Opel Lotus Omega, un clásico moderno

ImageEl Opel Omega fue hasta ser sustituido por el Signum en 2003, la berlina de representación de Opel. La primera generación estuvo a la venta entre 1986 y 1993, sin ser un coche demasiado especial. Salvo por una versión en concreto: el Opel Lotus Omega, toda una superberlina incluso por los estándares actuales, 377 CV siguen siendo brutales hoy en día.

Aprovechando un periodo de cierta bonanza económica, General Motors adquiere Lotus Cars Ltd. en 1986. El entonces director general de Lotus, Mike Kimberly, propone crear junto a General Motors un Opel con el comportamiento de un Lotus. Bob Eaton, presidente de GM Europa, da el visto bueno al proyecto y comienza la creación de la superberlina más radical del momento, superando al BMW M5 E34, que contaba con 315 CV.

Para crear tal misil, fueron necesarias muchas modificaciones en la berlina europea. En primer lugar, Lotus diseña un nuevo motor partiendo de la base del 3 litros y seis cilindros en línea de 177 CV, tope de gama del Omega. Incrementan su capacidad hasta los 3.6 litros y le añaden un sistema de doble turbo Garrett con funcionamiento en serie. Resultado: 377 CV y 580 Nm de par. Suficientes para asegurar un tiempo de 4.9 segundos en el 0 a 100 y una velocidad máxima oficial de 283 km/h.

De hecho, Lotus fijó en 283 km/h la velocidad máxima en la publicidad para cubrirse las espaldas, cuando lo cierto es que se ha demostrado que el Omega Lotus podía superar los 300 km/h. También se dice que la policía británica estaba algo resentida por haber recibido recientemente muchas unidades del Opel Senator, que sólo alcanzaba 240 km/h. La producción de la berlina cesa en 1992 debido a la inestable coyuntura económica de principios de los años 90,

Esta entrada fue publicada en Coches Clásicos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario