJAS
Los test para probar la validez del proyecto 4A han sido efectuados en un prototipo derivado de un Fiat Punto, modificado de manera que se conserve su longitud total. Los resultados son muy esperanzadores.

En el túnel del viento, el Cx se ha reducido de 0,33 a 0,27. Este dato, confirmado por las posteriores comprobaciones realizadas en la pista, cuantifica en un 15% la reducción de la resistencia al avance realizada con las ruedas aerodinámicas.

Una ventaja que para el cliente se traduce en primer lugar en un menor consumo de combustible: desde el 2,4 al 10%, a medida que la velocidad crece; y en una mayor velocidad punta, de 145 a 158 km/h (+9%).

Esta entrada fue publicada en Fiat, Seguridad en coches. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario