Porsche Cayenne GTS vs BMW M5 Touring: Personalidades ocultas

ImageEl Porsche Cayenne GTS es un 911 atrapado en un cuerpo de SUV, mientras que el M5 Touring es un padre de familia que corre en Fórmula 1. Algún día tenían que coincidir.

Es un hecho reconocido que la mayoría de los usuarios de los grandes SUV Premium nunca se aventurarán fuera del asfalto, o que al menos no irán más allá de un camino bien llano con gravilla.

ImageLa gran mayoría sirve para llevar a los niños al colegio, ocasionalmente par a ir a esquiar, y algunos para tirar de un remolque con el barco, la moto o el caballo. Es así. La posición de conducción más alta que permite ver más lejos, el amplio espacio del que se disfruta a bordo, así como una acentuada sensación de seguridad, hacen que, por fin,sea lógico que estos SUV sean vehículos de éxito.

ImageEl más emblemático de todos es, sin duda, el Porsche Cayenne. Además, ofrece sobre asfalto prestaciones de deportivo y si alguien se atreve a ponerlo en situaciones off-road, puede hacer frente sin ruborizarse a todo un Range Rover.

ImageEn 2007, Porsche renovaba el Cayenne. Estéticamente, el SUV de Stuttgart se volvía más ofensivo, centrándose las modficaciones más notables en el frontal, con una mirada más agresiva. Evidentemente, las mejoras a nivel mecánico eran más notables. Los motor es V8 adoptaron la inyección directa y un árbol de levas variable en continuo. En cuanto al chasis, el Cayenne ganaba un nuevo sistema de control de estabilidad dinámico bautizado como PDCC (Porsche Dynamic Control), en el que se incluyen dos barras estabilizadoras activas que eliminan casi por completo el balanceo en curvas.

ImageA finales de 2007, llegó la versión GTS del Cayenne. Se trata de una variante que subraya la palabra «sport» en Sport Utility Vehicle (SUV). Un V8 de 4,8 litros anima el Cayenne GTS, y ocasionalmente a sus ocupantes. Se trata de una versión ligeramente modficada de la que equipa el Cayenne S.

ImageAdemás de las mejoras introducidas en 2007, como la mencionada inyección directa, este V8 cuenta con una nueva admisión de aire más generosa y optimizada, así como con una nueva gestión electrónica del motor con respecto al Cayenne S. Si bien el par disponible no cambia (500 Nm a 3.500 rpm), la potencia sube 20 CV para establecerse en 405 CV. Exteriormente, el Cayenne GTS se caracteriza por sus parachoques de Cayenne Turbo, llantas de 21 pulgadas, doble alerón de techo y dobles salidas de escape.

Familiares Superlativos

ImageEn cuanto al chasis, el Cayenne GTS recibe los amortiguador es pilotados PASM con muelles metálicos, como en los 911, y no solamente con la suspensión neumática opcional, como los otros Cayenne. Si bien es cierto que posee reductora y bloqueo de diferencial como los todoterrenos más puros y duros, su chasis más bajo (-2 cm con respecto a los otros Cayenne) y sus neumáticos de pefil bajo (295/35 R 21) dejan claro que el Cayenne GTS no está realmente pensado para una utilización off-road.

ImageEl Cayenne GT S es más un super- familiar que un verdadero SUV. Y aquí es cuando entra en escena el BMW M5 Touring. ¿Por qué el BMW M5 Touring y no el Audi RS6 o el Mercedes E63 AMG Estate? Porque el M5 es, quizá, su rival más homogéneo, el V10 atmosférico del M5 desarrolla 400 CV (507 CV en modo Power) y BMW ha hecho del placer de conducción su mantra. Si bien Audi tiene una legitimidad indudable en cuanto a superfamiliares se re #64257;ere (es un invento de Ingolstadt con el RS2), el V10 biturbo del RS6 supera en más de 200 CV al V8 del Cayenne GTS, mientras que el E63 AMG Estate, aunque con un buen comportamiento dinámico, pone el acento sobre el confort.

ImageEl BMW M5 es un poco una peculiaridad en el panorama del automóvil. Los motores de 10 cilindros no son legión en la producción actual (nunca lo han sido); sólo el Dodge Viper , el Lamborghini Gallardo y los Audi S6, R S6 y S8 disponen de un V10. Cinco coches, además del M5.

ImagePero es que en 2004, año de su lanza miento, sólo el citado Dodge y el Porsche Carrera GT disponían de un V10. Ubicar un V10 derivado de la F1 (misma arquitectura de V a 90°, misma cilindrada de 5 litros, similar lubricación y misma fabricación a mano) en un turismo era un poco una locura. Y en el fondo lo sigue siendo, pero nos gusta. El V10 eroga 507 CV a7.750 rpm, mientras que el corte de inyección está en las 8.250 rpm. Si el Cayenne impresiona por la agresividad de su diseño y dimensiones, el M5 Touring a su lado parece casi discreto.

ImagePoca gente se da cuenta de las grandes tomas de aire frontales, de los pequeños extractores laterales o de las dos llamativas dobles salidas de escape. Una vez que insertas la llave y pulsas el botón Start, te das cuenta de que no estás en un coche como los demás, incluso en esta galaxia de coches superlativos. Y es que, a diferencia de otros coches del segmento, el rugido de los escapes al arrancar apenas es ronco. Suena casi como un 530i.

El Cayenne GTS, por su parte, te deja claro con un fuerte bramido que equipa un V8 de gran cilindrada. Discretos, abstenerse. Cuando empiezas a circular con el M5, en ciudad o por carretera a ritmo tranquilo, el V10 emite un ronroneo que recuerda a los V8 yanquis, mientras que cuando optas por la conducción deportiva y vas a buscar esos 520 Nm a 6.100 rpm, el rugido del V10 se vuelve más agudo, rozando lo estridente, dejando oír su parentesco con la F1. Estos cambios de humor son la expresión acústica de las diferentes personalidades que habitan el M5. Y es algo fascinante


Esta entrada fue publicada en Comparativa de coches. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario