Presentación del Informe Anual de Opel España 2000.

  • Producción de 373.014 unidades y 139.760 conjuntos de componentes.
  • Volumen total de ventas de 818.395 millones de Ptas. (4.918,7 millones de €).
  • Inversiones de 54.243 millones de Ptas. (326 millones de €)
  • Resultado negativo antes de impuestos de 12.152 millones de Ptas. (73,0 millones de €).
  • Lanzamiento del nuevo Opel Corsa: El mejor y más rápido en la historia de General Motors Europe.

Opel España ha incrementado su cifra total de ventas netas en el año 2000, alcanzando un total de 818.395 millones de Ptas. (4.918,7 millones de €). Las ventas del mercado nacional ascendieron a 285.721 millones de Ptas. (1.717,2 millones de €) con un descenso del 3,9% y en el mercado de exportación alcanzaron un total de 532.674 millones de Ptas. (3.201,4 millones de €)que representa un 11,6 % más. Opel España ha exportado el 89% de su producción en el año 2000. El número de unidades de Corsa exportadas ha sido de 377.745, correspondientes a la producción de las plantas de Figueruelas y Azambuja.

El Presidente-Consejero Delegado de Opel España, Juan José Sanz, presentó en Zaragoza el Informe Anual correspondiente a las actividades de 2000.

En el año 2000, el mercado de turismos cayó un 2% respecto al año anterior, totalizando 1.380.000 unidades. Las ventas de Opel España en el mercado interior han obtenido una penetración del 10,4%.

En él informa que la producción de Opel España en 2000, alcanzó un total de 373.014 vehículos, lo que ha supuesto un descenso del 9,12%, debido, fundamentalmente, al lanzamiento del nuevo Corsa, que se empezó a producir el pasado 21 de Agosto y al descenso del mercado alemán, uno de los principales de Europa, que el año pasado cayó un 11%. Del total de producción, 360.748 unidades fueron del modelo Corsa y 12.266 del Tigra. También se produjeron 139.760 conjuntos de componentes para la exportación a las plantas de Azambuja (Portugal) y Eisenach (Alemania).

Opel matriculó en 2000 un total de 143.224 turismos, lo que representa un 3,3% menos que en 1999. Además, Opel matriculó 779 unidades de las marcas americanas Chevrolet y Cadillac y las ventas de vehículos comerciales y todo terreno fueron de 10.773 unidades.

El volumen de compras de Opel España, ha alcanzado un importe de 697.711 millones de pesetas (4.193 millones de €), de los que el 67% (465.052 millones de Ptas. – 2.795 millones de € -) se destinaron a la adquisición de material productivo. De éstos un 33% corresponde a proveedores españoles y, de los cuales, un 42% fue suministrado desde la propia región de la Planta de Zaragoza. Un entorno en el que, en los últimos años, se ha desarrollado una importante red industrial de suministradores de Opel España que alcanza la cifra de 38 empresas y 4.061 trabajadores.

En cuanto a inversiones, Opel España, ha continuado aplicando su plan quinquenal de inversiones (1998 – 2002), al final del cual habrá invertido un total de 160.000 millones de Ptas. Las mejoras realizadas en la Planta de Figueruelas el año 2000, han supuesto una inversión de 54.243 millones de Ptas.(326 millones de €)

La Compañía ha obtenido un resultado negativo antes de impuestos de 12.152 millones de Ptas. (73,0 millones de €). Esto se ha debido al descenso de ventas en algunos mercados a los que Opel España exporta sus productos, a la disminución del volumen de producción provocada por el arranque del nuevo modelo y a los gastos del propio proyecto, independientemente de la inversión que el mismo ha supuesto.

El lanzamiento del nuevo Corsa ha definido la actividad del área de Manufacturas de Opel España en el año 2000. La reconversión de la Planta de Figueruelas que ha hecho posible la salida al mercado de este producto ha supuesto tal éxito, que se ha considerado como el mejor, más corto y con la curva de arranque más pronunciada en la historia de General Motors Europa.

Juan José Sanz, Presidente-Consejero Delegado de Opel España declaró con ocasión de la presentación del Informe Anual: “El año 2000 ha sido trascendental para Opel España. Acaso uno de los más significativos en la historia de la Planta de Zaragoza, por la aparición del Corsa de tercera generación y por haber constituido un período ciertamente crítico que no se ha reflejado de manera satisfactoria en lo económico. La labor de renovación emprendida, el esfuerzo inversor, el trabajo de todos y el mantenimiento de una política de prudencia frente a la crisis, son factores que suman un balance positivo en cuanto a la capacidad de la empresa para ofrecer respuestas a los malos tiempos que se vislumbraban en 1999 y que hoy ya son un hecho.

Si el ejercicio correspondiente al año 2000 ha resultado ingrato en lo económico, es justo reconocer que ha sido satisfactorio en lo que ha supuesto de superación de un reto: Lanzar al mercado un nuevo coche en un momento difícil y de una manera que ha reflejado especialmente la profesionalidad de la organización. El éxito alcanzado en este aspecto es el éxito de cuantos harán posible que Opel España se mantenga en la cabecera del sector de la automoción”.

Esta entrada fue publicada en Opel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario