Primicia mundial, “Fiat Trepiùno”

El 74 Salon de Ginebra Fiat acogerà la presentacion en primicia del “Fiat Trepiùno”, un concept-car creado por el Centro Stile Fiat que representa un “retorno al futuro”. Este prototipo reinterpreta en clave moderna los automóviles que han marcado la auténtica motorización de masas en Italia.

El prototipo “Fiat Trepiùno” transmite de inmediato la idea de aspecto compacto. Esto es mérito de la sección lateral formada por varias capas superpuestas y por su techo “en forma casco” cuyas dimensiones, en planta, son considerablemente inferiores a las del lateral. Además, sus particulares proporciones y algunos rasgos estéticos le confierenun aspecto “simpático” pero, al mismo tiempo, una clara impresión de solidez y robustez.

Con una longitud total de sólo 3,3 metros, los diseñadores han alargado el habitáculo, obteniendo una forma agradable caracterizada por una destaca luminosidad en la vista lateral, por un capó muy corto y voladizos más allá de las ruedas reducidos al mínimo. Otra característica es el capó envolvente y curvado hacia los laterales, mientras una nervadura en forma de “omega”, tanto hoy como entonces, llena el frontal sin necesidad de embellecedores o franjas adicionales. Además, gracias al aspecto compacto y a las generosas dimensiones de las vías, el “Fiat Trepiùno” también destaca por un aspecto deportivo y dinámico.

En resumen, son muchas las referencias al pasado, pero con una particularidad: todos los elementos se vuelven a proponer en el “Fiat Trepiùno” sólo después de haber meditado sobre su efectiva necesidad a bordo de un automóvil moderno, revisando las funciones y los materiales, o incluso encontrando nuevos usos. Por ejemplo, engarzados en el frontal, los 2 faros delanteros están acompañados por 2 pequeños faros auxiliares y son la expresión de la tecnología más refinada. Los faros traseros, en cambio, funcionan con pantallas LCD, que visualizan de manera “gráfica” las indicaciones a seguir: de esta manera, la comunicación pasa del interior al exterior del automóvil.

Otro ejemplo de reinterpretación estilística la representa la famosa capota de tela de algunos supercompactos del pasado que hoy en el “Fiat Trepiùno” viene interpretada con un Sky-dome. Siguiendo una línea continua con el parabrisas, el cristal de grandes dimensiones ofrece una vista lineal y luminosa del techo, haciendo destacar las dos arcadas de los montantes.

Finalmente, la parte trasera propone en el “Fiat Trepiùno” un concepto de portón trasero con el umbral más alto y que integra la luneta y el alerón del techo. La solución adoptada se muestra muy práctica para las operaciones de carga y descarga de los objetos del día a día.

De la línea exterior a los interiores. Los diseñadores han prestado la máxima atención y cuidado de los detalles, sin perder nunca de mira la sencillez, que es el tema principal del nuevo automóvil. Sencillo no significa que sea “escaso”, sino que es un término que recoge una particular configuración estilística y constructiva extendida al “disfrute simplificado”.

De ello un habitáculo espacioso y amplio, un ambiente en el que vivir bien y a gusto todo el tiempo transcurrido a bordo del automóvil. Además de ser un lugar acogedor y protector gracias al amplio anillo que delimita todo el espacio interior.

La decoración la forman unos asientos delanteros de grosor mínimo, pero el confort es mejor del que se obtiene de los acolchados tradicionales. De hecho, están hechos de una capa de poliuretano suave que se completa con una estructura de poliuretano más rígido, creando de esta manera un “bocadillo” elástico y cómodo capaz de absorber todas las cargas y, sobre todo, no restar volumen y espacio.

Además, gracias a estos asientos, se obtiene un espacio de habitabilidad trasera que permite crear otras 2 plazas, esta vez obtenidas “animando” el respaldo y las banquetas de manera inteligente. Basta con pensar que los respaldos partidos se abaten hacia delante para crear la clásica extensión del vano de carga. También es posible girarlos hacia arriba para obtener así una cubierta que oculte a la vista la parte de maletero ampliado.

Todo ello permite configurar el interior en función de los diferentes usos del automóvil, además de acoger en los asientos traseros a personas de estatura elevada. Se trata de la característica configuración “3+1” que prevé el avance hacia adelante del asiento del acompañante, casi “engullido” por el salpicadero, que se amplía – a través de un proceso de transformación – y deja el espacio libre a las piernas del acompañante. De esta manera, aumenta el espacio a disposición de quien se sienta en el asiento trasero correspondiente. Resumiendo, gracias a las nuevas tecnologías de los materiales, el “Fiat Trepiùno” es el primer automóvil que supera las clásicas soluciones “2+2” de algunos cupés o spiders pero también las de muchos city-cars que limitan la habitabilidad a sólo 2 plazas delanteras. De hecho, el prototipo también introduce el concepto de “3+1” en los vehículos con espacio trasero reducido. Ello es mérito de una arquitectura innovadora, capaz de adaptarse a las necesidades de transporte más comunes y de satisfacer al mayor número de usuarios posibles: 2 plazas, 3 plazas, 3+1 plaza de emergencia. En síntesis, el prototipo Fiat “une” el maletero al salpicadero mediante una serie de transformaciones posibles, que representa un concepto de reconfiguración total del interior.

El salpicadero merece una mención aparte por la forma y la funcionalidad que ofrece. De hecho, el volumen del “Fiat Trepiùno” propone una solución innovadora y capaz de contener la estructura y los equipamientos de un salpicadero interior.

Dispone de 2 portaobjetos extraíbles “tipo cajón” en la zona superior y una consola central con mandos “táctiles”, basta con rozarlos para ver como una señal luminosa sigue los movimientos del conductor y recibe sus órdenes. En la misma consola se encuentra una pantalla de cristal líquido que visualiza el menú de otro mando táctil multi-función. Este mando está situado entre los asientos delanteros y puede utilizarse de manera intuitiva y simplificada sin bajar la mirada. La luz ayuda al conductor a tener una respuesta por cada operación realizada: desde la temperatura del aire acondicionado hasta la activación de los servicios principales. Otra aplicación de la luz está relacionada con la conducción nocturna y la percepción del habitáculo durante la misma, gracias a algunos leds escondidos en el piso y en los bolsillos de las puertas.

Un diseño original, pues, para responder a una nueva tendencia de consumo llamada “postmoderna”, es decir de la “cita” de formas y estilos del pasado reinterpretados en clave actual. De la moda a la música, de la decoración al estilo de vida: el término “postmoderno” recuerda a finales de los años noventa e inspira a los diseñadores de todo el mundo para sus colecciones. Una imagen que a aromas y colores de sabor retro, acerca símbolos, objetos y estilos realmente modernos. Una mezcla de pasado y futuro, una búsqueda estilística y constructiva que se aleja del producto de masa para alcanzar el objeto único.

Esta entrada fue publicada en Fiat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario