NISSAN PRESENTA EN EL SALÓN DE PARÍS SU NUEVO CONCEPT DE CERO EMISIONES TOWNPOD

Nuestra vida y nuestro trabajo han evolucionado de acuerdo con las oportunidades que nos brinda la nueva era digital y, por ello, nuestros coches deben adaptarse a la nueva manera cómo organizamos nuestra vida. En todo el mundo ha nacido una nueva categoría de emprendedores; gente que prefiere trabajar para si misma desde su casa o una pequeña oficina, nuevos profesionales que no se rigen por horarios fijos o complejas planificaciones. Las fronteras entre sus vidas laboral y social se han desvanecido e incluso en algunos casos han desaparecido por completo por lo que sus necesidades de transporte personal deben responder a este nuevo carácter multifacético.

Del mismo modo que una camiseta blanca se utiliza habitualmente para un atuendo deportivo pero puede combinarse con una americana para conseguir un aspecto más formal, este nuevo vehículo, auténtico rompedor de tendencias, mezcla el confort y el diseño de un turismo con la versatilidad para los negocios de un vehículo comercial ligero. Como si de una camiseta se tratara, el Nissan Townpod puede utilizarse tanto para el trabajo como para el ocio y, por tanto, resulta ideal para ese creciente grupo de personas para los que su trabajo forma parte también de su propio ocio.

Lo más destacado

  • Una herramienta sin precedentes para los modernos emprendedores.
  • Una plataforma simple que el usuario puede adaptar según sus necesidades.
  • Combina las cualidades de un turismo con la practicidad de un vehículo comercial ligero.
  • Dimensiones exteriores compactas para un sorprendente espacio interior.
  • Piso de carga bajo y plano y asientos traseros deslizantes.
  • Puertas traseras de apertura hacia atrás y portón trasero partido para facilitar el acceso en lugares estrechos.
  • Pantalla táctil conectada al dispositivo PDA del usuario.
  • Propulsión con emisiones cero para responder a una de las principales demandas de los nuevos profesionales.

Visión general

No hace tanto tiempo, el principal cometido de los coches era transportar a un único ocupante a su trabajo cinco días a la semana y disponer del maletero suficiente para la visita semanal al supermercado y de los asientos necesarios para llevar a toda la familia a la playa para un fin de semana largo. Más recientemente, las berlinas y familiares clásicos, han evolucionado para dar lugar a coches de cinco puertas, monovolúmenes, SUV y, en la actualidad, a los crossover, todos ellos diseñados para determinados segmentos de población pero sin posibilidad de adaptarse a las necesidades específicas individualizadas de aquellos que no quieren, bajo ningún concepto, ser encasillados.

El Nissan Townpod proporciona una plataforma simple que cada usuario puede adaptar a sus propias necesidades. Ya se trate de un músico que transporte sus instrumentos entre dos actuaciones, el propietario de una tienda de delicatessen distribuyendo sus productos a domicilio o un arquitecto que lleve los planos a un cliente, cada uno puede adaptar el interior de su Townpod utilizando tanto accesorios propios como los proporcionados por proveedores externos.

François Bancon, Manager General del Departamento de Exploración y Planificación Avanzada de Nissan explica que: “los profesionales saben lo que les resulta esencial en sus vidas, de manera que es lógico que cada uno pueda configurar las especificaciones finales de su coche según sus necesidades. Para estos usuarios, las soluciones estándar no son suficientes, nadie resulta más adecuado para adaptar su coche que ellos mismos. Además, una de las características más relevantes de los usuarios del Nissan Townpod es que no dan ninguna importancia a los estereotipos o a los estatus sociales. Para ellos, el mejor estatus es no tener estatus.”

Todo ello nos devuelve a la funcional y chic, aunque en ningún momento pretenciosa, camiseta. Exactamente igual que el Nissan Townpod.

Diseño exterior

Exteriormente, el Nissan Townpod, diferente a todo, exhibe numerosos elementos que nos resultan familiares. Emplea la misma tecnología de emisiones cero del Nissan LEAF. Emplea la misma tecnología de emisiones cero del Nissan LEAF. Los puntos de carga se encuentran en el morro detrás de una trampilla de accionamiento automático que da la impresión de estar iluminada en su parte trasera gracias a su marco pintado en color azul eléctrico que refleja sutilmente el color “Blanco Estratosfera” de la carrocería. Otros contornos similares en azul eléctrico aparecen en los tiradores de las puertas, la placa de matrícula, los brazos de las llantas de aleación y el interior de los faros principales. El coche no tiene ninguna necesidad de proclamar que es eléctrico. Prefiere sugerir sutilmente sus credenciales de vehículo ecológico y económico.

Los faros principales reflejan la filosofía de diseño funcional del Nissan Townpod al utilizarse como faros de posición cuando los pétalos azules están cerradas y como faros principales cuando están abiertas, la situación externa de los conectores facilita su mantenimiento básico. Del mismo modo, el barniz plata sobre los intermitentes no tiene una única función estética. El efecto espejo que genera lo convierte en un moderno reflector cuando no se utilizan los intermitentes.

La innovadora disposición de los faros permite dibujar un capó delantero similar al de un coupé, parecido, por tanto, al del Nissan Z, que se extiende hacia una zona acristalada al estilo de una visera de cristal tintada en azul, una reminiscencia del estilo del Nissan Cube. Las proporciones de la carrocería recuerdan a las de los rat-rods de los años 50.

El coche se parece a una furgoneta por la presencia de sus puertas traseras correderas. La parte posterior tiene la luz de marcha atrás sólo en la parte derecha en lugar de en ambas, la placa de la matrícula desplazada a la izquierda y la manecilla de la puerta trasera hundida en la carrocería. Visto desde arriba, puede apreciarse como el espacio rectangular de la base del coche, pensada para aprovechar al máximo el espacio, evoluciona hacia un techo elíptico que, además de ofrecer unas líneas más fluidas, mejora la eficiencia aerodinámica del coche.

Los pilotos traseros están diseñados para reflejar la luz cuando no están en uso, como si se tratara de joyas talladas, para centellear más que para simplemente encenderse cuando se iluminan. Unas innovadoras bisagras permiten a las puertas traseras deslizarse tanto para abrirse en espacio estrechos y plegarse contra el lateral del coche para facilitar así el paso de vehículos y peatones. Puesto que los pilotos traseros están situados en las puertas, un segundo juego de luces e intermitentes se hallan en el umbral inferior del acceso trasero para mantener la visibilidad de los mismos con las puertas abiertas. Una apertura similar a la de un techo solar, situada en la parte trasera del área de carga, permite al Nissan Townpod transportar objetos largos.

Diseño interior

La idea de una forma simple pero funcional se mantiene en el habitáculo del Nissan Townpod. El área de carga, el espacio para los pasajeros y el salpicadero ofrecen una sensación de orden sin resultar en ningún momento espartano. Y no por el hecho de tratarse de un habitáculo con un diseño funcional, el Nissan Townpod renuncia a la elegancia en su interior. El conductor se sienta delante de un volante simple pero futurista, y de dos palancas para accionar las luces y los limpiaparabrisas pero, más allá de estos controles, sencillos pero sofisticados gracias a la iluminación propia que poseen, el ondulado salpicadero no dispone de otros elementos. El cambio de marchas es un sencillo joystick situado junto al asiento del conductor, justo a su derecha.

Pantalla dual

El acceso a los elementos auxiliares como el climatizador y el equipo de entretenimiento se realiza mediante dos pantallas digitales situadas en el centro del salpicadero. El monitor superior se convierte en la instrumentación del vehículo y ofrece la velocidad del mismo, el estado de carga de las baterías, la autonomía restante y el sistema de navegación por satélite. Este sistema está equipado con tecnología sin cables Bluetooth para permitir la conexión con el Personal Digital Assistant (PDA) del conductor.

Masato Inoue, Diseñador Jefe de Producto de Nissan explica:”hoy, lo primero que muchas personas hacen al acceder a su vehículo es programar el navegador, ya sea mediante un número de teléfono, una dirección o cualquier otro parámetro. Con el Nissan Townpod, este paso resultará innecesario puesto que el coche es capaz de comunicarse con la función de agenda de la PDA para saber a dónde debe dirigirse el conductor y a qué hora debe estar allí. De esta manera, el navegador no sólo le guiará hacia su próximo destino sino que será capaz de elaborar un plan de ruta para todo el día. Si, por culpa de inesperados problemas como, por ejemplo, congestiones de tráfico, existe el riesgo de que dos de los próximos destinos lleguen a solaparse en el tiempo, el coche lo hará saber al usuario para que este decida qué hacer. Además, podrá sugerir el mejor lugar y el momento ideal para proceder a una recarga de sus baterías de iones de litio.

La pantalla inferior proporciona los controles del navegador, permite realizar chequeos de todos los sistemas del vehículo y opera el sistema de audio del Nissan Townpod.

“¿Quién sabe cómo almacenaremos la música en el año 2020?” comenta Bancon. “No hace mucho tiempo, los coches disponían de radiocasetes, luego equiparon lectores de CD y hoy deben ser compatibles con el iPodTM pero posiblemente esto no vaya a durar mucho tiempo por lo que el NissanTownpod debe ser compatible con cualquier equipo de reproducción de música futuro.”

Del mismo modo que el Nissan Townpod es capaz de conectarse sin cables a la PDA del usuario, debe ser capaz de acceder a las colecciones personales de música de los ocupantes o a cualquier equipo capaz de sintonizar radio vía internet. “Estos aparatos se mantendrán siempre en los bolsillos de los ocupantes, lo que facilita que queden siempre fuera de la vista y puedan prescindir de conexiones de cualquier tipo. Pero no sabemos como serán estos aparatos del futuro, que aspecto tendrán o donde querrán dejarlos los usuarios. Por ello hemos desarrollado “The Puck”, concluye Bancon.

Fácil acceso

Acceder al espacio de carga desde la parte trasera no comporta ninguna dificultad gracias al ingenioso sistema de puertas con bisagras traseras mientras que la apertura de las puertas permite que las cargas de complicada manipulación, puedan situarse en el interior del coche con facilidad por el lateral. La amplitud de las puertas, superior a la estándar, es posible gracias a la supresión del montante B existente entre las puertas convencionales delanteras y traseras correderas con una combinación del mecanismo de cierre de las antiguas y una innovadora estructura.

Asientos traseros deslizantes y que desaparecen

El propio asiento trasero tiene un pequeño truco integrado en su diseño. No es inhabitual encontrar asientos traseros deslizantes o abatibles que permiten priorizar el espacio para las piernas de los pasajeros o el destinado a equipajes pero el diseño ultra-plano de los asientos del Townpod permite que éstos deslicen hasta plegarse contra los delanteros para despejar así un compartimiento de carga completamente plano.

Esquema de color

La dualidad de disponer de una elegante cabina profesional unida a una gran capacidad de carga se acentúa mediante el uso de una suave tela artificial en la parte delantera y un tejido ligero pero resistente de color azul en la trasera. El azul refleja el aspecto más profesional del Nissan Townpod y su capacidad para un uso comercial mientras que el amarillo recuerda al usuario que el coche puede usarse también en el ocio.

El Puck

El Puck es una bola del tamaño de una pelota de squash con un ancho corte en medio que permite acoplar porta bebidas, teléfonos móviles, ganchos para bolsos o cualquier otro accesorio que tanto Nissan como proveedores externos consideren que pueden ser herramientas útiles en el uso cotidiano del vehículo. Los propios Pucks se colocan en agujeros redondos ubicados en el salpicadero, la consola central y las puertas del coche. El conductor y no los diseñadores del coche, es el que decide su disposición y su orientación. “De esta manera, los propietarios del vehículo serán quienes adapten el interior de su Townpod a sus propias necesidades. El sistema es completamente abierto por lo que animamos a los propios usuarios y a las empresas a proponer sus propios accesorios para complementar esta plataforma” añade Inoue.

“No hemos hecho más que empezar a conocer las enormes posibilidades que nos ofrece este sistema”.

Conclusión

Aunque el Nissan Townpod se creó pensando en emprendedores de todo el mundo, es un vehículo que se dirige también a las familias jóvenes que crean su primer hogar así como a los jubilados que disfrutan de sus hobbies. A cualquiera, en definitiva, que aprecie las facilidades de adaptación de la funcionalidad de este vehículo con capacidad de furgoneta y un habitáculo elegante y chic diseñado con la mente puesta no sólo en el presente sino también en el futuro.

“La gente que trabaja para si misma suele tener elevadas expectativas y busca sacar el máximo rendimiento a todas sus inversiones. Serán de los primeros en adoptar las posibilidades que ofrece la combinación de la innovación que suponen los Vehículos Eléctricos con la Información y la Tecnología” concluye Bancon. “En esencia, un coche es una fórmula para transportar personas o cosas de un sitio a otro de la manera más simple y sencilla posible. El diseño del Nissan Townpod apoya la esencia de esa función. Es un coche inteligente para gente que pide mucho más.”

*iPod es una marca registrada de Apple Inc. en los Estados Unidos y en otros países.

Esta entrada fue publicada en Nissan. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario