SEAT ALTEA FR Más potente y deportivo

SEAT aumenta el carácter deportivo del modelo Altea presentando en el salón de Frankfurt el prototipo de la futura versión FR. Este vehículo es el primer FR dentro de la nueva generación de productos de la marca española y su versión definitiva llegará al mercado en el primer trimestre de 2006.
Las unidades FR responden perfectamente a las solicitaciones que transmiten los clientes de la marca que, mes a mes, ponen de manifiesto sus preferencias por los coches de carácter más deportivo.
Las versiones FR se distinguen del resto de la gama por su diseño, motorizaciones y detalles de acabado específicos. A simple vista se identifican fácilmente por los parachoques exclusivos, las llantas de aleación, los retrovisores exteriores en color plata y la doble salida pulida del tubo escape.
La llegada del nuevo Altea FR supone una nueva propuesta para la gama FR, una opción con prestaciones aún más deportivas al incorporar el nuevo propulsor 2.0 TDI de 170 CV
(125 kW) de cuatro válvulas por cilindro, la mecánica Diesel más potente de la historia de SEAT.
Una apariencia distintiva
Basta echar un vistazo al prototipo del Altea FR para que se despierten las emociones deportivas. Su acentuada forma en cuña, sus proporciones compactas y detalles de acabado le confieren un aspecto sugerente y extrovertido, a la vez que elegante y deportivo.
El exterior del Altea FR destaca por el contraste entre los dos colores de la carrocería (plata y negro) y por las llantas de aleación cromadas de 18 pulgadas, de cinco radios dobles, que acogen unos neumáticos de medida 225/40.
Todo el coche está pintado en color plata, excepto el techo, la moldura del capó, las molduras del montante A que cubren los limpiaparabrisas y las carcasas de los faros, elementos que van pintados en negro brillante.
Visto lateralmente, lo que más llama la atención es el gráfico adhesivo con la sigla “FR” que hay en cada lateral del vehículo. La letra “F” negra y la “R” roja abarcan desde el montante B hasta el C, con una altura que va desde la base de las puertas y hasta justo por debajo de las manetas. Este adhesivo es propio del prototipo y la versión de serie no lo incorporará.
Los retrovisores exteriores, a juego con el color de las llantas, son cromados. En el lateral también localizamos las siglas “TDI” debajo de los intermitentes laterales, con las tres letras de color rojo que identifican a la versión Diesel más potente del modelo.
El frontal del SEAT Altea cobra una nueva expresión con la llegada de la versión FR, gracias al nuevo parachoques de diseño específico. De la zona delantera también destaca el tamaño de la calandra, que mejora la capacidad de refrigeración del radiador y sitúa en el centro el logotipo de la marca.
En la parte baja del frontal sobresalen las rejillas de aireación en forma de nido de abeja, que aumentan la imagen dinámica del Altea FR. Estas amplias tomas de aire mejoran tanto la ventilación interior como la refrigeración de los frenos.
La zona trasera transmite una imagen de gran robustez gracias a la forma del nuevo parachoques. A la derecha del portón se ubica el logotipo FR que identifica a esta nueva versión del modelo.
La estampa deportiva del nuevo Altea FR se completa con la doble salida de escape con tubos pulidos de 70 milímetros de diámetro.
Exclusivo acabado interior
El equipo de diseñadores de SEAT ha trabajado de forma meticulosa en el interior del prototipo, empleando materiales de gran calidad y aplicando las últimas tecnologías. El resultado obtenido es un habitáculo emocional, deportivo y que prolonga las sensaciones que transmite el exterior.
El interior destaca por los elementos en plata Ona y los componentes revestidos en piel. En color plata van el imperial del techo, los asideros, el portagafas del lado del conductor y el grabado técnico que presenta la guantera y toda la zona del tablero próxima al conductor y acompañante, un acabado de aspecto deportivo y visualmente muy atractivo.
Por su parte, en piel van tapizados los cuatro asientos independientes de diseño deportivo, con la parte superior del respaldo en tejido con el logo FR bordado. También van forrados en piel los cinco apoyacabezas, el volante, los paneles de las puertas, la funda de la palanca del cambio de marchas, la del freno de mano y la capilla que cubre el cuadro de instrumentos. Todos estos elementos presentan un cosido de color gris.
El logotipo FR, además de ir bordado en el respaldo de los asientos, lo localizamos serigrafiado en el cuadro de instrumentos, en el pomo del cambio y en forma de pequeño “pin” en el volante. En el cuadro de instrumentos, el logo FR se halla en la esfera central, la del cuentarrevoluciones. A la derecha de esta esfera está la del velocímetro y a la izquierda se ubica la que alberga la pantalla multifunción y los indicadores de nivel de gasolina y temperatura del agua. Los números de las esferas son negros sobre fondo de color blanco.
El volante del Altea FR lleva en cada lateral una hendidura para facilitar su sujeción y presenta en la parte inferior una inserción en aluminio que incluye un pequeño pin “FR” a la altura del brazo central.
El pomo y la palanca de cambios también se han diseñado exclusivamente para este prototipo. La palanca va revestida en piel y el pomo lleva la parte superior en plata con el esquema de las marchas serigrafiado y la sigla FR.
El Altea FR, al igual que el resto de la gama, también incorpora el desplazamiento longitudinal de los asientos traseros.
Nuevo motor 2.0 TDI de 170 CV (125 kW)
Las buenas de prestaciones del Altea FR están aseguradas gracias al nuevo motor 2.0 TDI de cuatro cilindros con cuatro válvulas por cilindro, cuya potencia de 170 CV se transmite a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades. El rendimiento obtenido es digno de un deportivo pura sangre y con un aprovechamiento máximo de cada gota de gasóleo.
Este nuevo motor, evolución tecnológica del propulsor 2.0 TDI de 140 CV, alcanza una potencia de 125 kW a 4.200 rpm y un par máximo de 350 Nm entre 1.800 y 2.500 rpm.
Esta mecánica se ajusta a los mínimos exigidos por la fase EU4 del control de emisiones de la Unión Europea y permite al Altea alcanzar los 208 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos. Todo ello con un consumo de combustible en ciclo extraurbano de sólo 6,1 litros a los 100 km recorridos.
La evolución del motor 2.0 TDI viene marcada por el nuevo sistema de inyección PPD (Piezo-Pumpe-Düse), un nuevo sistema de cierre de los conductos de admisión y la incorporación, por primera vez en un vehículo SEAT, del sistema DPF (filtro de partículas). Estas tres novedades son los puntos más importantes del nuevo motor de 170 CV respecto al actual propulsor 2.0 TDI de 140 CV.
Nuevo sistema de iluminación inteligente
El prototipo del Altea FR incorpora faros de xenón bifunción adaptativos (AFS), que se adaptan al trazado de la carretera.
Este sistema de iluminación inteligente, además de proporcionar las ventajas del xenón para luz de cruce y luz de ruta, utiliza la respuesta de diversos sensores y su procesado en una centralita electrónica especializada para adaptar el giro de las ópticas en función del radio de las curvas y la velocidad de marcha, buscando en todo momento la iluminación más adecuada. De este modo, el sistema aumenta la sensación de seguridad y confort en la conducción nocturna.
Además, los faros también cuentan con un dispositivo que regula de forma automática y dinámica el alcance de los mismos. Mediante dos sensores y una electrónica de cálculo, la posición del haz de luz se ajusta de forma automática y dinámica en función de la carga y también en aceleraciones y frenadas. Esta funcionalidad dinámica proporciona una gran seguridad en situaciones bruscas de aceleración y desaceleración. El sistema funciona tanto con las luces de cruce como de carretera.
Esta entrada fue publicada en Seat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario