NUEVO AUDI TT QUATTRO SPORT : MÁS DINÁMICO Y LIGERO

Más potencia y menos peso, junto con las excelentes cualidades del sistema de tracción integral permanente quattro, son los ingredientes principales para un placer de conducción puro y una perfecta manejabilidad. El Audi TT quattro sport es un coche auténticamente deportivo, que acentúa aún más esa deportividad y alegría en la conducción que ya tiene la versión normal del TT. Ambas virtudes quedan demostradas, por un lado, por sus prestaciones y, por otro, por su aspecto exclusivo bicolor.

Más potencia y par

El motor y la transmisión han recibido profundos cambios. La mecánica de 1.8 litros con turbo ahora alcanza los 240 caballos (176 kW). El par máximo se ha incrementado hasta los 320 Nm. Las prestaciones del nuevo cupé son impresionantes: el TT quattro sport acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y consigue una velocidad máxima de 250 km/h. Estos datos son el resultado de la mejora de potencia que ha experimentado el motor. La caja de cambios utilizada en este cuatro cilindros es la de seis marchas que equipa el modelo superior de la gama, el TT 3.2. La carrocería es la misma que la del 1.8T, excepto en el suelo de la parte trasera, que también se ha tomado del TT 3.2. Esto ha sido necesario para poder colocar la batería en la parte trasera, con lo que se optimiza el reparto de pesos.

Motor potente, tracción enérgica: el TT quattro sport lleva de serie el sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas y eso le permite una capacidad de agarre y de seguridad bastante superior a la de sus competidores. Este atlético cupé va equipado, además, con la suspensión deportiva “S line”.

Menos peso

En el Audi TT quattro sport se ha hecho especial hincapié en reducir el peso, no sólo en aspectos claramente visibles, sino también en los detalles. Un simple vistazo al interior del nuevo cupé es suficiente para constatar que su peso se ha reducido. El asiento trasero se ha quitado y en su lugar hay ahora una barra transversal y una red para sujetar los equipajes. Audi también ha reemplazado los asientos delanteros para sustituirlos por unos Recaro típicos de competición, que consiguen una perfecta sujeción lateral del cuerpo. En el TT quattro sport se ha eliminado el equipo de aire acondicionado, para conseguir aligerar todavía más el coche, y en su lugar ahora hay un sistema de calefacción que pesa doce kilos menos. De todas formas, los clientes que quieran tener el sistema de aire acondicionado podrán pedirlo sin recargo alguno.

Comparado con el TT 1.8T normal (225 cv), el TT quattro sport ha “adelgazado” 75 kilos, lo que tiene como resultado un comportamiento todavía más ágil y divertido para el conductor. El peso en vacío de este deportivo es de 1.390 kilos y la relación peso/potencia de 5,8 kg/cv.

Dos colores que dan una apariencia de ligereza

El Audi TT quattro sport se identifica a primera vista como un TT muy especial. Su terminación en dos colores es la evidencia más inmediata de que es diferente. El techo está pintado en un Negro Phantom con efecto perla y la carrocería está disponible en varios colores, todos con ese efecto perla: Plata Avus, Rojo Misano, Azul Mauritius, Plata o Negro Phantom. El color de la carrocería del vehículo es también el mismo que el de los respaldos de los asientos. La terminación en dos colores es el cambio que más salta a la vista, pero hay otros muchos detalles que distinguen al TT quattro sport de las otras versiones de la gama.

El paquete de equipamiento exterior “S line”, con sus paragolpes especiales y los estribos laterales modificados, acentúan su apariencia deportiva. Por det rás, el difusor con los dos tubos de escape negros es otro elemento característico. Como continuación del argumento de los dos colores, las tomas de aire frontales, los retrovisores exteriores y el spoiler trasero y el difusor van en un color de contraste.

El TT viene con grandes llantas de 18 pulgadas. El nuevo diseño de esas llantas de aluminio de 15 radios permite ver perfectamente las pinzas de freno de color rojo. Las medidas de los neumáticos son 235/40 R 18.

Materiales exclusivos para el interior

Exclusivos materiales dominan el interior. El volante, el freno de mano y el pomo de la palanca de cambios están forrados en Alcántara, a juego con la tapicería de los asientos que combina el cuero y dicho material. Está previsto que los cinturones de seguridad tipo arnés puedan ir en el asiento o anclados a la propia carrocería. La grabación exclusiva en la guantera es otro toque distintivo que hace al TT quattro sport diferente.

El equipamiento de serie incluye faros de xenón y la red para equipaje. Las especificaciones del TT quattro sport se pueden, por supuesto, ampliar con una larga lista de elementos como el aire acondicionado automático, disponible sin cargo adicional, una radio exclusiva o un sistema de navegación.

El TT quattro sport es la interpretación más sistemática de una filosofía purista de coche deportivo en el Audi TT. Representa una combinación perfecta de la tecnología pionera, ejemplificada por el sistema de tracción total permanente quattro, y el más genuino placer de conducir.

La familia TT

La exitosa gama TT comprende dos versiones de carrocería: el cupé y el roadster. Aunque el motor de 240 caballos del quattro sport está disponible exclusivamente como cupé, hay otras tres versiones mecánicas que se pueden montar en toda la gama. El motor de seis cilindros, de 3.2 litros con un elevado par, que alcanza una potencia de 250 caballos (184 kW), puede ir equipado con caja de cambios manual de seis velocidades o con la transmisión DSG (Direct Shift Gearbox).

También hay tres versiones de cuatro cilindros con potencias de 150, 180 y 225 caballos, respectivamente. Finalmente, Audi ofrece una variante del TT con tracción delantera, como alternativa al sistema de tracción total permanente quattro.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario