NUEVAS TECNOLOGÍAS DE AUDI PARA UNA CONDUCCIÓN EFICIENTE

El sistema start-stop estará disponible antes de mediados de 2009.
-. Recuperación de la energía: los modelos de Audi recuperan energía eléctrica.
-. Plataforma modular de eficiencia, con nuevas e innovadoras tecnologías.

Madrid.- Audi no descansa en el fomento de la mejoría de la economía de consumo y de las emisiones de CO2. Antes de la mitad de 2009, la plataforma de eficiencia modular incorporará nuevas tecnologías. Así, el ordenador de a bordo y su programa de eficiencia y el sistema start-stop elevarán los estándares de eficiencia de los modelos de la gama Audi a un nivel desconocido. En 2012 el consumo de combustible de la gama Audi será un 20 por ciento menor.

La plataforma modular de eficiencia de Audi combina un menor consumo con un mayor agrado de conducción y un toque marcadamente deportivo. Ahora Audi incorpora dos nuevas tecnologías al conjunto: el sistema start-stop y el ordenador de a bordo con programa de eficiencia. Ambos complementan el sistema de recuperación de energía, que ya forma parte del equipamiento de serie de muchos modelos Audi y suministra esa energía acumulada al sistema eléctrico del vehículo durante la fase de deceleración.

El sistema start-stop se muestra especialmente eficaz en el tráfico urbano, reduciendo el consumo de manera considerable al tiempo que descarga de trabajo al conductor. Su funcionamiento consiste en parar el motor una vez que el vehículo se detiene, la palanca se sitúa en punto muerto y el conductor libera el pie del embrague. En cuanto éste vuelve a pisarse, el motor se pone en marcha de nuevo. El sistema start-stop tiene un funcionamiento muy silencioso, fácil de manejar y rápido: el motor se sitúa en el régimen de ralentí cuando el conductor cambia de velocidad.

Audi combina el sistema start-stop con una eficiente tecnología de baterías y un sofisticado control de la energía, con el fin de mantenerse funcional incluso a bajas temperaturas. El sistema permanece inactivo durante la fase de calentamiento del motor, para que el aceite de engrase alcance cierta temperatura y los sistemas de depuración de los gases de escape alcanzan su temperatura óptima de funcionamiento más rápidamente. El conductor tiene la opción de desconectar el sistema start-stop en cualquier momento con sólo pulsar un botón.

En el ciclo de conducción estandarizado, el sistema start-stop disminuye el consumo de combustible en alrededor de 0,2 litros por cada 100 km, reduciendo, por tanto, las emisiones de CO2 en unos 5 g/km. El nuevo sistema se emplea por primera vez en el Audi A3 1.4 TFSI con transmisión manual y en los Audi A5 y A5 con motores de dos litros y cambio manual. Otros muchos modelos lo incorporarán a lo largo de este año.

La otra novedad en la plataforma de eficiencia modular es el ordenador de a bordo con el programa de eficiencia, una ampliación del Audi Driver Information System. Todos los datos de la conducción relacionados con el consumo aparecen en la pantalla central, con recomendaciones para una conducción más eficiente. Después de todo, hasta un 30 por ciento del consumo de combustible está directamente relacionado con el estilo de conducción. El programa de eficiencia analiza continuamente el consumo de energía del vehículo y aporta al conductor las mejores indicaciones para ahorrar combustible, teniendo en cuenta las condiciones del tráfico y el estilo de conducción.

El novedoso indicador de cambio de marchas señala al conductor el momento idóneo de cambiar, para optimizar la economía. Una pantalla de gran tamaño y con un código de colores indica si está insertada la marcha ideal o si un cambio sería práctico para una mejora eficiencia. Elementos del equipamiento de confort como el aire acondicionado y el sistema de calentamiento de los asientos también incrementan el consumo de combustible. Una pantalla específica del programa de eficiencia identifica los sistemas que requieren un consumo extra de energía y muestra su repercusión en el consumo.

El sistema de recuperación de energía utiliza la deceleración para convertir energía cinética en energía eléctrica. Cuando el coche acelera de nuevo, la batería dirige la energía almacenada al vehículo, liberando el alternador y, por tanto, ahorrando combustible. El sistema de recuperación de energía forma ya parte del equipamiento de serie del Audi A3 1.4 TFSI con transmisión manual, de los Audi A4, A5 Coupé y A5 Cabrio con motores de dos litros y transmisión manual, del Audi A6 y de los Audi Q5 y Audi Q7.

Desde innovadoras tecnologías en cuanto a mecánicas hasta eficientes sistemas de aire acondicionado, el objetivo de la plataforma modular de eficiencia es optimizar y mejorar el control global de la energía del vehículo. Y las tecnologías de Audi para la eficiencia están orientadas sistemáticamente a las necesidades del conductor.

La plataforma de eficiencia modular se centra en desarrollar más aún las tecnologías de motores y transmisiones, así como en la recuperación y almacenamiento de energía mecánica, térmica y eléctrica. Audi emplea también una serie de medidas para minimizar la resistencia a la rodadura y optimizar la aerodinámica. Dichos beneficios los percibe el conductor a través de una completa gama de innovadores sistemas de asistencia, con la incorporación en muchos de los actuales modelos de la gama Audi de numerosas tecnologías encaminadas a la eficiencia, como el Audi valvelift system, la transmisión de alta eficiencia y los neumáticos con resistencia a la rodadura optimizada.

El objetivo de Audi es que para 2012 la gama de modelos registre una disminución del consumo del 20 por ciento comparado con los datos de 2007. Entonces la marca habrá mejorado aún más su perfil deportivo y de progresividad, pues la eficiencia y la deportividad son valores intrínsecamente vinculados a Audi.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario