Prueba: Seat Ibiza 1.9 TDI 105 CV Sport, primera parte

Image

El nuevo Seat Ibiza es un producto extremadamente importante para Seat. El 50% de las ventas totales de la marca corresponden al utilitario.

Este año tocaba su renovación completa y los de Martorell se han esforzado al máximo para ofrecer un coche que mejore a su predecesor en todos los aspectos, manteniendo los precios bajo control. El resultado, avalado por crítica y público es muy positivo: el nuevo Ibiza está a años luz de su predecesor.

ImageSus ventas van a ser cuantiosas, y puede que estés pensando en hacerte con un Ibiza o un utilitario similar. Esta versión combina practicidad con un toque estético deportivo y un amplio equipamiento. No me equivoco si afirmo que será una de las combinaciones de carrocería y motor que aglutinarán la mayoría de las unidades vendidas

Motor, transmisión e impresiones dinámicas

ImageBajo el capó del bonito Ibiza late un viejo conocido: el motor 1.9 TDI de 105 CV del Grupo VAG. El propulsor lleva dando guerra desde los años 90 pero no muestra signos de fatiga. Su habitual traqueteo intenso al ralentí se percibe amortiguado desde el primer momento, el aislamiento es desde luego superior a la ruidosa generación previa. Su potencia de 105 CV se alcanza a las 4.000 rpm y su par máximo de 250 Nm se entrega a 1.900 rpm.

ImageEl funcionamiento del motor es conocido: al contrario que la entrega de potencia progresiva del Honda Accord 2.2 i-DTEC, aquí tenemos una entrega de potencia brusca y contundente. Por debajo de 1.800 vueltas se muestra perezoso, hay que pisar con decisión el acelerador para una buena respuesta. Una vez superas las 2.000 rpm el turbo empieza a soplar con fuerza, mostrándose pletórico y contundente hasta las 4.000 rpm.

ImageA algunos les gustará este modo de funcionamiento y a otros no, pero en lo que todos estarán de acuerdo es en el bajo consumo de combustible del motor de bomba-inyección, menor que en un common-rail de igual cilindrada. En el recorrido de pruebas, carretera con fuertes desniveles y autopista, el consumo medio fue de 5.7 litros/100 km, un consumo ajustado teniendo en cuenta la conducción ágil efectuada, sin cortarme en absoluto con el acelerador.

ImageEn conducción por ciudad el consumo habría indudablemente aumentado, pero la prueba no incluyó tal tipo de conducción. Ciñéndose a los datos oficiales de consumo, su gasto medio de gasóleo es de 4.5 litros/100 km, y al ir equipado de serie con un filtro de partículas es más respetuoso con el medio ambiente. Gracias a sus emisiones de CO2 de 119 g/km, queda exento del pago del Impuesto de Matriculación, al igual que todos los Ibiza con motor diésel.

ImageEn cuanto a mi impresión de su dinámica he de decir que es positiva. El Ibiza estrena una nueva plataforma en el Grupo VAG, la misma que el futuro Volkswagen Polo usará. El “chasis ágil”, un concepto que engloba el tarado de suspensión, dirección y amortiguadores hace que el Ibiza sea realmente estable en carretera. En curvas el agarre es ejemplar, y en caso de que nos pasemos y se inicie un subviraje, el ESP corta de inmediato el desliz. El control de estabilidad es de serie en toda la gama.

Esta entrada fue publicada en Seat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario