Regreso de una leyenda: El Scirocco vuelve a Nordshileife.

Con su participación en las 24 horas de Nürburgring, Volkswagen afronta de nuevo uno de los retos más importantes del automovilismo mundial. La carrera de resistencia que se disputa en el legendario trazado de Nordschleife es una de las pruebas más exigentes en términos de pilotaje y tecnología. Este año, los 200.000 espectadores que siguen la prueba a lo largo de los 25,378 kilómetros del trazado, serán testigos del reencuentro de dos leyendas: Volkswagen regresa al Nordschleife con la versión de carreras del Scirocco.
Volkswagen participará en esta clásica prueba, que se disputará el 24 y 25 de mayo, con tres coches oficiales. “La participación del nuevo Scirocco, en la que es posiblemente la carrera más dura del mundo del automóvil, es un proyecto exigente y excitante”, explica Ulrich Hackenberg, miembro del Consejo Directivo del área de desarrollo técnico. Hackenberg define el objetivo planteado para la carrera: “Nuestra meta sería que uno de los tres equipos repitiese el triunfo conseguido por el Golf GTI en 2007 y lograse la victoria en su categoría. Esta sería una forma excelente de apoyar el lanzamiento al mercado del modelo de calle”.

El Scirocco vuelve a la competición después de más de tres décadas

El Scirocco es un coche con una larga tradición. Hace 34 años se presentó el primer modelo y ahora, con su participación en la prueba a celebrar en el último fin de semana de mayo, cerrará también un ciclo ya que en 1976 el Scirocco fue el protagonista de una importante y exitosa trayectoria de Volkswagen en la competición de turismos.

Para el estreno en competición del Scirocco, Volkswagen ha compuestos tres equipos de pilotos de mucho nivel. El doble ganador de Le Mans Hans-Joachim Stuck, que ha sido representante de Motorsport en el Grupo Volkswagen desde principios de año, encabeza la lista de pilotos junto al bicampeón mundial de rallyes, Carlos Sainz. A ellos, se añade una interesante mezcla de pilotos de rally y circuitos, así como jóvenes talentos y algunos periodistas.

Junto a Sainz, se alinearán sus compañeros en el equipo de raids, Giniel de Villiers (RSA) y Dieter Depping (A), junto al piloto de Volkswagen Junior Jimmy Johansson (S) y los pilotos de competiciones de turismos, Florian Gruber (A) y Thomas Mutsch (A). Con ellos, estará el miembro del comité de desarrollo técnico de la marca, Ulrich Hackenberg. Los otros pilotos serán, Francois Verbist (B) y los periodistas alemanes Bernd Ostmann (auto motor und sport) y Matthias Malmeide (Grip-das Motormagazin).

Para Carlos Sainz, que junto a Michel Périn se acaba de adjudicar el Rally Centroeuropeo a los mandos del Volkswagen Race Touareg, la carrera en Nordschleife ofrece un agradable cambio para quien se está preparando intensamente. “Nunca he disputado una prueba de 24 horas y tengo muchas ganas de hacerlo. Sólo conocía el Nordschleife por lo que me habían contado de él, pero tras mis primeros entrenamientos ya sé de lo que me hablaban: este trazado es realmente uno de los desafíos más exigentes del automovilismo mundial. Estrenarme en él con un coche nuevo como el Scirocco es genial”, asegura Sainz.

Preparación profesional e intensiva para el “Día D”

En la preparación para esta carrera de 24 horas, Volkswagen no ha dejado nada al azar y pese a su apretado calendario ha preparado la prueba con la profesionalidad e intensidad habituales. Además del test de resistencia de 14 horas en el Motorsport Arena de Oschersleben, donde el Scirocco demostró su resistencia sin el menor contratiempo, el coupé completó sus primeras vueltas en el Nordschleife en unos entrenamientos celebrados a principios de mayo y también allí lo hizo bien desde el principio. “Desde el primer momento, el Scirocco se adaptó perfectamente a Nordschleife. El coche rodaba de maravilla en este trazado único y complicado” explica Nissen.

El piloto oficial Volkswagen Dieter Depping se mostró también gratamente sorprendido tras el entrenamiento en Nordschleife: “El Scirocco está funcionando de maravilla, con una gran facilidad de manejo. Esto es muy importante para los pilotos, especialmente en una prueba de resistencia con 220 coches en pista. Cuando menos debas concentrarte en tu propio coche, mejor”.

Además, para una mejor preparación en las 24 horas, los debutantes Sainz y de Villiers participaron junto a Stuck en una carrera de 4 horas en Nürburgring a los mandos de un Golf GTI R-Line.

“Pese ha que se haya realizado a conciencia, la preparación de la carrera no es definitiva ya que en una carrera de 24 horas puede pasar de todo, especialmente si el escenario es Nordschleife, conocido por sus sorpresas” asegura Kris Nissen.

El Volkswagen Golf, triunfador en 2007, participará con un motor de gas natural

Además de los tres Scirocco oficiales, Volkswagen alineará en la prueba un Golf propulsado por gas natural. La suspensión, carrocería y el motor son los mismos con los que el GTI logró el triunfo en su categoría 2007. Pero a diferencia del pasado año, el GTI R-Line del RSG Wolfsburg está propulsado por gas natural, genera 320 CV y será pilotado por los alemanes Thomas Klenke, Mario Merten, Kai Jordan y Peter Terting.

Volkswagen cuenta con una larga y exitosa tradición en el Nordschleife. El Golf que alineó Volkswagen Motorsport en la prueba del año pasado, finalizó octavo en la general y venció en su categoría de vehículos con motores turbo de dos litros. Además, el Golf de 300 CV fue el coche con tracción delantera mejor clasificado. Entonces, los pilotos fueron los integrantes del Volkswagen Junior, Jimmy Johansson y Florian Gruber, junto al especialista en rallyes Dieter Depping – todos ellos vuelven a contar con la confianza de la marca en esta prueba.

Desde el punto de vista tecnológico, el Volkswagen Golf sirvió como modelo de referencia: la versión de competición del nuevo Scirocco está basada en la tecnología utilizada el año pasado y como su predecesor, cuenta con un motor TFSI de dos litros y 325 CV.

Esta entrada fue publicada en Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario