NUEVO AUDI A8: PRODUCCIÓN VANGUARDISTA

El nuevo Audi A8 ha iniciado su producción en la planta de Neckarsulm, con procesos absolutamente innovadores en la utilización del aluminio en procesos industriales. Con una inversión de más de 300 millones de Euros para la modernización de la fábrica, el nuevo buque insignia de Audi es más seguro, más eficaz y más fácil de producir

“Audi marca otra vez un hito tecnológico con el nuevo Audi A8, que se lanzará al mercado a finales de este año. Para su producción se utilizan procedimientos innovadores para el tratamiento del aluminio, e instalaciones de nueva generación en los talleres de carrocería y montaje”, comenta el Dr. Jochem Heizmann, Director de Producción de Audi AG.

La empresa ha invertido más de 300 millones de euros en la fábrica de Neckarsulm. Más de 1.300 operarios, concentrados en los talleres de carrocería, pintura y montaje, participan en los procesos de producción del nuevo “buque insignia” de Audi.

La inversión realizada se ha destinado parcialmente a la construcción de un nuevo taller de carrocería –aproximadamente 180 millones de euros–, en el que se produce la tercera generación del modelo mediante la técnica del ASF (Audi Space Frame). Los 156 robots representan un grado de automatización del 80%. Este porcentaje es similar al que se utiliza en Neckarsulm para la fabricación de series más numerosas, como el A2 y el A6.

En la sección de carrocería trabajan 350 operarios. El alto grado de mecanización reduce notablemente los tiempos de trabajo, un 50% con respecto al modelo precedente. Además ha aumentado significativamente la seguridad en todos los procesos y, por lo tanto, el nivel de calidad.

Estos importantes avances no hubieran sido posibles sin la puesta en marcha de innovadores sistemas de producción. Un ejemplo de ello es la soldadura híbrida láser/MIG, una combinación de soldadura láser y soldadura de metal en atmósfera de gas inerte MIG (Metal Inert Gas), que es una primicia absoluta en el sector de la fabricación de automóviles de aluminio.

Combinando estos dos métodos de soldadura se logran sinergias importantes, ya que se han optimizado los límites térmicos de unión de los sistemas actuales, lo que incide en la productividad, la economía, la calidad de la unión de la soldadura y la seguridad de los procesos.

El número de componentes en el diseño evolucionado de la estructura Audi Space Frame se ha reducido de los 334 del modelo anterior (incluidos los agregados) a 267. Esta optimización se ha logrado por medio de paneles de chapa de dimensiones mayores (todo el lateral en una sola pieza, por ejemplo), lo que también constituye una novedad en la producción de vehículos del segmento superior. Comparada con una carrocería de acero de dimensiones similares, la del nuevo A8 pesa en torno a un 40% menos. “Al igual que el modelo precedente, el nuevo “buque insignia” de Audi es el punto de referencia en términos de construcción ligera en combinación con una elevada estabilidad”, asegura Jochem Heizmann.

Al final de la línea de producción de carrocerías, una fresadora controlada numéricamente por ordenador procesa de forma mecánica los puntos y zonas de unión de la suspensión y el módulo frontal. Diferentes sensores mecánicos detectan la posición exacta del vehículo y controlan el mecanizado a través de un programa informático. La alta precisión en el ajuste de los elementos del chasis y la carrocería se traduce en una estabilidad dinámica excepcional, que es percibida de forma muy positiva por el conductor.

La carrocería del A8 puede pintarse en quince tonalidades diferentes y numerosos acabados especiales. En la planta de pintura de Neckarsulm 150 operarios están dedicados exclusivamente al A8. Las carrocerías pintadas pasan del taller de pintura a la sección de montaje que ha sido ampliada, reestructurada y optimi zada con una inversión de 60 millones de euros. En esta nave, de 36.000 m2, trabajan unos 800 operarios. El montaje final del A8 se realiza en 74 ciclos (seis metros de recorrido por ciclo) en una única línea de 440 metros de longitud.

La producción del nuevo A8 en Neckarsulm se efectúa en dos turnos de trabajo, con una capacidad de 100 unidades/día. Desde el comienzo del trabajo en el taller de carrocería hasta que el A8 terminado sale de la línea de montaje transcurren siete días, uno menos de lo que requería el modelo precedente. El volumen de fabricación anual se estima en 20.000 unidades.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario