RESTAURACIÓN SECCIONADA DEL PRIMER AUDI DE SEIS CILINDROS

Audi Tradition acaba de presentar un Audi 18/70 CV Type M, de 1925, restaurado como modelo seccionado por Fahrzeugrestaurierung Rosenow, situado en Glienick. “Acometer este proyecto ha sido de gran importancia para nosotros. El modelo seccionado aporta una perspectiva reveladora de la tecnología, la composición de los materiales, la artesanía y la capacidad técnica de la época”, subraya Thomas Frank, Director de Audi Tradition. Se decidió encargar la sección y restauración partiendo de un modelo original muy valioso y difícil de encontrar. Frank está entusiasmado por los resultados. “Se trata de una muestra de la artesanía en la automoción. Todos los detalles, por pequeños que sean, pueden verse con claridad. El Audi Type M es una pieza realmente llamativa y ocupará un lugar destacado en el museum mobile de Audi”.

El Audi 18/70 CV Type M de 1925 es una de las cuatro unidades que quedan en todo el mundo. En abril, la empresa Fahrzeugrestaurierung Rosenow recibió el encargo de desarrollar el proceso de sección y restauración de lo que fue el primer automóvil de seis cilindros en la historia de Audi. “Fue todo un reto artesanal”, subrayó en propietario de la compañía, Peter Spillner. La planificación, por ejemplo, resultó mucho más minuciosa que en otros proyectos de restauración convencionales. “El nivel de exigencia para todos los involucrados en el proyecto fue muy alto, coordinando sus esfuerzos carroceros, guarnicioneros y carreteros”, comentó el especialista en clásicos Spillner, que resumió: “Medio coche supuso el doble de trabajo”. Spillner y su equipo dedicaron cerca de 4.500 horas de trabajo a lo largo de tres años y medio para esta pieza tan especial. Aunque el chasis original estaba bien conservado, necesitó un repaso completo. El suelo se elaboró con cristal acrílico, para permitir una nítida visión de los componentes de su chasis. El elegante bloque de cilindros del motor de 70 CV se mantuvo intacto. “Habría sido simplemente imperdonable cortar esta verdadera joya de la mecánica en dos”, en palabras de Spillner.

La carrocería, originariamente construida por la empresa con sede en Zittau Gustav Winter, había sobrevivido, aunque estaba en condiciones lamentables. Tanto las piezas del bastidor de madera, paneles metálicos de la carrocería, como partes de las puertas y los bajos de caja formaron la base de la carrocería reconstruida. La estructura compuesta de madera y acero puede contemplarse con claridad en el modelo cortado. Los paneles metálicos de la carrocería se atornillaron al bastidor de haya para soportar la carrocería que posteriormente se pintaría.

Los mullidos de la tapicería están cortados para mostrar todo el trabajo realizado en el cuero. “El Audi Type M de 1925 ha sido nuestro proyecto de restauración más complicado y antiguo, de todos los que hemos acometido hasta la fecha, pero no hay nada que nos guste más de nuestro trabajo que un desafío tan especial”, resumió el restaurador Peter Spillner.

El gigantesco Audi 18/70 CV Type M fue una de las principales atracciones del Salón de Berlín de 1924. Es conocida la filosofía de Audi en la creación de vehículos técnicamente muy elaborados y de muy alto calibre. El motor de seis cilindros con bloque de aleación, distribución con árbol de levas en cabeza y frenos a las cuatro ruedas eran algunos de sus principales rasgos definitorios. El sistema de frenos respondía a un sistema híbrido, entre mecánico e hidráulico y el Audi Type M fue el primer automóvil que contaba con amortiguadores hidráulicos. La voluminosa carrocería del primer Audi de seis cilindros poseía una batalla de 3,75 metros. No obstante, Audi sólo construyó por sí misma el chasis. La carrocería, instalada sobre dicho chasis de acuerdo a un principio modular, fue construida por empresas como Winter, de Zittau, Hornig, de Meerane, Kathe, de Halle, y Gläser, con base en Dresden. La carrocería se ofertaba en cinco variantes diferentes: un turismo descapotable, una berlina Pullman, un Pullman landaulet, un Pullman convertible y un roadster convertible. La unidad restaurada es una berlina Pullman. En total, se construyeron 228 unidades del Audi Type M entre 1925 y 1928. Audi Werke expresó visiblemente su ambición de convertirse en el primer fabricante de Alemania. Así pues, a partir de 1924, todos sus coches adquirieron el número 1 como emblema en el radiador, con un termómetro de temperatura de refrigeración que resultaba visible desde el asiento del conductor en los modelos de mayor tamaño.

El Audi Type M de seis cilindros fue un coche innovador, aunque se le prestó poca atención al coste de su diseño y producción. Como resultado de ello, el Audi Type M resultó un vehículo sumamente interesante, pero no ayudó precisamente a reforzar la posición económica de la compañía.

Los cuatro aros de la insignia de Audi simbolizan las marcas Audi, DKW, Horch y Wanderer, que se unieron bajo el paraguas de Auto Union en 1932. Auto Union y NSU, que se fusionaron en 1969, contribuyeron de manera significativa hacia el desarrollo del automóvil. AUDI AG se constituyó a partir de Audi NSU Auto Union AG en 1985. Junto a las dos marcas tradicionales Auto Union GmbH y NSU GmbH, Audi Tradition vela por la profunda y diversa historia de Audi y la divulga. El museum mobile del Audi Forum de Ingolstadt abre diariamente de lunes a domingo entre las 9 y las 18 horas.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario