SEAT TOLEDO CON CONTROL DE CRUCERO ADAPTATIVO AVANZADO La electrónica permite una conducción más fácil

SEAT trabaja en distintos proyectos para aumentar el confort y la seguridad de los modelos que componen su gama. La última labor en este campo es un prototipo del SEAT Toledo equipado con un sistema de control de velocidad de crucero adaptativo (ACC) avanzado. Este sistema aporta muchas ventajas que, facilitan la conducción en gran medida y además aumentan de forma considerable la seguridad de marcha.

Desarrollado por el Centro Técnico de SEAT, el ACC, además de regular la velocidad de crucero, controla de forma automática la distancia respecto al coche que circula por delante, reconoce las señales de tráfico, las líneas que delimitan los carriles y, junto con el sistema de navegación, adecuar la velocidad al trazado de la carretera.

En comparación con un Toledo normal de serie, el prototipo presenta algunas modificaciones. Los faros delanteros, sin variar su forma exterior, incorporan dos sensores láser que se utilizan para la función de control de la velocidad de crucero y una cámara situada entre el espejo interior y el techo que sirve para el reconocimiento de señales y límites de carril.

Funciones avanzadas del Toledo con sistema ACC

– “Stop&Go”. El sistema ACC avanzado permite que el vehículo, de forma automática y mediante un sensor, disminuya la velocidad al detectar un coche que circula más despacio por delante y recupere la marcha inicial programada cuando éste ya no se encuentre en la trayectoria.

– Reconocimiento de límites de velocidad. El sistema de detección de señales de tráfico mediante cámaras es otra de las funciones del ACC avanzado. El conductor recibe la información sobre la velocidad máxima permitida por medio de voz y visual a través del cuadro de instrumentos. Como opción, el coche también adapta su velocidad a la máxima que indica la señal de tráfico.

– Control para mantener la trayectoria. Gracias a un sistema de reconocimiento de imágenes, es posible detectar de forma fiable los bordes del carril. En esta función, una unidad electrónica calcula la distancia entre el coche y las líneas del carril. En el futuro, un aviso acústico o una vibración del volante alertará al conductor en caso de abandonar la trayectoria.

– Control de velocidad en curva. Una de las principales limitaciones de los actuales sistemas ACC se presenta al trazar curvas cerradas. En estos casos, el coche que marcha por delante puede quedar fuera del campo de visión del sensor y éste también puede reconocer un vehículo que circula en sentido contrario y que no es relevante en nuestra trayectoria. Estos inconvenientes se solventan mediante los dispositivos de reconocimiento de las líneas del carril y el sistema de navegación predictiva. Gracias a los primeros, el coche reconoce continuamente los bordes de la carretera, mientras que el segundo permite ajustar la velocidad del vehículo a las condiciones de la carretera mediante una serie de parámetros adicionales incluidos en el CD de navegación.

Esta innovación técnica, todavía en fase de desarrollo, ha merecido el reconocimiento de la Sociedad de Técnicos de Automoción (STA), demuestra el continuo esfuerzo que realiza el área de Investigación y Desarrollo del Centro Técnico de SEAT en Martorell para seguir dotando con la tecnología más avanzada a los futuros productos de la marca española.

Esta entrada fue publicada en Seat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario