Nuevas inversiones de Mercedes-Benz

En la actualidad, Mercedes-Benz es el fabricante de compactos Premium de mayor éxito en el mercado con su gama de modelos de la Clase A y la Clase B.

La generación venidera de estas Clases integrará características ya conocidas y apreciadas por los clientes, tales como un generoso interior y una posición sobreelevada para conducir. Adicionalmente, con las nuevas versiones Mercedes-Benz pretende atraer nuevos clientes para la marca.

Según Dieter Zetsche, Presidente Ejecutivo de Daimler y Director General de Mercedes-Benz Cars, Mercedes-Benz ofrecerá una gama aún más extensa de coches premium fascinantes, con los altos niveles de confort, seguridad y calidad característicos de la marca, concretamente en el segmento de coches compactos de máxima eficiencia de combustible.

La rentabilidad a largo plazo de la ampliada gama de modelos quedará garantizada por el continuo progreso realizado en las áreas de eficiencia del vehículo, así como del diseño estructural. Se dará un un alto nivel de integración técnica entre los nuevos cuatro vehículos que utilizarán el sistema modular empleado en otras series de turismos. Éste será el caso, por ejemplo, de los nuevos motores diésel de cuatro cilindros Mercedes-Benz, que aparecerán en 2008 y que serán utilizados en los nuevos vehículos compactos.

Daimler continúa su proceso de inversión en la fabricación de vehículos en Alemania: adicionalmente a la recientemente anunciada expansión de la producción de la furgoneta Sprinter en Dusseldorf y Ludwigsfelde, ahora da a conocer una inversión de 600 millones de euros en la fábrica de Rastatt para la nueva generación de compactos.

Por otra parte, en breves semanas, se firmará un acuerdo de intenciones para levantar una fábrica de automóviles en Kecskemét, Hungría, con el fin de reforzar la producción de Rastatt, aumentar la competitividad y facilitar el acceso a los mercados de Europa del Este. La producción conjunta entre estas dos fábricas contribuirá significativamente a aumentar la eficiencia y competitividad de la compañía. Kecskemét está situada a unos 80 km de la afueras de Budapest. Para levantar la fábrica, Mercedes-Benz invertirá allí 800 millones de euros, creando 2.500 puestos de trabajo en la región

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario