Rostros sobre ruedas: Las caras de los coches

ImageHa pasado holgadamente el siglo desde que los primeros coches empezaran, casi por casualidad, a mirarnos fijamente con un par de faros esféricos a los lados de un radiador. El frontal ha sido y será siempre el “espejo del alma” de cualquier medio de transporte sobre ruedas. (imagen Mazda pokemon)

No en vano, si bien antes sólo los muy aficionados al mundo del automóvil reconocían los coches como si fueran personas, hoy en día al ver el frontal o la trasera de un coche se usa cada vez más la misma parte del cerebro que reconoce rostros humanos. De ahí que un coche recién salido al mercado nos parezca un desconocido, mientras que los coches que nos gustan se sientan como amigos o conocidos.

Los diseñadores, bajo el mando del departamento de márketing, pueden producir muchas variaciones y combinaciones de éstas poses, y tan sólo hace falta echar un vistazo a la calle para notar que las negativas también son mayoría en los coches.

Los frontales agresivos llevan un tiempo estando de moda, aunque comparten cartel con los coches simpáticos, tanto en su expresión como con el medio ambiente, que probablemente abundarán el futuro. El mensaje subliminal que éstas fachadas envían sobre la marca depende de milimétricos ajustes —cirujía plástica literal— en faros, parrilla, logotipo, parachoques, entradas de aire, y las proporciones, tamaño y posición de todos éstos elementos. Igual que la fisonomía de una cara humana ¿no creéis? Ahora deteneos a pensar de qué humor está vuestro coche hoy.

Esta entrada fue publicada en Coches Tuning. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario