La segunda etapa del Rally Acrópolis: 769 km de recorrido, 169 cronometrados

La segunda jornada del Rally Acrópolis ha sido larga con una lucha incesante entre los cuatro aspirantes a la victoria. Aunque no han sido intocables, Sébastien Loeb y Daniel Elena se han colocado por delante de sus adversarios. Los ocho veces campeones del mundo cuentan con 6,5 segundos de ventaja sobre los segundos clasificados. A pesar del tiempo perdido en la última especial del día, Mikko Hirvonen y Jarmo Lehtinen todavía están en posición de podio con el segundo DS3 WRC del Citroën Total World Rally Team.

Tras la única especial disputada el jueves, los participantes del Rally Acrópolis se pusieron en marcha para atacar con valentía el segundo día. Una jornada con más de 16 horas de duración, un recorrido de 706 km de los cuales 169 eran de especiales cronometradas, con más de dos horas por las carreteras de montaña todavía mojadas por la lluvia caída durante la noche.

A las 6h53 los primeros pilotos se dirigieron hacia Aghia Marina. Sin más preámbulos, la lucha comenzó entre los principales del WRC: Loeb, Hirvonen, Latvala y Solberg. Sébastien Loeb, que marcó tres segundos mejores tiempos, se colocó líder tras la ES4, mientras que Mikko cedía la tercera posición a Petter Solberg.

Tras una rápida pasada por la asistencia remota instalada en el puerto de Itea, la lucha continuó con la misma intensidad en las faldas del Monte Parnaso. Subiendo el ritmo, Mikko Hirvonen y Sébastien Loeb marcaron los mejores tiempos en Bauxites 1 (ES5) y Drossohori (ES6). Este buen resultado permitió a Seb contar con 10 segundos de ventaja, mientras que Mikko le quitó el tercer puesto a Solberg.

Una nueva parada en Itea permitió a los equipos coger fuerzas para afrontar el asalto final. Sébastien Loeb pudo aguantar los ataques de Latvala y llegó a Loutraki líder. Aunque sólo pudo conseguir un “scratch”, el ocho veces campeón del mundo fue segundo ocho veces y de ellas cuatro a menos de un segundo del más rápido. “Este día tan largo ha sido complicado”, comentó Sébastien Loeb a su regreso a las orillas del mar de Corinto. “Más allá de lo largo del recorrido, han sido las condiciones con las que nos hemos encontrado en las pistas las que nos han complicado la tarea. Algunas zonas estaban totalmente secas y otras con barro. Todo el día hemos rodado con los Michelin Latitude Cross ‘H1’ duros, que han funcionado bien en todas las condiciones que nos hemos encontrado. Me ha gustado esta lucha por las décimas de segundo con Mikko, Jari-Matti y Petter durante todo el día”.

Sin embargo, Mikko Hirvonen perdió tiempo en la especial de Thiva 2 (ES9). Ahogado en el polvo de un participante que salió por delante de él, no pudo evitar un pinchazo que le hizo perder 24 segundos. Cuarto a 31,9 segundos de Solberg, Mikko no había dicho su última palabra a mitad del rally: “Es una pena terminar la jornada de esta forma, pero no estoy hundido”, comentó el finlandés. “El día ha sido largo, pero me siento bien. Voy a continuar atacando a Petter y nunca se sabe…. Lo que queda de rally es muy difícil, todavía no hemos visto nada”.

“Dejando a un lado el tiempo perdido por Mikko en la ES6, es gratificante para el deporte ver a cuatro pilotos luchar de esta forma”, comentó Yves Matton, Director de Citroën Racing. “El devenir de la etapa y las condiciones de las pistas ha hecho que las cosas cambien continuamente, pero aún así las diferencias son mínimas. Todos en el equipo estamos de acuerdo en decir que el rally se juega mañana con unas especiales rompedoras y abrasivas, más que las de hoy”.

AL-ATTIYAH Y NEUVILLE PASARON POR LAS TRAMPAS

A pesar del “handicap” que le supuso el orden de salida en los tramos, Nasser Al-Attiyah ha tenido una buena actuación en esta larga jornada. El catarí es séptimo de la general: “Ha sido complicado sobre todo en las primeras pasadas por los tramos, cuando la trayectoria no estaba bien marcada. Estoy contento por no haber cometido errores y tengo que felicitar al equipo que me ha ayudado a elegir bien los neumáticos. A pesar de estar acostumbrado, este día me ha dejado agotado”.

Thierry Neuville podría estar entre los cinco primeros de la general pero un eje de la transmisión roto en su DS3 WRC le hizo bajar hasta la undécima posición: “Hemos desmontado el eje de la transmisión antes de la última especial, los frenos no funcionaban correctamente, pero todavía seguimos aquí. Antes de que esto pasara, íbamos bien en los tramos, llegué incluso a hacer el segundo tiempo en la ES6. Estoy contento con el ritmo que llevamos cuando todo iba bien”.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario