SE INICIA LA COMERCIALIZACIÓN DEL AUDI A3 2.0 TDI CON CAMBIO AUTOMATIZADO DEPORTIVO DSG

A mediados de octubre se ha iniciado la comercialización en la red de concesionarios de Audi el A3 2.0 TDI con la caja de cambios automatizada deportiva DSG, de seis velocidades. Se trata del primer diesel en equipar este tipo de transmisión revolucionaria, que ha merecido los elogios unánimes de la prensa especializada, después de las pruebas realizadas en el A3 3.2 V6 250CV quattro y en otros modelos de la gama Audi.

La nueva caja de cambios DSG es otro paso de la marca en su liderazgo tecnológico y reúne en un mismo sistema los beneficios de una caja manual y las mejores cualidades de los cambios automáticos más innovadores. La suavidad de manejo junto con la rapidez de funcionamiento que tiene permiten una conducción muy confortable y, a la vez, una eficacia digna de los mejores vehículos de competición. Como ejemplo práctico, destacar que la aceleración de 0 a 100 km/h del Audi A3 2.0 TDI equipado con este cambio automatizado mejora en 0,1 segundos en relación a la versión de caja manual, algo que ninguna otra caja de estas características ha conseguido hasta el momento.

El cambio DSG (Direct-Shift-Gearbox) funciona de la siguiente forma: Por medio de la utilización de un doble embrague multidisco, con un ingenioso sistema de control, se pueden engranar dos marchas al mismo tiempo. Operativamente sólo entra una de ellas, pero cuando se alcanza el punto de cambio hacia la siguiente relación, ésta queda preseleccionada, si bien el embrague la mantiene en stand by. El proceso de cambio de marcha activa el embrague de la marcha preseleccionada y detiene al mismo tiempo el otro. El cambio de marcha se realiza en plena carga y en un tiempo récord (2 décimas de segundo), con el resultado de que se mantiene un flujo de potencia permanente.

El origen de esta avanzada tecnología de caja de cambios hay que buscarlo en la competición, cuando Walter Röhrl lo probó con éxito en el Audi Sport Quattro S1, en 1985. Ahora, a los beneficios propios de la extraordinaria velocidad de funcionamiento, se unen toda una serie de ventajas para la utilización cotidiana, que han derivado en su producción en serie, como ya ha ocurrido anteriormente con otros sistemas nacidos de las actividades deportivas de la marca.

En el modo automático, el conductor puede cambiar desde la posición “D” a la deportiva “S”, en la que la caja actúa con mayor rapidez, alarga el momento del cambio al subir las marchas y lo acorta al reducir a una inferior. La función “one-touch”, a la que se accede a través de las levas situadas en el volante, permite pasar al modo manual de forma puntual, aún cuando se circule en modo automático “D” o “S”.

El “launch control”, finalmente, es un sistema de serie de salida rápida, que entra en funcionamiento desconectando el ESP y llevando el selector de cambio al programa “S”, a la vez que se pisa el freno. Al acelerar a fondo (sin soltar el freno) el motor alcanza el régimen de par máximo y, cuando se suelta el freno, el vehículo acelera utilizando toda la potencia de golpe, en un concepto tecnológico similar al de los monoplazas de Fórmula 1.

El nuevo Audi A3 2.0 TDI con caja de cambios automatizada deportiva DSG desarrolla una potencia de 140 caballos, a 4.000 rpm., y obtiene su par máximo de 320 Nm entre las 1.750 y las 2.500 vueltas. La velocidad máxima es idéntica a la de la versión con cambio manual, 207 km/h, pero su aceleración de 0 a 100 km/h es ahora de tan sólo 9,4 segundos, una décima más rápida. Y todo ello, con un consumo medio de 5,7 litros por cada 100 kilómetros.

El A3 2.0 TDI DSG se comercializa en los habituales acabados Atttraction, Ambition y Ambiente. Los precios de venta son los siguientes:

Modelo PVP en Euros

Audi A3 TDI 2.0 140 CV Attraction con DSG de 6 vel. 27.670,00

Audi A3 TDI 2.0 140 CV Ambitio n con DSG de 6 vel. 29.520,00

Audi A3 TDI 2.0 140 CV Ambiente con DSG de 6 vel. 29.400,00

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario