MINI en el 79 Salón Internacional del Automóvil de Ginebra 2009.

La gama de modelos que presenta la marca MINI en la edición 79 del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra es más variada y atractiva que nunca. Una vez más, MINI establece nuevos listones de referencia en cuanto a efi¬cien¬cia combinada con el placer de conducir sus nuevos modelos. Así lo confirman los tres estrenos mundiales que se presentan en el salón del automóvil del año 2009. El nuevo MINI John Cooper Works Cabrio conjuga una espectacular potencia con el placer que siempre significa estar a los mandos de un MINI, sobre todo cuando se conduce con la capota abierta el mayor tiempo posible. Además del motor Twin-Scroll-Turbo de cuatro cilindros e inyección directa de gasolina de 155 kW/211 CV, muchos otros componentes también provienen directamente de la competición automovilística.
En el salón del automóvil de Ginebra, MINI presenta también desde el 5 hasta el 15 de marzo de 2009 al público dos nuevos modelos que constituyen la base de la gama y que permiten experimentar de manera especialmente económica el estilo individual de los MINI, la agilidad típica de los coches de la marca y el alto nivel de calidad. El MINI One Clubman ofrece una forma innovadora y ventajosa de aprovechar el espacio, combinándola con un motor ejemplarmente económico de cuatro cilindros, 1.400 cc y 70 kW/95 CV. Y con el MINI One 55 kW, la marca se transforma en líder de otra categoría, considerando el carácter deportivo y la eficiencia de este nuevo modelo.
Gracias a las modernas cualidades de sus coches, la marca MINI seguirá por el camino del éxito durante el año 2009, tras el récord de ventas conseguido el año anterior. La inquebrantada popularidad de la marca se debe a una gran cantidad de diversos factores, que ningún otro fabricante puede ofrecer en tal combinación. La ágil maniobrabilidad del MINI es única, así como lo son su gran eficiencia, el inconfundible diseño y las múltiples posibilidades de personalización. Estas cualidades despiertan fascinación, proporcionan un alto nivel de calidad, propio de coches selectos, y permiten la obtención de coches con una ejemplar seguridad. Todos estos factores representan ventajas claras y duraderas frente a las alternativas que se ofrecen en el mercado.
En el año 2009, MINI es más que nunca la marca que se distingue por ofrecer coches capaces de combinar niveles de consumo y emisiones muy bajos con prestaciones superiores. Desde el lanzamiento del nuevo MINI Cabrio, todos los modelos de la marca están dotados de motores de gasolina y diésel de nueva generación. Además, todas las variantes cuentan de serie con sistemas que aumentan su eficiencia, tales como la recuperación de la energía de frenado, la función Auto Start-Stop y el sistema de indicación del momento óptimo para cambiar de marcha. Gracias a esta tecnología punta, se podrá escoger entre ocho modelos MINI que, según el ciclo de pruebas UE, tienen emisiones de CO2 inferiores a 140 gramos por kilómetro.
Tras la exitosa integración de la marca John Cooper Works bajo el techo de MINI y después del logrado lanzamiento de los modelos MINI John Cooper Works y MINI John Cooper Works Clubman, se ha conseguido perfilar más claramente el carácter deportivo de los coches. Las victorias que juntas lograron las dos marcas en los circuitos, coronadas con los tres primeros puestos que se consiguieron en la clasificación general del rallye de Monte Carlo en los años 1964 y 1967, constituyeron la base para que el nombre John Cooper siga siendo hasta el día de hoy sinónimo del mito que representa la marca MINI en el mundo de la competición automovilística. Esta tradición continúa en el presente a través del desarrollo y la fabricación de modelos especialmente deportivos, capaces de superar retos en los circuitos y satisfacer plenamente todas los requisitos que los clientes le exigen a un automóvil en el tráfico del día a día.
El MINI John Cooper Works Cabrio es el tercer modelo extremadamente deportivo que confirma la fascinación que despiertan las dos marcas. También este coche lleva el motor de cuatro cilindros de 155 kW/211 CV, que originalmente fue desarrollado para el actual coche de carreras que se utiliza en la competición MINI CHALLENGE. Con este propulsor, el MINI John Cooper Works Cabrio es capaz de acelerar en tan solo 6,9 segundos de 0 a 100 km/h, alcanzando una velocidad punta de 235 km/h. Estos datos son expresión de unas sensaciones al volante que no tienen parangón en el segmento y que se suman al placer de conducir un coche descapotable y muy económico a la vez. Según el ciclo de pruebas UE, el MINI John Cooper Works Cabrio consume en promedio 7,1 litros a los 100 kilómetros y su valor de CO2 es de 169 gramos por kilómetro.
En términos de eficiencia, la marca MINI no solamente establece un listón de referencia con sus modelos más potentes; también lo hacen todos sus demás modelos de menor potencia. Así lo confirma el MINI One Clubman con motor de 70 kW/95 CV, que apenas consume 5,4 litros a los 100 kilómetros y que tiene un valor de CO2 de 130 gramos por kilómetro. También el nuevo modelo básico de esta variante de carrocería se distingue por la típica agilidad que demuestran todos los ejemplares de la marca, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 11,6 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 183 km/h. El MINI One 55 kW no solamente tiene los valores de consumo y emisiones más bajos de su segmento, también es el que mayor capacidad de aceleración tiene. Su consumo promedio según ciclo de pruebas UE es de 5,3 litros a los 100 kilómetros y su valor de CO2 es de 128 gramos por kilómetro. Y para acelerar de 0 a 100 km/h, tan solo necesita 13,2 segundos.
Con la nueva ampliación de la gama de modelos, la marca MINI podrá atender más específicamente las preferencias personales de sus clientes durante el año 2009. Ahora, el MINI se ofrece con cuatro motores de gasolina y un motor diésel. El MINI Clubman puede llevar uno de tres motores de gasolina o un motor diésel, mientras que para el MINI Cabrio puede escogerse entre dos motores de gasolina. A estos modelos se suman los tres deportivos que llevan el logotipo de la marca John Cooper Works. La gran variedad de colores exteriores e interiores, de materiales y variantes de decoración, así como la amplia gama de equipos y accesorios opcionales, permiten que cada MINI se transforme en un coche personalizado y único.

Esta entrada fue publicada en Mini, Salones del automovil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario