NUEVO C8, TODO CORAZÓN

* El monovolumen de Citroën incorpora un propulsor HDi de 173 CV y cambia de imagen.

El Citroën C8 ha hecho suyo el refrán año nuevo, vida nueva y ha empezado 2008 con nuevo motor e imagen. El monovolumen de la marca cuenta, desde enero, con un propulsor HDi de 173 caballos, equipado con filtro de partículas. Además, el C8 ha experimentado cambios, tanto en su exterior como en sus equipamientos.

Acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades, el 2.2 HDi de 173 caballos FAP ofrece unas excepcionales prestaciones en la conducción, así como medioambientales, con un consumo y emisiones de CO2 inferiores a los 200 g/km (191 g/km).

De serie, según las versiones, el C8 ofrece ahora Bluetooth y ayuda al estacionamiento trasero. También de serie son equipamientos de seguridad como el ESP y el ASR, los airbags frontales, laterales y de techo; el ABS con repartidor electrónico de frenada; la ayuda a la frenada de urgencia o el regulador y el limitador voluntario de velocidad. Sin olvidar, por otra parte, elementos de confort como el climatizador automático con filtro antipolen y salida de aire en la segunda fila, el ordenador de a bordo multifunción o el radio CD con lector MP3 y 8 altavoces.

En lo que se refiere a la imagen, el C8 estrena dos tonos de gris, así como un nuevo azul. Además, su frontal se ha modernizado y los paragolpes y las molduras laterales incluyen juntas cromadas. En el interior, se puede optar por el cuero. También es posible elegir el NaviDrive con disco duro, pantalla de 7 pulgadas, teléfono bi-banda manos libres, marcación vocal y el servicio Citroën Urgencia, que hace posible, ante una situación de emergencia, que el automovilista pueda contactar con un equipo de asistencia telefónica.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario