NUEVO AUDI A4 DTM: LA EVOLUCIÓN DEL CAMPEÓN

Había que mejorar el coche campeón. Los ingenieros y técnicos de Audi Sport acometieron un reto de tal magnitud cuando surgió la necesidad de desarrollar la versión DTM del nuevo Audi A4. Y, desde el punto de vista visual, no puede negarse que su trabajo fue bueno. El Audi A4 DTM, mostrado en público por primera vez con motivo del Salón del Automóvil de Ginebra, tiene una apariencia incluso más dinámica que su exitoso predecesor, con el que Mattias Ekström ganó el DTM el año pasado.

La cuarta generación del Audi A4 DTM, conocido internamente en Audi Sport con el código “R14”, es un automóvil futurista también desde el punto de vista técnico. Con la ayuda de un avanzado software de diseño CFD (Computational Fluids Dynamics) se le prestó una especial atención al flujo de aire que pasa alrededor y a través del coche en marcha. “De ese modo culminamos el trabajo que ya habíamos comenzado el año pasado con el R13”, explica el Dr Wolfgang Ullrich, Director de Audi Motorsport. “Estamos convencidos de que hemos llegado a la optimización más lógica de la aerodinámica del coche dentro de los límites permitidos por el reglamento”.

Durante los doce meses que ha durado el período de desarrollo del nuevo coche, que arrancaron en marzo de 2007, se creó en Ingolstadt y Neckarsulm un nuevo coche del DTM que difiere en múltiples detalles de su antecesor. “Con un reglamento tan estricto como el del DTM no se pueden introducir innovaciones del calibre de la tracción quattro o las tecnologías FSI o TDI”, señala Dr Martin Mülmeier, Director de Tecnología de Audi Sport. “En el DTM se trata más de hacer interpretaciones lógicas y aplicar la tecnología permitida eficientemente”.

Durante el proceso de desarrollo del coche se pudo reducir la altura del centro de gravedad y contener aún más el peso en vacío, lo que a cambio proporciona a los ingenieros una mayor flexibilidad a la hora de reglar el coche para adaptarlo a los requerimientos específicos de cada pista y distribuir los pesos adecuadamente. Los técnicos fueron capaces de evolucionar aún más el motor V8 de cuatro litros y 460 CV utilizado en el Audi A4 DTM. La reducción de la fricción interna ha dado como resultado un ligero aumento de la potencia máxima y que la curva de par haya mejorado.

El principio básico del coche, estipulado por el reglamento, permanece inalterado. Así, el Audi A4 DTM es un verdadero coche de competición con la silueta de la última generación del Audi A4. El chasis responde a un concepto híbrido y está formado por cerca de 31 metros de tubo de acero del utilizado en la industria aeroespacial. Por otro lado, el piloto va sentado en una célula de seguridad de fibra de carbono que se asemeja mucho al monocasco de un Fórmula 1. Esta combinación garantiza la rigidez torsional más alta y una gran seguridad.

La carrocería está fabricada en fibra de carbono y, pese a sus aditamentos aerodinámicos, resulta asimilable a primera vista a la del nuevo Audi A4. Los elementos distintivos propios de la marca, como la parrilla monobloque o los LEDs de la parte inferior de los grupos ópticos delanteros conservan el look distintivo de la versión de calle.

Los componentes más importantes del nuevo DTM se probaron nada más concluir la temporada 2007. El primer prototipo del R14 completó su primera toma de contacto con la pista antes de Navidad en Le Castellet (Francia). Cuando debute oficialmente el próximo 13 de abril en Hockenheim, el nuevo Audi A4 DTM ya habrá acumulado varios miles de kilómetros de pruebas, incluyendo tests de fiabilidad.

“El nuevo A4 de calle ya ha ganado muchos premios a nivel internacional en un período de tiempo muy corto”, recuerda Wolfgang Ullrich. “Nuestro objetivo es justificar todos esos galardones con el nuevo DTM. Estamos convencidos de que el nuevo Audi A4 tiene una excelente base de la que sacar un coche capaz de ganar el DTM”.

Por su parte, el campeón en título, Mattias Ekström, prefiere no hacer pronósticos de momento. “Si el nuevo A4 DTM es tan bueno como su apariencia me daré por contento”, señala el sueco con cautela.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario