Objeto de gran entusiasmo: el MINI John Cooper Works Cabrio.

La sensación de estar a los mandos de un coche de carreras con 155 kW/ 211 CV, ahora también en la nueva generación del MINI descapotable de cuatro plazas. Estreno mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra. Ampliación de la gran gama de accesorios John Cooper Works para el MINI y el MINI Clubman.
El nuevo MINI Cabrio invita a conducir con la capota abierta, y ahora además cuenta con genes especialmente deportivos.

Apenas unas semanas después del estreno mundial del descapotable de cuatro puertas, el público de todo el mundo podrá apreciar por primera vez el MINI John Cooper Works Cabrio en el Salón del Automóvil de Ginebra (desde el 5 hasta el 15 de marzo de 2009). La variante descapotable de este coche extremadamente deportivo combina la técnica de propulsión de un coche de carreras con la fascinante estética del MINI Cabrio.

El resultado de esta combinación produce unas sensaciones espectaculares al volante, marcadas por la pasión por el deporte automovilístico y, a la vez, por el placer de conducir expuesto al viento y al sol.
El gran entusiasmo que despierta el MINI John Cooper Works Cabrio también se debe al comportamiento del motor Twin-Scroll-Turbo de 1.600 cc de cuatro cilindros con inyección directa de gasolina.

Este propulsor tiene una potencia de 155 kW/211 CV y su par máximo es de 260 Nm entre 1.850 y 5.600 revoluciones, y puede llegar a ser de hasta 280 Nm por unos instantes, gracias a la función overboost. El motor se basa en el del MINI John Cooper Works CHALLENGE, utilizado por primera vez en la temporada 2008 de la competición MINI CHALLENGE. Con este propulsor, el MINI John Cooper Works Cabrio es capaz de acelerar en 6,9 segundos de 0 a 100 km/h. Las prestaciones y el carácter extraordinariamente deportivo consiguen que este nuevo modelo sea excepcional entre los descapotables del segmento del MINI.

El MINI John Cooper Works Cabrio es el tercer modelo de la marca John Cooper Works, integrada en MINI. Al igual que el MINI John Cooper Works y el MINI John Cooper Works Clubman, que fueron presentados en la edición de marzo de 2008 del Salón del Automóvil de Ginebra, también el descapotable tope de gama representa la estrecha relación que existe entre las dos marcas, que cuentan con una larga tradición en el mundo de la competición automovilística y que han tenido una importante influencia en el desarrollo de coches y componentes innovadores. Estos modelos, que se fabrican junto con los demás coches de la marca MINI en la planta británica de Oxford de acuerdo con las preferencias de sus clientes y que se distribuyen a través de la red de concesionarios MINI, expresan de modo especialmente acentuado las cualidades de los coches de la marca, que se manifiestan a través del placer de conducir, el carácter individual y un excelente nivel de calidad.

Estos tres modelos extremadamente deportivos de John Cooper Works cumplen los exigentes criterios que requiere BMW Group en lo que se refiere a fiabilidad, calidad del acabado y diseño genuino. También los componentes de John Cooper Works Performance, que armonizan a la perfección con las características del MINI, cumplen esos criterios de calidad. Junto con el MINI John Cooper Works Cabrio, se presentan nuevos accesorios de la marca John Cooper Works que se pueden montar en los modelos MINI y MINI Clubman. Esta amplia gama de accesorios, que provienen directamente de la competición automovilística, se amplía mediante instrumentos adicionales de exclusivo diseño, para que el conductor reciba informaciones aun más detalladas sobre el estado de su automóvil y pueda apreciar con mayor exactitud su comportamiento dinámico. Opcionalmente se pueden adquirir indicadores de la temperatura del líquido refrigerante, del par motor relativo y de la aceleración lateral, montados directamente en el campo visual del conductor.
El MINI John Cooper Works Cabrio se lanzará al mercado en el mes de marzo de 2009. El precio de venta en España será de 34.830 euros. Al mismo tiempo se ampliará la gama de modelos MINI con dos atractivas versiones básicas. El MINI One con motor de 75 CV y el MINI One Clubman con motor de 95 CV, que también se estrenan en el Salón del Automóvil de Ginebra, combinan el típico placer que se siente a los mandos de un MINI con una economía sorprendente. Además, a partir de marzo de 2009 también se podrá adquirir el kit de equipamiento Earl Grey en numerosas variantes del MINI y del MINI Clubman.

MINI John Cooper Works Cabrio: más deportividad, más aire fresco.
El extraordinario carácter deportivo del MINI John Cooper Works Cabrio se debe especialmente al potente propulsor que oculta debajo de su capó. Al igual que el motor, también otros numerosos componentes del MINI John Cooper Works Cabrio provienen directamente del deporte de competición automovilística. Entre ellos, las exclusivas llantas de aleación ligera especialmente livianas, los frenos extremadamente eficientes, el nuevo sistema de escape y la caja de cambios modificada de seis marchas. Todos estos componentes han sido desarrollados utilizando los conocimientos técnicos aplicados en el nuevo coche de carreras usado en la competición MINI CHALLENGE. Esto significa que también el placer de conducir un MINI John Cooper Works Cabrio se debe a la estrecha relación que este modelo tiene con la versión utilizada en los circuitos.
El diseño básico del motor de cuatro cilindros de 1.598 cc, que se basa en el propulsor del MINI Cooper S Cabrio, tiene diversas soluciones técnicas que provienen de la versión del coche de carreras. El bloque de cilindros y el cárter superior son de aluminio, las cuatro válvulas por cilindro son accionadas mediante dos árboles de levas en cabeza, empujadores con rodillos de fricción optimizada y elementos hidráulicos de compensación de la holgura de las válvulas. Las válvulas de escape están rellenas de sodio, considerando la mayor necesidad de refrigeración del motor turbo. La mayor potencia en comparación con el motor del MINI Cooper S Cabrio se debe especialmente a la optimización de la alimentación y el escape de los gases y a la correspondiente adaptación del turbo. El mayor flujo de alimentación y de escape también se aprecia en el sonido específico de este motor.
La aplicación de valiosos conocimientos técnicos provenientes de la competición automovilística en varias modificaciones proporcionan mayor potencia.
El caudal de aire fresco para el turbo es mayor. El sistema turbo Twin-Scroll permite una entrega más rápida de la potencia. Los conductos del colector de escape y del turbocompresor son independientes dos a dos, de forma que las aletas del turbocompresor empiezan a girar a partir de revoluciones muy bajas. En el caso de los modelos MINI John Cooper Works se utiliza una turbina de material de especial calidad. Además, la presión máxima de admisión se ha aumentado de 0,9 a 1,3 bar.
El par motor máximo de 260 Nm está disponible en un amplio margen de revoluciones, entre 1.850 y 5.600 vueltas. Al acelerar, la presión de carga se aumenta adicionalmente durante unos instantes entre las 2.000 y 5.300 vueltas, por lo que el par llega a ser de 280 Nm. Con esta función «overboost», el MINI John Cooper Works Cabrio es capaz de acelerar con mayor fuerza aún. El motor entrega su potencia máxima de 155 kW/211 CV a 6.000 revoluciones. Sus reacciones inmediatas se ponen claramente de manifiesto en los cronos. El MINI John Cooper Works Cabrio es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y su velocidad punta es de 235 km/h.

El motor turbo de cuatro cilindros tiene inyección directa de gasolina con conducto común. Las válvulas de inyección, posicionadas lateralmente en la culata, dosifican la gasolina con gran precisión y a una presión de 120 bar, inyectándola directamente a las cámaras de combustión. De esta manera, la alimentación de gasolina se adapta siempre con gran precisión a la solicitud del conductor, en cualquier circunstancia de conducción. El consumo promedio según ciclo de pruebas UE es particularmente bajo para un coche de estas prestaciones. El MINI John Cooper Works Cabrio consume apenas 7,1 litros a los 100 kilómetros y el valor CO2 es de 169 gramos por kilómetro.
Caja de cambios, chasis y frenos: desarrollados para los circuitos,
optimizados para el tráfico cotidiano.
El MINI John Cooper Works Cabrio tiene tracción delantera, lo que es típico en los coches de la marca. La transmisión está a cargo de una caja de cambios de seis marchas, cuyos componentes han sido diseñados especialmente para soportar el gran par de este nuevo motor tope de gama. La precisa y entusiasmante estabilidad de este coche se debe tanto a la sofisticada tecnología del chasis, que cuenta con suspensión McPherson en el eje delantero y que tiene un eje posterior con brazos oscilantes de apoyo central, una solución única en el segmento de coches de pequeño tamaño, como al funcionamiento de la dirección electromecánica EPS. El motor de asistencia de la dirección contribuye a la gran eficiencia del coche, ya que únicamente se pone en funcionamiento cuando es necesaria la asistencia o cuando el conductor la requiere.
El sistema de la dirección EPS permite programar diversos reglajes. El reglaje básico garantiza una asistencia armoniosa en función de la velocidad. Pulsando la tecla Sport, que se encuentra en la consola central junto a la palanca de cambios del MINI John Cooper Works Cabrio, se activa una programación perceptiblemente más dinámica, con mayor precisión de los movimientos de la dirección. Al pulsarse la tecla Sport – en concordancia con las características de la dirección – también cambia la programación del pedal del acelerador, para proporcionar una conducción aun más deportiva.
El sistema de frenos deportivos de serie garantiza unas distancias de frenado muy cortas, con una gran precisión de dosificación y reacciones. Los frenos de disco con pinzas fijas de aluminio de color rojo son de grandes dimensiones. Los frenos delanteros son autoventilados y en las pinzas se aprecia el emblema de John Cooper Works. El diseño de las exclusivas llantas de aleación ligera de 17 pulgadas, provenientes de la competición, está inspirado en las llantas de diseño John Cooper Works Cross Spoke CHALLENGE. Estas llantas son extraordinariamente livianas, ya que pesan menos de 10 kilogramos. Los neumáticos de 205/45 W17, apropiados para rodar a altas velocidades, son de tipo runflat.
DSC con DTC de serie, una solución única en coches con tracción delantera.
Además del chasis de reglaje deportivo y de los frenos de alto rendimiento, el MINI John Cooper Works Cabrio cuenta con sofisticados sistemas de estabilización. El equipamiento de serie incluye ABS en los frenos, distribución electrónica de la fuerza de frenado EBD (Electronic Brakeforce Distribution), control de frenado en curvas CBC (Cornering Brake Control) y control dinámico de la estabilidad DSC (Dynamic Stability Control) que, por su parte, incluye el sistema de asistencia para arrancar cuesta arriba, el control dinámico de la tracción DTC (Dynamic Traction Control) y el asistente de frenado.
El sistema DSC incluye la función DTC, con la que se eleva el umbral de respuesta del sistema de regulación de la estabilidad, simplemente pulsando un botón. De esta manera, se admite un resbalamiento controlable de las ruedas motrices. En estas condiciones, el MINI John Cooper Works Cabrio puede, por ejemplo, ponerse en movimiento sobre nieve o arena dejando que las ruedas delanteras resbalen de modo controlado. Esta función también es apropiada para una conducción especialmente deportiva, ya que con ella es posible acercarse más a los límites que dicta la física. Cuando se alcanzan estos límites, interviene el sistema DSC aunque esté activada la modalidad DTC. Si lo desea el conductor, también puede desconectar completamente la función DSC.
Si está desactivada la modalidad DTC, se activa una función de diferencial autoblocante electrónico en el eje delantero. Este sistema, llamado Electronic Differential Lock Control y que también se incluye de serie, proporciona un estilo de conducción francamente deportivo, por ejemplo al salir acelerando de curvas cerradas. La función de diferencial autoblocante electrónico tiene como consecuencia que al trazar una curva cerrada, se activa de manera específica y controlada el freno de la rueda que empieza a patinar. De esta manera, la capacidad de impulsión del coche es mayor, sin que por ello surjan efectos negativos en su estabilidad. En estas condiciones, es posible trazar la curva de manera más armoniosa y, a la vez, más rápidamente.

El diseño: francamente abierto, inconfundiblemente atlético.
El MINI John Cooper Works Cabrio conjuga el extraordinario comportamiento del motor y del chasis con las características inconfundibles del nuevo MINI Cabrio. El carácter especialmente deportivo del nuevo modelo se expresa acertadamente a través de su diseño. Desde la perspectiva lateral y cuando la capota está abierta, la forma alargada de la silueta del coche recuerda a los biplaza descapotables clásicos, un efecto que también se logra gracias a que la barra antivuelco casi no está visible. Por su efecto y su estética, el parabrisas poco inclinado subraya el carácter de coche descapotable del nuevo MINI: cuando la capota está abierta, el conductor y sus acompañantes se encuentran totalmente al aire libre.
Las proporciones, los cortos voladizos en la parte delantera y posterior, los pasos de rueda de gran radio, la elevada línea de la cintura y diversos elementos de diseño típicos de la marca, logran que también el MINI John Cooper Works Cabrio sea inconfundiblemente un integrante de la gama MINI. La parte frontal es igual a la del MINI John Cooper Works. La zaga está marcada por líneas horizontales paralelas. De esta manera, el coche tiene la silueta suavemente escalonada que es típica de la marca y con la que se acentúa la anchura. El portón del maletero del nuevo MINI John Cooper Works Cabrio se abre hacia abajo y las bisagras se encuentran en el interior. Así, la superficie de la zaga es homogénea, por lo que en la parte posterior se acentúa el potente aspecto del coche.
Capota textil con función de techo corredizo. La capota se puede abrir mientras el coche está en movimiento.
La capota textil del MINI John Cooper Works Cabrio se distingue por su inconfundible estética y su gran funcionalidad. Estando cerrada, el coche tiene las proporciones típicas de los modelos MINI, aunque acentuándose adicionalmente su carácter deportivo gracias a la línea plana del techo. Su material textil es de gran calidad, especialmente hermético y muy resistente. El material se tensa fuertemente sobre el varillaje de acero y aluminio, de modo que prácticamente no se abomba por el viento a altas velocidades.
La capota se abre y cierra electrohidráulicamente en 15 segundos. El mecanismo para abrirla y cerrarla se activa mediante un interruptor basculante que se encuentra en la parte superior del marco del techo y que tiene el típico diseño de los mandos del MINI. Para poder disfrutar en cualquier momento de la conducción al aire libre o reaccionar rápidamente cuando empieza a llover, la capota puede abrirse o cerrarse circulando a velocidades de hasta 30 km/h. Además, la capota también puede abrirse antes de entrar en el coche, utilizando el mando a distancia por radiofrecuencia, integrado en la llave.
La parte de la capota que es corrediza se activa eléctricamente. El segmento delantero puede desplazarse hacia atrás como máximo 40 centímetros, para lo que también se utiliza el botón que se encuentra en la parte delantera del marco del techo. El techo corredizo puede utilizarse mientras el coche está en movimiento hasta una velocidad de 120 km/h, para disfrutar de una entrada de aire fresco bien dosificada.
Visibilidad optimizada mediante ventanas laterales de mayor superficie y barra antivuelco escamoteada.
La excelente visibilidad en todos los sentidos cuando la capota está cerrada se debe, por un lado, a la mayor superficie de las ventanas laterales posteriores y, por otro lado, a la nueva barra antivuelco que normalmente está oculta. Esta barra, que se activa cuando es necesario, es de una sola pieza y se encuentra detrás de los asientos traseros, justo por debajo de la altura de los apoyacabezas, por lo que el conductor no la ve cuando se vuelve para mirar hacia atrás.
El equipamiento de serie del MINI John Cooper Works Cabrio incluye una jaula del habitáculo extremadamente rígida, estructuras muy resistentes en las puertas, zonas de deformación perfectamente definidas, airbags frontales y airbags laterales integrados lateralmente en los respaldos de los asientos delanteros, para proteger las cabezas, los tórax y las caderas de los ocupantes en caso de un impacto lateral. Los cuatro asientos llevan cinturones de seguridad automáticos con tres puntos de anclaje. Los de los asientos delanteros tienen además limitadores de fuerza y tensores optimizados. Todos los sistemas de retención se controlan a través de la unidad electrónica central de seguridad, a la que están conectados todos los sensores y que activa los sistemas en función del tipo y la fuerza de los impactos. El sistema de seguridad del MINI John Cooper Works Cabrio incluye sensores de vuelco para desplegar la nueva barra antivuelco, los tensores de los cinturones de los asientos delanteros y los airbags que protegen las cabezas y los tórax, en caso necesario. La nueva barra antivuelco es de una sola pieza y se activa electromecánicamente en apenas 150 milésimas de segundo. Combinada con el marco reforzado del parabrisas, forma una estructura que protege eficazmente a los ocupantes del coche.
El habitáculo: utilización variable, estilo deportivo y elegante.
El diseño del habitáculo del MINI John Cooper Works Cabrio combina una sobria elegancia deportiva con una funcionalidad poco común en coches de este segmento. El volante deportivo de tres radios forrado de piel hace las veces de interfaz entre el hombre y su máquina deportiva. El guarnecido del techo es de color antracita y las superficies del interior de «Piano Black» brillante crean un ambiente sosegado, para que el conductor se concentre mejor en el tráfico. El puesto de mando del MINI John Cooper Works Cabrio también se caracteriza por tener un velocímetro que marca hasta 260 km/h.
En la parte posterior, el diseño de la nueva barra antivuelco tiene un efecto positivo en la utilidad diaria del MINI John Cooper Works Cabrio. Esta barra de una sola pieza de aluminio se encuentra detrás de los asientos posteriores y abarca toda la anchura del habitáculo. Como es de una sola pieza, ha sido posible incluir una abertura de grandes dimensiones entre el maletero y el habitáculo. De esta manera, el MINI John Cooper Works Cabrio resulta más versátil. El respaldo de los asientos posteriores puede abatirse por mitades o completamente. Si la capota está cerrada, se obtiene así un volumen de carga de 660 litros.
El MINI John Cooper Works Cabrio dispone además del sistema de carga sencilla llamado Easy-Load. El portón del maletero se abre hacia abajo, por lo que puede utilizarse como superficie de apoyo para soportar un peso de hasta 80 kilogramos. Además, es posible girar hacia arriba la parte posterior del bastidor de la capota, en aproximadamente 35 grados. De esta manera se obtiene un generoso espacio para introducir objetos en el maletero. Si la capota está abierta, el volumen del maletero del MINI John Cooper Works Cabrio es de 125 litros. Si la capota está cerrada, es posible desplazar hacia arriba el recubrimiento del maletero, que descansa sobre dos guías y que alberga la capota cuando está plegada. En ese caso, el volumen disponible para llevar carga asciende a 170 litros.
También es posible regular el flujo del viento de acuerdo con las preferencias personales cuando la capota está abierta. El deflector opcional consigue reducir considerablemente las turbulencias del aire en el habitáculo. Este deflector se monta detrás de los asientos delanteros y puede colocarse en posición y recogerse de manera muy sencilla y cómoda.
Personalización hecha a medida: sistemas de audio y navegación de alta calidad, plena integración del iPhone de Apple.
También la versión descapotable extremadamente deportiva del MINI puede personalizarse con la variedad acostumbrada de la marca. Los colores exteriores, la configuración del interior, la tapicería de los asientos, los colores del habitáculo, las variantes de decoración y el equipamiento de confort tienen la misma variedad que en el caso de los demás modelos MINI. Los sistemas de entretenimiento y navegación de alta calidad de la gama de elementos de equipamiento de MINI también pueden montarse en el MINI John Cooper Works Cabrio. Los elementos de mando del sistema de audio (de serie con unidad CD) y la pantalla TFT de seis pulgadas y media del sistema opcional de navegación, se encuentran en el instrumento central esférico. Con la conexión AUX de serie se puede, por ejemplo, escuchar la música almacenada en una unidad MP3 externa. Como accesorio adicional puede adquirirse una conexión especial para la plena integración del iPod de Apple. La comunicación es óptima y fiable gracias al sistema de manos libres integrado y provisto de interfaz Bluetooth y conexión USB. También se ofrece una conexión especial para el iPhone de Apple, que posibilita el uso integrado de las funciones telefónicas y de audio.
Alto rendimiento: accesorios de calidad John Cooper Works.
Con la amplia gama de accesorios de MINI y de John Cooper Works se puede aumentar el confort, el carácter práctico y la imagen deportiva del coche. Entre los elementos destacados de la gama de accesorios John Cooper Works cabe mencionar el kit aerodinámico y el chasis deportivo, que incluye muelles de color rojo y discos de freno perforados. Además, se ofrecen una barra de refuerzo entre los montantes de las columnas telescópicas, carcasas de los espejos retrovisores de fibra de carbono y las llamadas escotillas, sobre las que están montados los intermitentes laterales, en un deportivo diseño con estructura reticulada.
Estos equipos armonizan con diversos componentes que se pueden montar en el habitáculo, entre ellos molduras decorativas, palanca del freno de mano y pomo del cambio en diseño de fibra de carbono, que le confieren al interior un ambiente aún más deportivo. El indicador de marchas, llamado Gear-Shift-Indicator, también incluido en la gama de accesorios John Cooper Works, contribuye a acrecentar las intensas experiencias que se viven al volante.
Nuevos instrumentos adicionales John Cooper Works para el
MINI y el MINI Clubman.
Los componentes de John Cooper Works acentúan y realzan visualmente el carácter deportivo de cualquier modelo de la marca MINI. Los nuevos instrumentos adicionales John Cooper Works, ahora disponibles para el MINI y el MINI Clubman, constituyen una ampliación especialmente atractiva de la gama de productos John Cooper Works. Esta solución opcional para el montaje a posteriori permite montar hasta dos instrumentos redondos al lado del cuentarrevoluciones. Los instrumentos adicionales, concebidos a modo de los puestos de mando propios de coches deportivos, tienen el típico diseño de MINI y, por lo tanto, armonizan a la perfección con el diseño del habitáculo. Las esferas de color antracita acentúan aún más el carácter deportivo del puesto de mando del conductor.
Puede escogerse entre tres instrumentos analógicos diferentes, de los que pueden montarse como máximo dos, a la derecha o la izquierda del cuentarrevoluciones, es decir, en un lugar dentro del campo visual directo del conductor. El indicador de la temperatura del líquido refrigerante permite observar el estado de funcionamiento del motor. Así, el conductor puede observar cuánto dura la fase de calentamiento y adaptar su estilo de conducción a esa circunstancia.
El indicador del momento de giro relativo informa al conductor permanentemente sobre el estado de solicitación del motor. Este indicador muestra el momento de giro que ejerce en cada momento el cigüeñal con respecto al máximo par disponible. Este dato permite seleccionar la marcha más apropiada para acelerar de manera óptima. En el caso de los modelos MINI Cooper S, MINI John Cooper Works, MINI Cooper S Clubman y MINI John Cooper Works Clubman, el conductor también es informado sobre la activación de la función «overboost» del turbo.
Todos los modelos MINI y MINI Clubman equipados con el sistema de control dinámico de la estabilidad (DSC), pueden llevar además un indicador de la aceleración lateral. Esta información muestra las fuerzas centrífugas que actúan al trazar las curvas.
Los instrumentos complementarios John Cooper Works son ideales para acentuar adicionalmente el carácter deportivo de los modelos MINI y MINI Clubman, y contribuyen a acrecentar el placer de conducir. Todos los instrumentos cumplen con los estrictos estándares estéticos y de calidad del BMW Group. La venta y el montaje de estos instrumentos adicionales están a cargo de la red de concesionarios oficiales de MINI.

Esta entrada fue publicada en Mini. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario