Presentación del Gran Premio de España de Fórmula 1, 2012 en el circuito de Montmeló

Tres semanas después del último Gran Premio en Bahrein, la temporada continua con en el Gran Premio de España, la quinta ronda del Campeonato del Mundo FIA de Fórmula 1 2012. 

El circuito de 4,655 kilometros está localizado en los suburbios de Barcelona. El trazado del mismo requiere un nivel de carga aerodinámica medio y una carga del motor bastante estándar. Sin embargo, una preparación específica es necesaria para el Gran Premio Español para el V8 RS27. 

Con un kilómetro de longitud, la recta de tribunas permitirá a los coches superar los 300 km/h, y por tanto alcanzar la velocidad máxima del motor. Es posible utilizar el KERS dos veces, ya que el KERS se puede recargar durante el recorrido. Esto aumenta las oportunidades para los adelantamientos. Hay varias áreas adecuadas para la recarga de los KERS, sobre todo en las curvas 1, 4 y 10. La cercanía del mar y la montaña es tal que los cambios en la dirección del viento debe ser tenido en cuenta en este circuito. Esto puede complicar la selección de informes de caja de cambios. El circuito sigue los contornos de las colinas, lo que le convierte en bastante tortuoso. Debido a la longitud y su propia naturaleza obliga a continuas frenadas y aceleraciones, las fuerzas laterales generadas son muy importantes. Para permitir una aceleración óptima sin comprometer la potencia, los ingenieros de Renault Sport F1 programarán un motor que se puede utilizar con el cambio de velocidades de transmisión corta. La segunda fase del recorrido es más fluida que la primera pero sigue siendo muy exigente para los neumáticos debido a la longitud de las curvas en las que los pilotos circularan generosamente sobre los bordillos. Diferentes modos de frenado del motor se podrán utilizar para estabilizar la parte trasera del vehículo durante el frenado, el consumo de combustible aumentará, en concreto en la curva 3 será un verdadero reto para los conductores. En la fase calificación no habrá problemas al respecto, ya que puede ser abordado a plena carga. Pero en la carrera, el piloto tenderá a reducir la velocidad para prolongar la vida útil de sus neumáticos y recibir un par máximo de salida de las curvas. Con cuatro paradas posibles en el Grand Prix, este puede ser un factor decisivo.

Esta entrada fue publicada en Formula 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario