SE INICIA LA PRODUCCIÓN DEL NUEVO AUDI CABRIO

El Audi Cabrio se fabrica en Rheine, en la renovada planta de Karmann, socio tecnológico de Audi, con una producción máxima de 105 vehículos diarios.

El nuevo Audi Cabrio, que será lanzado al mercado esta primavera, ha entrado en producción en una planta totalmente renovada: de todo lo que queda de la fábrica de Rheine, son los muros exteriores. Los 30.000 metros cuadrados interiores han sido totalmente reconstruidos para que la empresa Wilhelm Karmann GmbH, socio tecnológico de Audi, produjera el tercer modelo de la gama A4 en esa planta, que emplea a 1.500 personas.

Rüdiger Burda, responsable en Audi de la coordinación del proyecto para la producción del Audi Cabrio asegura que “la factoría fue construida específicamente de acuerdo con el sistema de producción Audi. La inversión en las instalaciones que incorpora la más moderna tecnología supera los 100 millones de Euros.

Audi decidió a principios de 1999 que la empresa Karmann construyera el nuevo Cabrio. “Hubo una razón prioritaria,” asegura Burda. “Había que producir un máximo de 105 unidades diarias. Un volumen tan elevado sólo puede ser integrado de forma parcial en una estructura de gran capacidad como la planta de Ingolstadt. A ello se suma el problema de la utilización de sistemas de producción diferentes, por lo cual no se podría haber montado el Cabrio en la misma línea de los modelos A4 berlina y Avant. Habría requerido una inversión en la infraestructura de la planta para solventarlo”.

Por ello, Audi eligió a Karmann como socio tecnológico en la producción del nuevo modelo. La decisión se apoya en la excelencia y tradición de esta empresa en la fabricación de modelos Cabrio. La planta de Rhein ya montó más de 12.000 Audi Cabrio entre 1997 y 2000, año en el que se finalizó su producción. De este modelo se fabricaron y matricularon un total de 72.000 unidades.

Dado que el desarrollo del nuevo Audi Cabrio se había realizado en Karmann, todos los Departamentos de Audi y Karmann involucrados colaboraron de forma intensa, con el principio tecnológico de ingeniería simultánea. Para la producción del Cabrio se estableció el mismo criterio que se aplica en todas las plantas Audi. Los controles de calidad, sistemas de prueba, aprobación de producto, auditoría y estructura de montaje responden a las directrices de Audi, de acuerdo con la filosofía empresarial: “Un nombre, un estándar, en todo el mundo”.

Aún así, la producción del Cabrio es ligeramente diferente. Por ejemplo, el área de montaje de Ingolstadt esta totalmente automatizada, mientras que en Rheine la carrocería del Cabrio se monta con un sistema semiautomático. Burda lo define: “En comparación con el modelo berlina o el Avant, el volumen del Cabrio no es lo suficientemente elevado para un automatismo total. Además, su carrocería incorpora numerosos refuerzos adicionales para conseguir la máxima rigidez estructural. La soldadura de estos refuerzos se realiza manualmente”.

En Rheine hay tres turnos de trabajo. Cuarenta robots realizan la soldadura y unión de las piezas más importantes -secciones laterales, sección inferior, marco del parabrisas-, así como de las puertas y compartimento de capota en áreas de trabajo semiautomáticas. Cada carrocería pesa 450 kg, y consta de 110 piezas soldadas, con 6.250 puntos de soldadura, 35 metros de unión continua de junturas y otros 11 de junturas soldadas por arco en atmósfera inerte. Antes de que las partes individuales de carrocería sean montadas en la línea de acabado, el conjunto pasa por una estación de control. Si las estrictas tolerancias no se cumplen, se soluciona antes de que la carrocería deje la línea de montaje.

Las carrocerías acabadas son posteriormente transportadas en camiones a la nueva planta de pintura montada por Karmann en la cercana localidad de Osnabrück, en el que se sólo se utilizan pinturas con base de agua. Una vez pintadas y con el tratamiento de sell ado de cavidades realizado, las carrocerías vuelven a Rheine, en donde se almacenan. Desde allí se introducen de forma secuencial en el proceso de montaje final, que se realiza en cinco áreas de trabajo en cuatro salas de producción. El proceso de montaje final es similar al de otras plantas Audi. La única diferencia es la incorporación de la capota. Karmann las provee ya terminadas (en tres tonalidades diferentes) desde su planta de Osnasbrück a las líneas de montaje de Rheine.

La producción en serie del nuevo modelo se inició el pasado 14 de enero. En el momento de su lanzamiento, la capacidad de producción funcionará al máximo, ya que se han recibido nada menos que 2.000 órdenes de compra de este modelo que será la “punta de lanza emocional” de la gama Audi.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario