Se llama Musa el nuevo MPV compacto de Lancia

En el 74° Salón del Automóvil de Ginebra debuta Lancia Musa, el nuevo monovolumen compacto que satisface las necesidades de quien quiere vivir la vida con gusto y elegancia sin renunciar a lo práctico. Se trata de un modelo alto y aerodinámico, espacioso y versátil, que se distingue por su elegancia rica pero sin ostentaciones, por su estilo moderno y refinado. El lugar ideal para recibir a los propios pasajeros haciéndoles sentir como auténticos invitados, dedicándoles todas las atenciones y detalles típicos de la tradición italiana.

Teniendo en cuenta este aspecto el nombre “Musa” también recuerda la hospitalidad típica italiana. Estudiado por el grupo creativo de Turín “515”, “Musa” es un nombre italiano, suave y seductor, igual de italiana, suave y seductora que la capacidad que este automóvil tiene para crear un ambiente cálido, acogedor y refinado. La misma elegancia del grafismo del nombre: la letra “M” recuerda una “chaise longue”, símbolo de confort y bienestar. Cabe destacar que el logotipo de Musa, al igual que el de Ypsilon, ha sido desarrollado por “Carré Noir Italia”, empresa líder en el sector del packaging y diseño, con la cual Lancia confirma una positiva colaboración.

Acogedor y refinado hasta en el nombre, el Lancia Musa es un automóvil para vivir más que para conducir, un automóvil que evoca aquellos valores profundos y sinceros típicos de la hospitalidad italiana: buen gusto, calidez y generosidad. Para Lancia, son precisamente éstos los tres “secretos de la hospitalidad” sobre los que se basa el proyecto Musa.

Ante todo, este monovolumen compacto es “buen gusto”: en sus formas, elegantes y armoniosas; en la elección de los colores, cálidos y refinados; en el cuidado por los detalles, valiosos como la rejilla y las llantas bitono; y en los materiales preciados que se han utilizado, como la piel combinada con la microfibra.

Además, Lancia Musa es “calidez”, una sensación envolvente que transmite un ambiente cálido y acogedor, alegre y airoso. De ello son muestra algunos equipamientos exclusivos: desde el techo Skydome al climatizador automático dual y al equipo Bose Sound System. Un automóvil que permite el dominio del espacio, gracias al puesto de conducción elevado, a la modularidad, a la habitabilidad, a la ergonomía de los mandos y de los 21 huecos portaobjetos. El Lancia Musa, además, propone el “Dolce Far Niente”, el nuevo cambio manual que en el momento necesario se transforma en automático.

Para completar, el tercer y último secreto de la hospitalidad, el Lancia Musa es una muestra de generosidad. Monta dos innovadores propulsores Multijet (1.3 de 70 CV y 1.9 de 100 CV) y un brillante 1.4 16v de 95 CV; un extenso y estructurado equipamiento de serie que presta mucha atención a la comodidad y a la seguridad; y, concluye, con los servicios de Parure Lancia, el paquete exclusivo que permite ampliar una garantía contractual hasta el quinto año desde la fecha de matriculación o hasta un máximo de 120.000 Km.

Esta entrada fue publicada en Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario