Sebastian Loeb y Daniel Elena Finalizan la temporada con victoria en el Rally de España

 

 

 

 

 

 

Sébastien Loeb, Daniel Elena y el Citroën Total World Rally Team han finalizado la presente temporada como la empezaron, en el escalón más alto del podio. Las estadísticas reflejan que este Rally de España supone la 76ª victoria de la pareja franco-monegasca, y la 90ª de Citroën en WRC. Muy regulares y rápidos a lo largo de todo el fin de semana, Mikko Hirvonen y Jarmo Lehtinen acabaron terceros. Se acaba un año excepcional para la marca que logra su octavo título de constructores y su primer doblete en el Campeonato del Mundo de Pilotos gracias a Sébastien Loeb, que logra su noveno título consecutivo, y Mikko Hirvonen.

Habiendo acumulado medio minuto de ventaja sobre Jari-Matti Latvala tras la segunda etapa, Sébastien Loeb y Daniel Elena podían afrontar la última etapa de la temporada con relativa tranquilidad. Los tramos de Riudecanyes, Santa Marina y La Serra d’Almos estaban casi secos y los DS3 WRC del Citroën Total World Rally Team utilizaron los neumáticos Michelin Pilot Sport duros para el primer bucle.

Mientras que Dani Sordo daba espectáculo logrando los mejores tiempos, Seb controlaba la carrera calcando sus cronos sobre los de Latvala. Después de 46 km de especiales, el nueve veces Campeón del Mundo, sólo había cedido 2,3 segundos a su perseguidor finlandés. “Es verdad que Dani va muy fuerte, quiere demostrar que sigue siendo tan rápido como siempre. En lo que a mi respecta trato de guardar un buen ritmo sin cometer errores. De momento todo va bien, pero no me gusta pilotar así. Me llevo más sustos que cuando vamos totalmente al ataque”, comentaba Seb en la asistencia.

De La misma forma, Mikko Hirvonen administraba perfectamente su tercer puesto frente a Ott Tänak y Mads Østberg. “La situación está controlada, mantuvimos un ritmo bastante constante a lo largo de la mañana. Nos llovió en la especial más larga y Tänak cometió un pequeño error. Eso nos ha hecho las cosas más fáciles. No asumo riesgos, pero no me desconcentro”.

En esta zona de la Costa Dorada, aparecieron nubarrones por lo que los Citroën comenzaron el segundo bucle con una combinación de ruedas blandas y duras. En la ES16, Sébastien Loeb perdía cuatro segundos al pinchar un poco antes de la llegada. Se esperaba mucha lluvia en la ES17, y finalmente sólo cayeron algunas gotas. Cuidando sus neumáticos en estas condiciones, Seb y Mikko cedían buena parte de sus respectivas ventajas. Sólo quedaba una especial de 4,11 km y la clasificación no cambiaba en este último tramo.

“Gracias a todos. Estoy muy contento de acabar la temporada y casi mi carrera en los rallys con una victoria”, decía Seb al equipo por radio. “Una vez más hemos tenido que luchar. Las condiciones meteorológicas eran imprevisibles y no nos han facilitado las cosas. Ha sido un éxito que saborearemos todos juntos. Gracias por todo lo que hemos vivido. Una página se cierra pero otra se abre delante nuestra”.

Habiendo acabado todos los rallys, y siendo este el décimo podio de la temporada, Mikko Hirvonen también tenía la sensación del deber cumplido: “Hemos mejorado bastante en asfalto, y ese era mi principal objetivo este fin de semana. Ya hemos terminado nuestro primer campeonato del mundo con Citroën. Creo que podemos estar satisfechos de lo que hemos hecho. Ahora ya estamos pensando en 2013”.

“Este rally era extremadamente complicado. Primero una jornada sobre tierra que se desarrolló en condiciones imprevisibles”, decía Yves Matton, Director de Citroën Racing. “Esa etapa era más de supervivencia que de pilotaje. Hemos visto a muchos pilotos cometer errores, pero Seb y Mikko han demostrado su inteligencia y visión de la carrera para salir airosos. Sabían que sobre asfalto las cosas iban a ir mejor y controlaron la situación como había que hacerlo. Estamos muy contentos de dar a Michelin su victoria número 250 en WRC en una prueba disputada sobre tierra y asfalto”.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario