Nuevo motor 1.8 Di TurboJet de 200 CV (con cambio automático de 6 velocidades) para Delta

Lancia Delta es la respuesta ideal a las tres exigencias fundamentales, también antitéticas, del cliente de hoy: ofrece el espacio de una gran berlina pero el largo de un compacto; la potencia de un deportivo, pero con emisiones y consumos ecológicos y económicos, contenidos de alta gama, pero a un precio “realista”. Por lo tanto, Lancia Delta satisface las necesidades de la movilidad actual de prestigio gracias a la lógica del “downsizing”, es decir, asegura las prestaciones y el lujo de nivel superior con costes, dimensiones y consumos reducidos. En este contexto se incorpora también el debut del nuevo motor “con inyección directa de gasolina”: el potente 1.8 Di TurboJet de 200 CV (Euro 5). Combinada con un moderno cambio automático de 6 marchas, la innovadora motorización confirma el compromiso de Lancia Automobiles con el respeto del medio ambiente, tanto en términos de contención de las emisiones como en la reducción de los consumos. Todo esto acentúa aún más el brillo, la elasticidad y el placer de la conducción que distinguen desde siempre a este modelo.
Producido por FPT – Fiat Powertrain Technologies, el nuevo propulsor suministra una potencia máxima de 200 CV (147 kw) a 5.000 rpm y un par máximo de 320Nm (32,6 Kgm) a 2.000 rpm. Combinado con un cambio automático/secuencial de 6 marchas, el nuevo 1.8 Di TurboJet de 200 CV ofrece un placer de conducción emocionante e inigualable. Como también lo demuestran los valores de velocidad máxima (230 Km./h) y de aceleración de 0 a 100 Km./h (en tan sólo 7,4 segundos). Además, frente a estas prestaciones impresionantes, los consumos y las emisiones del Lancia Delta equipado de esta manera son contenidos: 7,8 l/100km en el ciclo combinado y emisiones de CO2 iguales a 185 g/km. El nuevo motor está homologado con la norma Euro 5.
En particular, para garantizar una potencia elevada, notable elasticidad y un suministro brillante, el nuevo propulsor introduce la inyección directa de la gasolina y la sobrealimentación mediante el turbocompresor y el doble variador de fase continuo en el escape y aspiración. La unión de estas diferentes soluciones tecnológicas ofrece al cliente importantes ventajas como, por ejemplo, la inyección directa, que permite contener el consumo en relación a las prestaciones desarrolladas por el propulsor. Además, el turbocompresor asociado al doble variador de fase permite aceleraciones rápidas gracias a una curva de par especialmente favorable.
Es para resaltar que la combinación con una transmisión automática de 6 velocidades le acentúa además las características de elasticidad y rapidez en las aceleraciones, otorgándole al Lancia Delta 1.8 Di TurboJet de 200 CV una gran fluidez de marcha complaciendo los gustos del cliente y adaptándose tanto a una conducción confortable como a una conducción deportiva. En especial, el dispositivo se distingue por ser un cambio compacto y ligero, además de haber sido diseñado con especial atención en la limitación de los consumos: por un lado, el uso de un aceite de baja fricción permitió aumentar la eficiencia y, por otra parte, la sexta marcha se colocó para ser de especial utilidad durante la conducción en la carretera. El software específico de gestión permite reconocer las diferentes condiciones de las carreteras y adaptar la conducción mediante las funciones de: braking assist, reconocimiento de la pendiente, curva, deseo de conducción deportiva o de confort. En fin, el placer de la conducción se acentúa con la posibilidad de seleccionar los programas “Winter”, “Norm” y “Sport” en modo automático, además de la modalidad manual (TIP) con mandos en el volante que caracterizan aún más la vocación deportiva de este automóvil.

Esta entrada fue publicada en Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario