Nuevo esquí de carbono Audi: diseño ligero para deportes de invierno


.- Carbono: material básico que aporta revolucionarias propiedades.
.- Realización: importante transferencia de tecnologías entre el esquí y el automovilismo deportivo.
.- Diseño: Sin líneas o aplicaciones innecesarias.

Los conocimientos técnicos procedentes del esquí y de los deportes del motor se han unido para desarrollar el esquí perfecto. El nuevo concepto Audi de esquí de carbono es una atractiva pieza de equipamiento deportivo que entra por los ojos, dotada de un diseño minimalista y realizado empleando exclusivamente un material de alta calidad: el carbono. Este nuevo concepto de esquí fue diseñado y desarrollado en el Audi Concept Design de Münich, pero al igual que sucede con los coches de carreras, únicamente puede ser dirigido por un profesional de élite. Por esta razón, el equipo que rodeaba al jefe de diseño, Wolfgang Egger comenzó trabajando en el desarrollo de un esquí para la producción en serie con los mejores especialistas del mundo del esquí, como son los técnicos de la marca Head. El esquí de carbono Audi estará disponible para la temporada invernal de 2011/2012.

La transferencia de tecnología desde el inicio del estudio del concepto hasta alcanzar la fase de producción en serie del nuevo esquí de carbono de Audi fue crucial a lo largo de las diferentes fases de su desarrollo. Una cabina de fibra de carbono de alta resistencia incluye capas de aluminio y de titanio, así como esconde un núcleo de madera. Con un peso total de 1.550 gramos (para un esquí de 170 cm de longitud) el esquí de carbono de Audi es unos 200 gramos más ligero que los modelos comparables. Estas cualidades hacen de él que sea increíblemente ágil y maniobrable.

El carbono permite a los ingenieros conseguir una rigidez óptima en el esquí, al tiempo que minimiza su capacidad de torsión, o lo que es lo mismo, reducir la capacidad de giro o retorcimiento del esquí a lo largo de su eje longitudinal. Fuerza excepcional, buena amortiguación y poco peso hacen que el esquí de carbono de Audi alcance las cotas de exigencia y calidad que la actual filosofía de Audi, “A la vanguardia de la Técnica” presente en todos los productos de la marca.

“Como fiel compañero y sponsor de la Federación Alemana de Esquí desde hace mucho tiempo, la comercialización de un esquí producido por Audi no es más que una consecuencia lógica de esta asociación. Así es como el prototipo de esquí de carbono de Audi ha llegado a ser una realidad. Y sus brillantes características de manejabilidad y uso se han visto refrendadas por los profesionales de este deporte”, dijo Wolfgang Egger, Jefe de Diseño del Grupo Audi. “El esquí de producción en serie se pudo reproducir directamente del estudio del concepto inicial y mantiene intactas sus características y cualidades técnicas. Al mismo tiempo, su minimalista diseño subraya las innegables cualidades y el carácter técnico de un material de calidad como el carbono”.

En enero de 2011, como parte de la carrera de descenso más importante del mundo -la carrera de Hahnenkamm en Kitzbuhel-, y en febrero de 2011, en el Campeonato del Mundo de Esquí, en Garmisch-Partenkirchen, los clientes pudieron probar los primeros prototipos del esquí de carbono Audi. Además de las extensas pruebas ya realizadas por los mejores especialistas y por la Federación Alemana de Esquí, estos resultados contribuirán a la capacidad de ofrecer un esquí perfecto.

El concepto de esquí de Carbono Audi

Durante el desarrollo del esquí de carbono Audi (2008/2009), la marca de los cuatro aros se benefició de los más de 20 años que lleva colaborando con la Federación Alemana de Esquí, así como de su considerable experiencia en el automovilismo deportivo. Los parámetros que han demostrado ser fiables a lo largo de muchas décadas en los deportes relacionados con el Esquí, fueron analizados mediante el uso de complejos métodos de cálculo extraídos directamente de los deportes del motor. El resultado: las especificaciones de construcción de un esquí completamente realizado en carbono, que garantiza unas perfectas propiedades de manejo. Después de muchas y extensas pruebas, los expertos científicos de la Federación Alemana de Esquí confirmaron la alta calidad del concepto de esquí de carbono de Audi.

Un esquí es una pieza de equipamiento deportivo técnicamente sofisticada, pero también es un objeto altamente estético que debe estar optimizado para ofrecer un rendimiento superior y las mejores prestaciones. El proyecto desarrollado por el Audi Concept Design de Münich -en el corazón del distrito urbano de Schwabing- se basó precisamente en estas consideraciones. El equipo internacional de jóvenes diseñadores fue capaz de transferir el indudable gen de diseño de los automóviles de la marca Audi al esquí. “Carbono y aluminio son los elementos centrales en el diseño de Audi, pues estos exclusivos materiales realzan la excepcional calidad de nuestros vehículos”, dijo Egger. “El diseño del esquí de carbono Audi también prescinde del uso de líneas innecesarias y se concentra por completo en el material empleado”.

“Gracias a la ideal combinación de fuerza y ligereza de peso que ofrece, el carbono es usado en el automovilismo deportivo para realizar componentes especialmente sensibles que precisan soportar las cargas de mayor tensión al tiempo que ofrecer un peso más ligero”, afirma el Dr. Wolfgang Ullrich, director de Audi Motorsport. En los coches de carreras para el Campeonato Alemán de Turismos (DTM) y en los coches de competición para Le Mans, como por ejemplo el nuevo Audi R18, el puesto de conducción -el llamado monocasco- está elaborado íntegramente en fibra de carbono de alta resistencia. “En la creación de este importante componente “salvavidas” de carbono hemos usado los mismos métodos de cálculo que también se han empleado para el estudio y desarrollo del nuevo concepto de esquí de carbono Audi”, dijo Ullrich.

Los cálculos para el esquí deben definir con precisión cuantas capas de carbono han de usarse en su fabricación, así como especificar el ángulo preciso de colocación de una sobre todas las demás. Esto permite a los ingenieros conseguir una óptima rigidez con el mínimo de torsión. Las distintas capas se endurecen mediante un sistema de presión ejercido en condiciones de vacío artificial.

La influencia que aporta este sistema sobre las propiedades de manejo del esquí son auténticamente revolucionarias: el esquí se “dobla” en torno al pie durante los descensos proporcionando siempre un agarre óptimo, incluso sobre superficies desiguales. Por otra parte, al deslizar sobre placas de hielo, el esquí no debe girar, de modo que los bordes de acero puedan mantener su control sobre la nieve a lo largo de toda su longitud. Por tanto, el esquí nunca debe perder contacto con el suelo. El ligero peso del carbono también juega un papel crítico al esquiar en curvas. El peso del esquí es de apenas 960 gramos.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario