Nuevos motores Diesel en la Clase C, nueva versión Sportcoupé CDI y mejoras técnicas para un confort de conducción superior.

· C 200 CDI y C 220 CDI: motores Common Rail de segunda generación
· Consumo rebajado en 0,5 litros a los 100 km
· Nuevo Sportcoupé C 200 CDI a partir de junio por 30.100 euros

Cuando se llevan vendidos más de un millón de ejemplares desde su lanzamiento, en mayo de 2000, la Clase C de Mercedes-Benz corrobora su éxito reforzando su poder de seducción en términos de rentabilidad, de confort y de placer de conducir.

Los nuevos motores Diesel de cuatro cilindros con inyección Common Rail de segunda generación que moverán a partir de junio los Clase C y Sportcoupé reforzarán el éxito de esta gama con atributos como un menor consumo y mejores prestaciones. La versión C 200 CDI desarrollará 122 CV de potencia (frente a los actuales 116 CV) y también consumirá menos: 5,9 litros a los 100 Km (contra los 6,3 litros actuales, siempre según el nuevo ciclo mixto europeo). El par máximo del cuatro cilindros aumentará a 270 Nm, disponible entre 1.400 y 2.800 rpm (frente a los 250 Nm de las anteriores versiones).

El aumento de potencia y de par del nuevo motor se deja sentir en la aceleración, ya que el nuevo C 200 CDI alcanza los 100 km/h en solo 11,7 segundos, 0,4 segundos menos que el modelo actual.

En el caso del motor C 220 CDI la potencia sigue siendo de 143 CV pero el par motor aumenta un 8% gracias a la tecnología Common Rail, situándose en 340 Nm frente a los anteriores 315 Nm. El consumo desciende 0,5 litros a los 100 km, para situarse en 5,9 litros.
C Sportcoupé 200 CDI

A partir de junio de 2003, Mercedes-Benz incluirá en su gama Sportcoupé el motor Diesel C 200 CDI de 122 CV. Su consumo de 6,1 litros a los 100 km lo convierte en el coupé de menor consumo en su categoría. El precio del Sportcoupé 200 CDI será de 30.100 euros, impuestos incluidos.

Técnica CDI: menor consumo y más confort acústico

La técnica Common Rail de segunda generación se caracteriza por cierto número de medidas que repercuten en la potencia, el par motor, el consumo y el confort acústico:

· Aumento de la presión de trabajo a 155 bares (contra 145 bares). El resultado es la optimización de la renovación de gases en los cilindros
· Nueva bomba de alta presión, ajustable según las necesidades de admisión de aire por el motor. Resultado: reducción del consumo
· Turbocompresor de álabes con regulación eléctrica. Resultado: mejora del potencial de recuperación de la elasticidad a bajo régimen
· Nuevos inyectores de 7 orificios (frente a los anteriores de 6). Resultado: pulverización más fina del combustible y formación de una mezcla más homogénea
· Presión de inyección máxima de 1.600 bares, en lugar de 1.350 bares
· Doble inyección pilotada. Resultado: reducir más el ruido procedente de la combustión.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario