Seguimos a vueltas con la bancarrota de Saab

Saab 9-3 2014

Parece que estemos viviendo un dejà vu o un simple capítulo de un libro que pensábamos ya estaba cerrado. Si echamos la vista atrás, todos veremos numerosos errores en la forma en la que General Motors se desprendió de Saab en su día. En el mes de mayo de este año, NEVS, la nueva propietaria de Saab, se vio obligada a detener la producción del nuevo Saab 9-3 Aero 2014 debido a un supuesto problema de liquidez.

Con el paso de los meses dábamos por hecho que este problema había sido superado, sin embargo, parece ser que ni mucho menos de la realidad y la situación vuelve a pintar muy negra. Y todo este lio ha venido generado por Labo Test, un proveedor directo de Saab que habría pedido al tribunal sueco que declare en quiebra a NEVS debido a la cantidad de dinero que ésta le debe.

Por lo visto, NEVS le debería algo más de 15.000 euros a Labo Test desde el mes de febrero y los propietarios de Saab no han mostrado ninguna intención de hacer frente a dicho pago pendiente. Según parece ser, podríamos definir esta situación con aquel dicho que cita “la pescadilla que se muerde la cola”. Un grupo de inversores denominado Qingbo no estaría cumpliendo con sus obligaciones contractuales con NEVS entre las que estaría la inyección de capital en Saab.

Por lo tanto, si a NEVS no le dan el capital que le habían apalabrado en su momento, ésta no puede hacer frente a los pagos que ha generado la actividad de Saab en los meses en los que la fábrica ha estado activa. Esperemos que solucione todo cuanto antes ya que en su día NEVS apostó muy fuerte por revivir a una de las marcas europeas más históricas.

Esta entrada fue publicada en Saab y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario