PRIMERAS PRUEBAS DEL NUEVO AUDI A4 DTM

Falta exactamente un mes para el inicio de la temporada 2007 del campeonato DTM, que se producirá el 27 de abril en Hockenheim. Y, de nuevo, nada menos que diez Audi A4 DTM pelearán por las posiciones de honor el en certamen, de los que cuatro serán coches de última generación. Estarán inscritos por Abt Sportsline y tendrán a sus mandos al sueco Mattias Ekstrom, el danés Tom Kristensen y a los germanos Timo Scheider y Martin Tomczyk.

Audi ha venido compitiendo oficialmente en el DTM desde la temporada de 2004. A pesar del restrictivo reglamento que rige en este campeonato, que deja a los ingenieros muy poco margen de maniobra, se ha hecho un trabajo de evolución constante y fructífero. La última generación del Audi A4 DTM, designado internamente en Audi Sport con el código “R13”, tiene bastante poco que ver con el “R11” con el que Audi conquistó el título en la temporada 2004.

Sigue vigente, eso sí, la filosofía de partida: El A4 DTM es un auténtico coche de competición que mantiene las líneas maestras de la carrocería del Audi A4. El chasis es una estructura multitubular construida a partir de aproximadamente 28 metros de tubo de acero de aviación. Por su parte, la posición del piloto se localiza en una célula de fibra de carbono prácticamente idéntica a la del monocasco de un Fórmula 1. Esta configuración garantiza un nivel de seguridad ciertamente elevado. El Audi A4 DTM está formado por aproximadamente 6.000 componentes, sin contar el motor y la caja de cambios. En el montaje de un coche entero partiendo de un set completo de piezas se invierten unas 50 horas de trabajo.

El Audi A4 DTM cuenta con un motor V8 a 90º con 4 litros de cilindrada que, en el caso de la versión 2007 ha sido sometido a un meticuloso proceso de evolución. Su potencia máxima prácticamente no ha aumentado, aunque ahora cuenta con un par máximo ligeramente superior, así como con una curva de rendimiento más favorable, algo en lo que ha tenido mucho que ver la reducción del índice de fricción entre sus componentes internos. En comparación con el coche de 2006, el centro de gravedad ha podido rebajarse también ligeramente, a base de reposicionar el propulsor. La caja que alberga el filtro de admisión, por su parte, cuenta con un nuevo diseño.

“El reglamento del DTM, bastante restrictivo, impide que las ganancias que se pueden conseguir sean muy significativas”, subraya el responsable de Tecnología de Motores de Audi Sport, Ulrich Baretzky. “Por eso es aún más llamativo el hecho de que año tras año hayamos ido pudiendo introducir pequeñas mejoras”.

Lo anterior es aplicable también a la aerodinámica y la suspensión. La nueva generación del A4 DTM que se estrenó en una pista privada de Almería a finales de febrero y que acaba de completar tres jornadas de pruebas en Barcelona es, a primera vista, fácilmente distinguible del coche del año pasado por los cambios en su parte frontal. Ello se debe a las nuevas canalizaciones de aire delanteras.

El flujo de aire ha sido modificado para acomodar el nuevo frontal. Los técnicos de Audi Sport invirtieron muchas horas en el túnel de viento de la marca para mejorar las aptitudes aerodinámicas del A4 DTM. “El coche de este año genera más apoyo aerodinámico, pero al mismo tiempo cuenta con una menor resistencia al avance”, según el responsable de Tecnología de Audi Sport, Wolfgang Appel.

La suspensión delantera del Audi A4 DTM 2007 también ha sido sometida a un exhaustivo trabajo de evolución. Entre las mejoras que registra, destacan los nuevos amortiguadores. Se trata de una medida necesaria, la introducción de éstos y la adaptación del conjunto de la suspensión, ya que Dunlop introducirá una nueva cubierta en el DTM este año.

A pesar de la extensa lista de modificaciones introducidas en el coche de este año, la temporada a punto de arrancar tiene bastante de transitoria para Audi, ya que Audi Sport trabaja ya en el diseño de la nueva versión del A4 DTM, que debutará en competición al inicio del año que viene.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario