SALON DE FRANCFURT 2009 – NUEVA CAJA DE CAMBIOS Y NUEVO DISEÑO EN EL CITROËN C.CROSSER: REFINAMIENTO Y MAYOR ATRACTIVO

Con la llegada de la nueva caja de cambios mecánica pilotada de doble embrague DCS (Dual Clutch System) y las evoluciones en el acabado interior, el Citroën C.Crosser ofrece a sus usuarios una notable mejoría en agrado de conducción y confort. Esta nueva caja de cambios aporta un agrado de conducción y un confort excepcionales en todas sus configuraciones. Se ofrece como una alternativa a la caja de cambios tradicional en la motorización HDi 160 FAP. El nuevo acabado interior, con nuevos revestimientos y un cuadro de instrumentos con grafismos revisados, mejora la calidad percibida, logrando un mayor atractivo y refinamiento para los usuarios. Se dejará ver la semana que viene en el Salón de Francfort y se comercializará en nuestro país durante el último trimestre del año.

NUEVA CAJA DE CAMBIOS: MÁS PRESTACIONES CON UN CONSUMO ÓPTIMO
 
La nueva caja de cambios del Citroën  C.Crosser es una primicia para la marca.

Denominada DCS o “Dual Clutch System”, se trata de una caja de cambios mecánica robotizada que utiliza 2 embragues. El agrado de conducción es muy similar al de una caja automática, con cambios de marcha imperceptibles y una gran facilidad de maniobra a baja velocidad, gracias al arrastre que se produce al levantar el pie del pedal del freno. Esta caja de cambios incorpora la ayuda a la salida en pendiente, que facilita los arranques y las maniobras sobre pendientes iguales o superiores a 5°. En ciclo mixto, el consumo de carburante es de 7,3 l/100 km y las emisiones de CO2 de 192 g/km.

Mandos de la caja DCS

El Citroën C.Crosser dispone de una palanca de cambios con distintas posiciones: una posición manual, deja al conductor la libre elección del engranado de las diferentes marchas y la posición “D”, que permite la gestión automatizada del cambio de marchas. Un selector, implantado detrás de la palanca de cambios, permite la elección entre dos modos de gestión para el cambio de las marchas: un modo “Normal”, que se activa por defecto al arrancar, y un modo “Sport”, que aporta un mayor dinamismo en los cambios de marchas. El modo manual, se acciona al mover transversalmente la palanca desde la posición “D”.

Por otra parte, se han implantado levas fijas detrás del volante, con subida de marchas en el lado derecho y bajada de marchas en el izquierdo. Al igual que la palanca de cambios, permiten realizar el cambio de marchas en modo manual. Además, también permiten regresar al modo automático pulsando la leva “+” durante un tiempo prolongado.

Funcionamiento de la caja de cambios DCS

La caja de cambios DCS dispone de seis marchas. Está compuesta por dos semi-cajas tradicionales, cada una de ellas con su propio embrague. La primera semi-caja engloba las marchas impares: 1ª, 3ª y 5ª además de la marcha atrás. La segunda incluye las marchas 2ª, 4ª y 6ª. La originalidad del funcionameinto reside en el hecho de que en la mayor parte de las fases de funcionamiento hay 2 marchas engranadas, una en cada semi-caja.

Cuando se engrana una marcha, el calculador determina qué relación debe ser la siguiente en ser preseleccionada y la engrana. En el momento oportuno, el primer embrague se abre mientras que el segundo se cierra. Esta última maniobra permite cambios de marcha casi instantáneos, sin ningún tirón, puesto que no hay ruptura de par. El cambio de marcha resulta imperceptible, tanto para el conductor, como para los pasajeros.
Si la marcha preseleccionada por el calculador no es la adecuada (por ejemplo durante una aceleración media, si el conductor decide reducir una marcha para conseguir una aceleración vigorosa), el retraso hasta que se produce el cambio se alargará ligeramente, pero la rapidez y el confort de este no cambia en absoluto.

El confort de funcionamiento es comparable al de una caja automática, ya que, al levantar el pie del pedal del freno, se produce un arrastre que facilita mucho las maniobras a muy baja velocidad.

Con el fin de mantener un volumen y un peso razonables, las dos semi-cajas están instaladas en un eje común, al igual que los dos embragues, alimentados con un baño de aceite para transmitir el par entregado por el motor HDi 160 FAP.

El sistema de mando de los embragues y el mando de los cambios de marcha están gestionados por un sistema hidráulico controlado por un ordenador, que maneja los accionadores de ambos dispositivos.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario