Robert Riley’s XR3, un híbrido artesanal muy asequible

ImageRobert Riley es un ingeniero estadounidense que ha construído uno de los primeros híbridos artesanales, usando piezas disponibles en el mercado y de bajo precio.

El extraño vehículo de tres ruedas y corte futurista es un plug-in hybrid, el mismo concepto que Chevrolet usa en el Volt, un vehículo eléctrico de autonomía extendida donde el motor de combustión interna únicamente se encarga de recargar las baterías. Al contrario que el Volt o los Toyota Prius y Honda Insight el funcionamiento del XR3 es más sencillo.

El motor térmico propulsa únicamente las ruedas delanteras y el eléctrico únicamente las traseras. No hay más conexión entre los motores que el asfalto, únicamente se coordinan mediante el acelerador. Esto reduce significativamente los costes de fabricación y ofrece tres modos de funcionamiento: en modo combustión interna sólo el motor ultra-eficiente Kubota D902 propulsa al XR3. Es capaz de funcionar con gasóleo fósil y biodiésel, con un consumo medio de sólamente 1.88 litros/100 km.

ImageTal cifra se consigue gracias a una aerodinámica cuidada y un bajo peso: 671 kg. El siguiente modo de funcionamiento es completamente eléctrico. Las baterías de iones de litio del XR3 se pueden recargar en cualquier enchufe convencional en unas 2 horas y permiten una autonomía de unos 50 km. En modo híbrido las prestaciones son considerables, similares a las de un automóvil normal y la velocidad máxima alcanza los 130 km/h con un consumo combinado de 1.05 litros/100 km.

ImageSegún Riley, incluso conduciendo con el cuchillo entre los dientes en modo híbrido, el consumo no sobrepasaría los 1.57 litros/100 km. Pero el sistema también tiene desventajas, por ejemplo, no podemos recargar las baterías sobre la marcha mediante el motor de combustión interna ya que no hay conexión entre ellos, un Chevrolet Volt sí podría. Otro inconveniente es que no podemos comprarlo construído, debemos fabricarlo nosotros.

ImageA la venta se encuentra únicamente un DVD para Windows con los planos por 170$. En cualquier caso, la modularidad del XR3 es la clave, al poder construirnos un híbrido personalizado podemos experimentar con diferentes propulsores, diseños, modos de funcionamiento… En la web de Robert Riley se comenta por ejemplo que se puede sustituir el propulsor de gasóleo por más baterías y lograr una autonomía de más de 160 km o bien eliminar el sistema de baterías y dejar únicamente el propulsor, ahorrando mucho peso y más combustible.

ImageEn total, se puede construir un XR3 igual al de las imágenes por unos 25.000$. Si sustituimos las baterías de iones de litio por otras de ácido y plomo, más convencionales nos podemo ahorrar hasta 5.000$ y en última instancia, constuir un vehículo impulsado sólo por gasóleo no costaría más de 10.000$. Las posibilidades son muy amplias y sería una opción interesante en Europa, donde tendría que ser antes homologado por la UE.

Esta entrada fue publicada en Coches Tuning. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario